Ayer en El País, el crítico de cine, Diego Galán, la calificó de juguete roto y no se equivocó. Toda una vida llena de escándalos para morir en el mayor hermetismo posible. Amparo Muñoz, la ex Miss Universo, falleció ayer en Málaga, a los 56 años, de una misteriosa muerte. Le inventaron y achacaron que era drogadicta y que estaba enferma de sida. ¿Qué se esconde detrás de todo esto?

Funeral privado

Fue su hermano Pedro Muñoz quien se encargó de ventilar la noticia a la prensa. Fue, para ser precisos, a la agencia EFE.

Mostrándose consternado y asimismo reticente en dar más detalles, soltó la primicia de que la ex Miss Universo 1974 había fallecido “tras sufrir una larga enfermedad y en todo momento rodeada de toda su familia, la cual pide absoluta privacidad en el funeral”. Era como oír a Joe DiMaggio, quien no invitó a nadie famoso al velorio de su ex esposa Marilyn Monroe. Después de todo, la bomba sexy de Hollywood y la ex Miss Universo habían jugado con fuego y se quemaron.

Muerte en Málaga

Todo ocurrió a las 23:30 horas del 27 de febrero, justo cuando se transmitía en directo los premios Oscar. Una casualidad, porque Amparo Muñoz se volvió actriz gracias a su belleza impactante y a la confianza que le dio el productor Elías Querejeta, uno de los hombres que marcó huella en ella.

De su ex pareja guardaba buenos recuerdos, y así lo hizo ver en la entrevista que hace seis años concedió a Isabel Pisano, periodista de El Mundo. El nombre del artículo publicado en el suplemento Crónica un 13 de noviembre de 2005 se titulaba: “Volví a Málaga para morir”.

Misteriosa enfermedad

En esa entrevista salen a la luz detalles muy reveladores que Amparo Muñoz, sin ningún tipo de hermetismo, hizo público en su autobiografía “La vida es el precio”.

Allí con profundidad se descubre el vía crucis que tuvo que enfrentar después de la muerte de su padre. “Había ido a un médico para un chequeo y cuando me fui a atar los zapatos, me mareé. Me auscultó más exhaustivamente y me mandó una prueba”.

Fue entonces cuando el médico le confirmó lo que tanto temía: "Espero equivocarme, pero creo que tienes un cáncer en el cerebro”.

La sombra del cáncer

Este artículo, en donde habla de su pasado con las drogas, finaliza con la buena noticia de su recuperación. Isabel Pisano describe su mejoría de fabulosa y Muñoz, de grandiosa.

Parecía el renacer de un ave fénix, de la primera Miss Universo nacida en España que había demostrado que también sabía actuar. No fue un golpe de suerte que recibiera un premio como Mejor actriz por Mamá cumple cien años de Carlos Saura.

Miedo a la muerte

Pero entonces algo pasó entre finales de 2005 y ayer 27 de febrero de 2011. Eso sólo lo sabe su familia que no quiere que se indague más.

¿Realmente llegó a recuperarse de esta enfermedad? Lo único claro son las conclusiones que se pueden sacar de sus entrevistas. En un momento Amparo Muñoz asegura que el cáncer iba a terminar con ella y ése fue el motivo que la empujó a irse a Málaga.

Seis años después, cualquiera que haya sido la larga enfermedad que acabó con ella, se cumplió el ultimo deseo de la ex Miss Universo. Finalmente pudo expirar en su tierra natal.

Sida y difamación

En 1990 estar enfermo de sida era sinónimo de muerte. Personajes como el niño Ryan White, Robert Mapplethorpe y Freddy Mercury formaban parte de una larga lista de víctimas que sucumbían a esta enfermedad de la que se hablaba mucho; pero se conocía poco.

Fue entonces que el 14 de enero de ese mismo año la revista Ya sacó a la luz la siguiente primicia: “El sida pone a Amparo Muñoz al borde de la muerte”. Fue la periodista Rosa Villacastín quien aseguraba que la ex Miss Universo estaba supuestamente hospitalizada en fase terminal en el Clínico de Madrid.

Ese mismo mes el periodista Julián Lago, director de la revista Tribuna publicó el siguiente reportaje: “El sida de Amparo Muñoz. Pánico entre los famosos”.

Ella logró desmentir ambas acusaciones con pruebas médicas y demandó al famoso conductor de La máquina de la verdad. La justicia le dio la razón 18 años después y el periodista tuvo que desembolsar 12.000 euros de indemnización.

La bella Miss Universo Amparo Muñoz fue asesinada en vida y tuvo que presentarse en junio de 1993 en el show de su difamador para desmentir su propia muerte.

Esta vez Amparo Muñoz no podrá hacer lo mismo.