Las sannyasins budistas no se maquillan ni se depilan por eso es difñicil para un occidental enamorarse de ellas.

Existen muchas madres egoistas que piensan primero en ellas antes que en sus hijos.

También muchos hombres eligen la senda del mal y se introducen en las tinieblas.

Entonces ¿Dónde queda el amor?

Lo que piensa el Budismo a cerca del amor

Según el Budismo se van atravesando cuatro etapas hasta alcanzar el famoso "Nirvana"La primera sería la fase del cuerpo, que es la más institiva (como en el caso de los animales) y en la cual solo se preocupa la persona de satisfacer los deseos más primarios, es decir: comida y sexo.

La segunda se trata de la fase del conocimiento. Se trata de cuando se empieza a sentir curiosidad y se empieza a investigar sobre temas como la Religión, la Astronomía o la Filosofía. Según los budistas, que creen en la reencarnación, el conocimiento es algo que se lleva a la próxima vida.

El tercero ya sería el amor, que es lo que viene a interesar. La persona se mueve solamente por los dictados de su corazón y actúa siemopre tel y como su corazón le dice.

El cuarto o la cuarta fase sería el "Nirvana". Una ausencia total de deseo y una fiesta, el baile de la vida. Se trata de hacer más caso a la acción ( cuando se hace algo sin ningún objetivo por el simple hecho de disfrutar como un niño recogiendo conchas en una playa bajo la luz de la luna) y no a la actividad con la que se persigue un fin y siempre, se consiga o no, la persona se sentirá frustrada.

El amor de una madre, un amor incomparable

El amor de una madre verdadera es incondicional. Esta querrá a su hijo sea lo que sea. Ya puede ser un ladrón, un asesino o un violador que su madre siempre lo querrá, lo cuidará y lo apoyará. No se puede olvidar la famosa película en la cual el hijo preso, una vez sale en libertad, se encuentra con el amor de su madre, a la que, finalmente, arroja por la ventana.

Para que un niño se sienta seguro ha de tener una madre también segura y que le profese un amor incondicional. Si estas pautas no se cumplen la calidad de vida del niño disminuirá y en el futuro podría convertirse ne un adulto con problemas mentales.

Lo que está claro es que una madre que no cuida a suhijo o no cumple con la necesidades básicas de este (calor, comida, descanso, medicinas, baños...) no quiere a su hijo. Una mujer demuestra el amor a su hijo cuando lo alimenta, lo baña y le da calor entre otras cosas.

Lo que opina el Cristianismo a cerca del amor

Dios decía "Haz el bien hasta a tu enemigo" y tambien "Ama a tu prójimo como te amas a ti mismo" es más "Nunca hagas a los demás lo que no deseas que te hagan a ti". Todo esto son pruebas de amor. Dios fue y sigue siendo el ser más misericordiosos, bondadoso y bueno y envió a su hijo Jesús a la tierra para que predicara su palabra e hiciera su voluntad.

Dios propugna el esfuerzo, el hacer por los demás, el sacrificio y todo ello lo ve y lo premia al igual que castiga al que se introduce en las tinieblas a no ser que se arrepienta.

Todos somos pecadores en mayor o en menor medida pero cuando sentimos a Dios en la vida de cada uno esta cambia radicalmente y ya no nos sentimos solos sino de su manos, es más, cuando nos acercamos a Dios se pierde el egoismo y se siente la necesidad de ayudar a los más desfavorecidos.

Dios es amor y una vida con Dios es una vida llena de amor y de dicha.

Mucho se ha hablado sobre el amor tanto las diferentes religiones, entre ellas, el Budismo y el Cristianismo que son las que se tratan en este artículo como sobre el amor de una madre que es, sin duda, el milagro y el amor más grande que existe pues una verdadera madre amará a su hijo por encima de lo que haga y de lo que sea.