Hemos estado en África, Malasia e India. Retornamos ahora a Centroamérica para echarle una mirada integradora en este primer artículo de la serie que dedicaremos a los pueblos indígenas de esta zona del continente.

Multitud de etnias

Es Centroamérica un lugar en el que conviven multitud de etnias, culturas y lenguas. Alrededor de la quinta parte de su población es de origen indígena y, en su mayor parte, se encuentra asentada en las zonas rurales de Belice, Costa Rica, Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua y Panamá.

En Panamá viven los guaymíes, los kunas y los chocoes. Los primeros viven en las provincias de Chiriquí, Bocas del Toro y Veraguas, siempre en el alto de los cerros o en valles con cauces fluviales. Conservan gran parte de sus rasgos culturales, igual que los kunas, quienes se encuentran divididos entre los insulares de San Blas y los que viven en el continente. Por su parte, los chocoes, que son oriundos de Colombia, también conservan buena parte de sus tradiciones, pero su dedicación al comercio de plátanos ha supuesto un factor de cambio cultural que no siempre ha sido positivo para su colectividad.

Nicaragua y Honduras

Casi la mitad de los indios nicaragüenses, es decir, unos veinte mil, pertenece a la etnia de los misquitos y viven en las espesas selvas de la costa atlántica. Otros grupos son los sumoes, que viven repartidos por el interior del país; la etnia rama, que habita en los litorales de las lagunas de Bluefields; el reducido grupo ulva, en un pequeño territorio entre los ríos Misco y Siquia; y la tribu Matagalpa, residentes mayoritarios en la ciudad del mismo nombre.

Según el último censo realizado en Honduras, hay en el país más de cien mil habitantes indígenas repartidos en los siguientes grupos: chorotegas, miquiranos, guajiros, patoros, jicaques, misquitos, sumos y lencas. Los más distintivos son los caribes negros o garifunas, población mestiza que llegó al territorio tras iniciarse la conquista española.

El Salvador y Belice

En el país más pequeño de la región, El Salvador, se identifican como indígenas alrededor de cien mil habitantes. Unos ochenta mil son pipiles de origen náhuatl, y el resto son nahua, quichés y cakchiqueles.

En Belice se llaman indios casi el 63 por ciento de los habitantes, pero lo cierto es que algo más del 46 por ciento son mestizos y los garifunas superan el 6 por ciento. Los mayas puros son el 10 por ciento de la población.

Guatemala y Costa Rica

En Guatemala es indígena más del 60 por ciento de los habitantes, con más de veinte colectivos diferentes, aunque la mayoría procedentes de los que constituyeron la civilización maya. Sin embargo, aún siendo mayoría, siguen siendo discriminados y excluidos política y culturalmente.

En Costa Rica, un país con cuatro millones y medio de habitantes, viven alrededor de sesenta y cinco mil indígenas repartidos entre veinticuatro territorios y ocho pueblos: chorotega, bribri, cabecar, brunca, huetar, maleku, teribe y guaymi.

De cada una de estas colectividades nos iremos ocupando en los próximos artículos.