Los Pumas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) es uno de los equipos más populares del fútbol mexicano. Desde su ascenso a la Primera División en 1962, la escuadra universitaria ha desarrollado una identidad vanguardista, atractiva no sólo para la comunidad estudiantil, sino para muchos de los aficionados a este deporte en México.

Factores de identidad de los Pumas

De entrada, el mote del equipo fue idea del entrenador Roberto “El Tapatío” Méndez, quien decide que el equipo de fútbol americano de la UNAM fuera conocido como Pumas. Sus argumentos eran que los jugadores universitarios congeniaban con las características de este felino americano en lo que se refiere a la sagacidad, rapidez, inteligencia y agilidad. En 1954, la UNAM tuvo la oportunidad de subir a un equipo en la Segunda División Profesional de fútbol, estuvieron en esa categoría ocho años, y en 1962 lograron el ascenso, adoptando por primera vez el sobrenombre de Pumas.

El logotipo de los Pumas de la UNAM

Ya consolidados en la Primera División del fútbol mexicano, el equipo de los Pumas contaba con factores de identidad, como eran los colores azul y oro y el “Goya”, porra oficial de la comunidad universitaria; sin embargo, el logotipo del equipo no terminaba de consolidarse, primero fue un balón con la cara de un puma poco estilizado, después una “U” que en uno de los extremos traía los colores nacionales y dentro de ella las siglas de la UNAM.

No fue sino hasta 1975 que los Pumas adoptaron el logotipo con el que actualmente son identificados. Una creación del entonces estudiante de Filosofía e Historia del Arte, Manuel “El Pajarito” Andrade, quien a petición de la Dirección de Actividades Deportivas de la UNAM crea un diseño en septiembre de 1973 que originalmente fue pensado para los deportes amateurs de la universidad, pero que dos años después se le colocó al uniforme del equipo profesional de fútbol con gran éxito.

Si hay algo que ha caracterizado a los Pumas de la UNAM es precisamente lo vanguardista del logotipo, pues parte de conceptos que parecen simples pero que encierran varios significados. Se trata de un triángulo azul marino de lados redondeados y que al centro tiene una figura que representa la cabeza de un puma color oro cuyas facciones las forman una “U” de tipografía romana. Cabe destacar que el puma se encuentra en un triángulo cuyos lados simbolizan las tres funciones de la universidad: docencia, investigación y extensión.

La nueva imagen de los Pumas de la UNAM impactó significativamente en el uniforme. Por idea de los miembros de la asociación civil Club Universidad Nacional (Patronato que maneja al equipo y que preside el Rector de la UNAM en turno junto con un consejo integrado por universitarios destacados). La playera a partir de 1975 contaba con la enorme cabeza del nuevo puma que abarcaba prácticamente todo el pecho de jugador, además de que los números en la espalda se colocaron en las mismas proporciones, lo que indiscutiblemente se convirtió en un factor de identidad que no sólo impactó a los aficionados al equipo, sino también a otros equipos de fútbol, quienes trataron, sin éxito, de copiar este concepto tan original y reconocido, a nivel nacional e incluso internacional.

El “Goya”, la porra de los Pumas de la UNAM

Otro de los elementos que hacen de los Pumas un equipo con identidad es sin duda la porra, es decir, el grito de apoyo de los seguidores auriazules, que a la letra dice así:

¡Goya! ¡Goya!

¡Cachún cachún ra ra! ¡Cachún cachún ra ra!

¡Goya!

¡Universidad!

Su origen se remonta también a las épocas de los 40, en los partidos de fútbol americano. Luis Rodríguez, mejor conocido como “El Palillo”, creó la porra basada en aspectos cotidianos de los universitarios: el “Goya” era un cine muy popular de la Ciudad de México donde los estudiantes solían ir a matar el tiempo cuando se escapaban de clases; el término cachún daba a entender que alguna chica de estos mismos estudiantes se iba al cine con su novio a “cachondear” (que en el contexto mexicano es sinónimo de contacto físico de carácter sexual o manoseo), y por último la palabra “universidad”. El “Goya” ha sido desde ese entonces el canto de guerra de los grupos de animación de la UNAM en todos los deportes, y el referente inmediato no sólo de los equipos deportivos, sino de toda la comunidad universitaria.

El Himno Universitario y el rugido Puma

En 1940 se oficializó por el entonces rector de la UNAM Nabor Carrillo el Himno Universitario, una composición de Romeo Manrique de Lara musicalizada por Manuel M. Bermejo. El Canto a la Universidad hace alusión al esfuerzo que maestros y alumnos deben de emprender para alcanzar el cumplimiento de los ideales, el saber y la verdad. A partir de la década pasada, los jugadores de los Pumas realizan el ritual de salir al centro de la cancha, levantar el brazo derecho, y con el puño cerrado interpretar el himno junto con todos los aficionados universitarios, lo que les ha dado un toque de originalidad y una mayor identificación con su afición. Además de la creación de la botarga oficial del equipo, un puma llamado evidentemente “Goyo”

Además, desde que se pudo instalar en los estadios sistemas de sonido en la casa de los Pumas, el Estadio Olímpico Universitario (antes México 68 en recuerdo de los Juegos Olímpicos que se llevaron a cabo en el país), se puede escuchar en todos los partidos de la UNAM, ya sea de fútbol soccer o americano, el rugido de un puma, que sirve para motivar a la afición y alentar a los equipos al triunfo. Nuevamente, los Pumas fueron la vanguardia en ese sentido, pues al ver los demás equipos de fútbol el impacto en los aficionados de este tipo de detalles, crearon sus himnos deportivos y algunos de ellos también usaron los sonidos típicos de sus motes o mascotas.

Más allá de los títulos obtenidos por los Pumas de la UNAM (siete hasta el momento), resulta evidente que la imagen que proyectan, generada de valores universitarios, la generación de nuevos jugadores (quienes han sido reconocidos internacionalmente, como Hugo Sánchez) y la importante contribución de artistas miembros de esta comunidad, han hecho del equipo uno de los protagonistas permanentes en el fútbol mexicano.

Los universitarios cada temporada esperan con ansiedad la llegada del nuevo jersey Puma, que ya saben que independientemente de las leves modificaciones que pudiera tener respecto al anterior, siempre traerá al puma en el pecho, y entre más grande mejor.