El tabaquismo o la adicción al tabaco es una patología causada por fumar. El tabaco es una planta originaria de América, utilizada por los nativos como inhalante ritual y por el placer que les provocaba. Desde el siglo XVI rápidamente se extendió por el mundo generando un negocio de grandes proporciones, que hasta nuestros días impulsa muchos detractores y algunos panegiristas.

Se la considera una adicción tolerable porque en la búsqueda de manetenerla no se llega al límite de matar, pero si puede hacer que el adicto tome decisiones descabelladas para comprar cigarrillos, como salir de su casa a cualquier hora de la noche.

El tabaco es una droga

En el sentido lato de droga el tabaco está contenido en su definición, porque es una sustancia - básicamente su compuesto nicotina - que administrada en el interior de nuestro organismo produce cambios y genera consecuencias adictivas. Es por eso que los especialistas dicen que el tabaco es una de las drogas que más adicción provoca, porque la sensación de placer que produce hace que se desee volver a consumir.

El acto de fumar empieza al encender el cigarrillo con la primera pitada. Unos 7 u 8 segundos después, la droga ya está actuando en el cerebro y activando los receptores de la nicotina, que es receptada. Este proceso genera impulsos nerviosos que a su vez provocan la producción de la hormona dopamina, que es la que produce placer. La dopamina también es generada por varias adicciones, como la de la marihuana o la de comer mórbidamente.

Una pitada de cigarrillo es suficiente

Con una sola pitada de cigarrillo sería suficiente para producir la acción de la dopamina, es decir que una pitada es una dosis de la droga y por cada cigarrillo se pueden contar de quince a veinte dosis. Se estas cantidades se multiplican para los casos de los fumadores compulsivos, que fuman de 20 a 40 o más cigarrillos por día, las cifras son asombrosas.

Hay que tener en cuenta que para otras drogas sociales las dosis diarias son mucho menores aunque sus efectos son más intensos, por ejemplo el cocainómano consume una o dos veces al día y el fumador de marihuana a lo sumo consume tres cigarrillos por día.

Consecuencias del tabaco sobre la salud

Muchas son las consecuencias del tabaco sobre la salud, algunas se observan después de años, cuando son irreversibles. El tabaquismo produce:

  • cáncer de pulmón
  • impotencia sexual
  • estrechamiento de los vasos sanguíneos
  • EPOC (enfermedad pulomar obstructiva crónica)
  • problemas cardíacos
  • en la mujer embarazada, daños al feto
  • en la mujer amamantando, daños al lactante
Esta enumeración es ejemplificativa atento a que existen más secuelas sobre la salud, sobre todo derivadas, como la amputación de extremidades por las necrosis que produce la falta de irrigación por los vasos sanguíneos anulados.

La decisión de dejar de fumar

Los especialistas dicen que es el propio fumador el que que tiene que tomar esa decisión de dejar de fumar y en todo caso fijar una fecha para hacerlo. Para llegar a este momento se plantean innumerables excusas, por ejemplo las mujeres dicen que están gordas y que dejar de fumar las pondría más gordas todavía, por lo que esperarán a hacer una dieta y bajar de peso, u otros que dicen que ese no es el momento para dejar de fumar, que tienen que estar tranquilos.

Métodos para dejar de fumar

Muchos son los métodos como medicación, láser, auriculoterapia, chicles, parches, etc.: ninguna de estas terapias sirve si el paciente no está convencido por un trabajo previo y un tratamiento organizado por un médico. Las estadísticas dicen que sin control del profesional de la medicina, solo un 5 % de los pacientes ha dejado de fumar después de un año de haber intentado hacerlo.

Es por esto que un tratamiento integral para dejar de fumar tiene un compuesto psicológico importante que el médico especialista conoce. Por ejemplo el que fuma leyendo el diario o tomando un café a determinada hora, deberá dejar de hacer esas acciones relacionadas con el fumar, tal vez tomar el café en otro momento. Otro caso es el cigarrillo que se fuma al levantarse a la mañana: se induce al paciente a ejercer un dominio sobre el cigarrillo que en ese momento lo domina a él: la idea es que deje pasar unos minutos, encienda el cigarrillo, le dé una pitada, lo apague y lo deseche.

Fumadores pasivos y legislación antitabaco

Miles de muertos existen por respirar el humo que expelen los fumadores. Los efectos son similares al del fumador, por lo que en todos los países se han generado legislaciones para prohibir el tabaquismo en lugares cerrados o semi cerrados en los que se compartan espacios con personas que no fuman. Las campañas de concienciación y la incorporación de la enseñanza de la lucha contra el tabaquismo en los establecimientos educativos resultan fundamentales a la hora de prevenir las consecuencias de - en palabras de la OMS - esta pandemia de nivel mundial.