La diabetes se ha convertido desde hace unos años en un verdadero peligro mundial entre los problemas de salud, de modo tal que la OMS la considera la pandemia del siglo XXI.

La diabetes es una patología que afecta la producción de insulina por el páncreas, elevando de este modo el nivel de azúcar en la sangre, esto es lo que se conoce como glucemia. De esta forma se condiciona el metabolismo de las grasas y de los hidratos de carbono presentes en los alimentos. De ahí la importancia de la dieta para los diabéticos, porque deben considerarse las categorías adecuadas de nutrientes, mucha cantidad de minerales y vitaminas, grasas saludables y carbohidratos de calidad.

Principios básicos de una dieta para diabéticos

Se deben tener en cuenta una serie de recomendaciones a la hora de pensar en los alimentos adecuados para una dieta de quienes padecen diabetes, entre ellos:

  • No excederse en la cantidad de proteínas, esto implica que se debe ingerir carnes en forma moderada y acompañadas de ensaladas verdes.
  • Incluir alimentos con fibra es conveniente para esta dieta
  • Tener claro la cantidad de calorías de las porciones que se preparan porque para un diabético es importante conservar un peso adecuado a su estatura y contextura física
  • Aumentar las grasas poliinsaturadas, como el omega-3 (existe en las nueces y los pescados por ejemplo)
  • Reducir el consumo de grasas saturadas o ácidos grasos saturados, presentes en general en productos animales (carnes y sus derivados), pero también en algunos aceites vegetales.
  • Conocer la cantidad de sal que lleva una porción alimenticia

Alimentos para una dieta de diabetes

En general se deben tener en cuenta aquellos alimentos que tengan nutrientes de modo tal que coadyuven a la función normal del páncreas alterada por la diabetes, esto es la formación de insulina y la normalización del metabolismo de la glucosa.

Entre estos alimentos, de los que agregamos su aporte mineral o vitamínico, se destacan:

  • Los que tienen zinc, como la avena, los mariscos, el brócoli, las nueces y los hongos
  • Los que contienen vitamina B3 y el mineral cromo, como las harinas integrales y los cereales
  • Los que suministran manganeso, como los porotos o frijoles, los guisantes, la soja, la calabaza, el jengibre o el arroz
  • Los que aportan la vitamina B6, como las legumbres, los cereales integrales o las verduras verdes
  • Los que contienen magnesio, como las frutas secas y desecadas

Consulta al profesional de la nutrición

La diabetes es una enfermedad compleja que afecta en forma distinta a cada persona, porque cada organismo es diferente. Es por esto que un tratamiento suele incluir, además de un plan dietario, medicación y ejercicios físicos. En este sentido integral, una dieta adecuada debe ser indicada por un profesional de la nutrición, médico, nutricionista, nutriólogo o dietista, el que toma en cuenta diversos parámetros de diagnóstico para determinar el plan alimentario adecuado en el marco del tratamiento.

Es conocido el dicho "somos lo que comemos", algo que en los diabéticos se potencia, de forma que la mantención saludable del organismo sea beneficiosa para el paciente y su familia.