El autor argentino Tomás Eloy Martínez escribe la novela Purgatorio en el año 2008 y es la última de su extensa producción ya que en enero de 2010 fallece víctima de un tumor cerebral. El libro editado por Alfaguara mezcla realidad con ficción en una reflejando una de las épocas más negras de la historia argentina.

La dictadura militar de 1976, los desaparecidos y el exilio son los ejes centrales de la historia contada en Purgatorio. Tomás Eloy Martínez vivió aquella época en el exilio y escribió este relato conmovedor e inolvidable en busca de la memoria que no pudo tener.

Un desaparecido que vuelve a aparecer

"Hacía treinta años que Simón Cardozo había muerto cuando Emilia Dupuy, su esposa, lo encontró a la hora del almuerzo en el salón reservado de Trudy Tuesday". Con esta intriga comienza Purgotorio, siendo el hecho inesperado que rompe el equilibrio y da inicio a la historia.

A partir de este encuentro, el autor va haciendo evocaciones del pasado y relatando el comienzo de la relación de Simón y Emilia en los inicios de la dictadura militar de 1976. Emilia forma parte de una familia poderosa y acomodada. Su padre es director del periódico La República que responde a los intereses del gobierno de facto y tanto Emilia como Simón son cartógrafos y trabajan para el Automóvil Club.

Las experiencias personales de Tomás Eloy en la novela

Purgatorio puede ser enmarcada como una novela de no ficción, donde la realidad y la imaginación del autor confluyen y arman una historia inquietante. Tomás Eloy Martínez es tucumano y siempre en sus novelas hay acciones que suceden en aquella provincia argentina. En Purgatorio, la desaparición de Simón se da en Tucumán mientras él y Emilia estaban realizando un mapa de una zona alejada.

New Jersey es otro de los puntos donde sucede la acción. Tomás Eloy Martínez vivió muchos años en aquella ciudad norteamericana y es en esa localidad donde el propio escritor se introduce en la historia al entablar amistad con Emilia Dupuy.

En una entrevista realizada por el Diario La Gaceta al autor a propósito del lanzamiento de esta novela, Martínez confesó que muchas de las situaciones y personajes que aparecen en el libro son parte de algunas experiencias personales que le tocó vivir, como su encuentro con Orson Welles que en la ficción trasladó al padre de Emilia cuando el Dr. Dupuy recurre al afamado director para que realice una película para el mundial de fútbol de 1978.

Una historia de ficción que pudo ser real

Si bien la historia de Emilia y Simón es producto de la imaginación del escritor, el lector que tenga un mínimo conocimiento de lo que fue la dictadura argentina puede encontrar muchas similitudes con la realidad. Seguramente en aquellos años hubo muchos argentinos parecidos a Simón que, pese a no estar muy comprometidos con la lucha, fueron desaparecidos y también muchas Emilias que descreían de lo que estaba aconteciendo en ese momento.

En la historia Emilia estuvo treinta años aguardando conocer lo que fue realmente le había sucedido a su marido, pese a que había muchos testimonios que certificaban que su esposo había muerto bajo las balas de los militares ella se resignaba a aceptar ese destino. El no hallazgo del cuerpo le mantenía viva la esperanza de volver a encontrarse con Simón. Esta situación la vivieron, y siguen viviendo, miles de argentinos que nada saben de los cuerpos de sus seres queridos.

En época de la dictadura, Tomás Eloy Martínez debió irse del país y vivió muchos años en el exilio hasta que pudo retornar. Con Purgatorio buscó reconstruir la historia que no pudo vivir. El autor tucumano avanza en la historia con gran maestría cruzando verdad con ilusión rompiendo los límites del género de la novela. Para ello utiliza un lenguaje austero al servicio de una historia excepcional que da como resultado una de sus mejores obras.