La hipotermia aparece cuando el organismo pierde más calor del que es capaz de generar. La clasificación de los distintos tipos de hipotermia se efectúa en función de la temperatura del cuerpo. Se habla de hipotermia leve cuando la temperatura corporal está entre los 33º y los 35º. En este estado pueden aparecer temblores, confusión y cierta torpeza en los movimientos. La hipotermia moderada aparece entre los 30º y los 33º, y a los síntomas anteriores hay que sumarle la desorientación, la pérdida de memoria y un estado de semiinconsciencia. Y en el caso de la hipotermia grave, por debajo de los 30º, ya nos encontramos con pérdida de la consciencia, bajada de la tensión y latidos cardiacos muy débiles.

Causas de la hipotermia

Existen ciertos grupos con un riesgo mayor de hipotermia, como los alcohólicos, quienes padecen patologías incapacitantes o las personas que carecen de hogar; es lo que se ha dado en llamar hipotermia urbana. También los ancianos y los recién nacidos, sobre todo si son prematuros, están más expuestos a padecer hipotermia. Los efectos de las drogas, incluidos algunos medicamentos, el cansancio excesivo, la desnutrición, así como situaciones como la inmersión en aguas frías o verse atrapado en un clima frío, son otros de los posibles elementos desencadenantes de la hipotermia.

Síntomas de la hipotermia

Los síntomas de la hipotermia aparecen progresivamente, a medida que desciende la temperatura corporal. Las habilidades normales para pensar y moverse se van perdiendo, en ocasiones, sin que el afectado sea consciente de la gravedad de la situación en la que se encuentra. La persona que padece hipotermia puede llegar a sufrir congelación.

Entre los síntomas característicos de la hipotermia destacan:

  • Somnolencia.
  • Piel pálida y fría.
  • Descoordinación y debilidad.
  • Temblores incontrolables.
  • Confusión.
  • Inconsciencia.
  • Ritmo cardiaco y respiratorio lento. A veces casi imperceptible.
Si no se procede al tratamiento adecuado pueden aparecer graves complicaciones como el paro cardiaco, shock, coma o incluso la muerte.

Tratamiento de la hipotermia

Ante un caso de hipotermia se debe llevar al paciente a un centro de asistencia médica. Si el afectado se halla inconsciente se debe prestar atención a la respiración y la circulación. Si la persona respira a un ritmo inferior a las seis respiraciones por minuto se procederá a la respiración boca a boca. También puede ser necesaria la reanimación cardiopulmonar.

Otras medidas que conviene adoptar incluyen el traslado de la persona a un lugar cubierto, retirar las ropas húmedas y ponerle ropas secas, así como cubrirla con mantas calientes. Si ello no es posible, porque no hay lugar donde resguardarse, habrá que intentar aislarla del viento y del frío de la mejor manera que se pueda, incluso con la ayuda del propio cuerpo para darle calor, así como tratar de cubrir cabeza y cuello para retener el calor corporal. Si hay la posibilidad, se le aplicarán compresas tibias en el cuello, el tórax y las ingles. No se le debe aplicar calor directo, como almohadillas eléctricas, agua caliente o lámparas de calor. Si el afectado estuviera consciente y no tuviera dificultades para tragar se le puede suministrar bebidas dulces y calientes (nunca alcohol), lo que ayudará a calentar el organismo.

Si el artículo te ha parecido interesante ayuda a su difusión con un clik en "me gusta".

Podéis seguir mis artículos en Twitter.