Cuando se hace referencia al término coaching se debe reflexionar acerca de su significado anglosajón. Procede del verbo inglés to coach que significa en nuestro idioma entrenar. Sin embargo el término anglosajón está dotado de una serie de connotaciones específicas de las que carece nuestro verbo.

Los objetivos del coaching

El coaching es mucho más que un simple entrenamiento se trata de entrenar y preparar a la persona en función de unos objetivos concretos bajo la premisa fundamental de la eficiencia.

Es por lo tanto una herramienta a través de la cual el individuo y las organizaciones pueden alinear sus objetivos llegando a alcanzar los mismos de una forma coherente y satisfactoria. El coach es la persona encargada de estimular a la persona u organización para alcanzar sus metas ayudándoles, previamente, a definir las mismas.

Hoy en día el talento es el valor que diferencia a las personas en un mundo cada vez más competitivo. Un talento que se construye no sólo a base de conocimientos teóricos y académicos sino sobre habilidades concretas que el individuo desarrolla y puede potenciar como parte de sus capacidades.

Los recursos humanos de las compañías son su mayor capital por lo que estas redoblan sus esfuerzos para que sus integrantes se desarrollen plenamente dentro de la organización. El coaching, ya sea presencial o coaching online, permite y ayuda a todos los miembros de la empresa a desarrollarse de una manera positiva consiguiendo resultados positivos para sí mismos y para la compañía.

Los orígenes del coaching

Con frecuencia se escucha que los orígenes del coaching residen en el entorno deportivo. Si bien es cierto que la extrapolación del coaching al entorno empresarial ha sucedido desde el ámbito deportivo se deben buscar sus raíces en la antigua Grecia. Sócrates con su método de la mayéutica estimulaba con preguntas a sus discípulos para que ellos mismos encontraran respuestas y el camino hacia su meta.

El entorno deportivo ha utilizado el método del coaching mucho antes de que éste fuera adaptado al mundo empresarial. Concretamente se inició la práctica del coaching en el ámbito deportivo a mediados de los años 70 en Estados Unidos.

A lo largo del último siglo la práctica deportiva se ha ido profesionalizando hasta alcanzar su máximo exponente. Como consecuencia de éste hecho y de una mayor inversión económica por parte de los patrocinadores la exigencia de resultados ha aumentado progresivamente.

Mejorar el rendimiento deportivo o empresarial

El coaching y, particularmente, la figura del coach han sido pieza fundamental para mejorar el rendimiento de los deportistas individualmente o por equipos, y para la posterior consecución de sus logros.

Ante los resultados positivos obtenidos por los deportistas no es de extrañar que las organizaciones empresariales americanas decidieran probar este método como estímulo para sus equipos.

Funcionó y desde entonces asistimos al nacimiento del denominado coaching empresarial que muchos consideran una moda pasajera mientras que otros ven en él el elemento fundamental que marcará la diferencia competitiva entre unas compañías y otras.

Coaching versus mentoring

El término mentoring encuentra sus raíces en la mitología griega. Concretamente en La Odisea de Homero en la que se describe como Ulises antes de partir hacia Troya le confía su casa y la educación de su hijo, Telémaco, a su amigo Mentor. Mentor fue el amigo y consejero de confianza de Ulises y por ello le confió la tarea de transmitir su sabiduría a su hijo en su ausencia.

La figura del mentor existe por tanto desde que el mundo es tal. Son innumerables los casos de mentores y protegidos a lo largo de la historia tales como Sócrates y Platón, Platón y Aristóteles o Benjamin Mays y Martin Luther King Jr.

Muchos autores consideran que la diferencia fundamental entre coaching y mentoring reside en que el mentoring se centra en la adquisición de habilidades a largo plazo mientras que el coaching se interesa más por la mejora inmediata del desempeño.

Podría decirse que el mentor es una persona que acompaña al protegido durante un largo periodo de su vida transmitiéndole su sabiduría y haciendo que tome conciencia del rumbo personal que debe mantener en su vida. El coaching sin embargo está relacionado con acciones más puntuales que pueden prolongarse más o menos en el tiempo para alinear los objetivos personales y profesionales.

Estas son las diferencias fundamentales entre mentoring y coaching, dos conceptos que tienden a confundirse en incluso utilizarse indistintamente en el entorno empresarial.