Durante décadas, en Venezuela el 12 de octubre se celebraba el “Día de la raza o el descubrimiento de América”, como una forma de expresar que en la Abya Yala (América en idioma indígena) no existían poblaciones ni culturas antes de la llegada de los europeos. Nada más alejado de la realidad.

A partir del año 2005 , en Venezuela los 12 de octubre se conmemora el Día de la Resistencia Indígena, porque eso es lo que han hecho los pueblos originarios hasta ahora, luchando por el fortalecimiento del legado de sus ancestros y resistiéndose a la transculturización y pérdida de identidad propia.

Los pueblos originarios en la legislación venezolana

La Constitución Bolivariana de Venezuela dedica un capítulo entero a los pueblos indígenas, reivindicando tanto al indígena como a su organización social, política, económica, territorialidad e idioma.

La recientemente aprobada Ley Orgánica de Educación, garantiza la educación intercultural bilingüe como obligatoria e irrenunciable en las poblaciones indígenas con el objetivo de conservar las culturas originarias. Entre los pueblos originarios que habitan en Venezuela y se les reconoce este derecho, están los Barí y los Pemón.

Los pemón (la gente)

La visión de la naturaleza que conserva el pueblo indígena Pemón, lo obliga a actuar con profundo respeto ante todo lo que lo rodea, vinculándose con ella de una manera admirable y digna de imitación.

El pueblo indígena Pemón (cuyo significado es “gente”) es descendiente de los caribes que habitaron las costas venezolanas, y hoy en día se encuentran ubicados en el zonas ecológicas del estado Bolívar cuidando con dedicación y celo, los tepuyes gigantescos de la Gran Sabana (nombre occidental para la Wëkta, montañas de piedra únicas en esta parte del Planeta).

En esta región mora el “muchimuk”, que es un ave de grandes dimensiones y con la fuerza suficiente para llevar entre sus garras a una persona. Esta ave sólo puede ser enfrentada por el piasán (chamán del pueblo), el cual ingiere bebidas de plantas autóctonas capaz de transformarlo en espíritu para dialogar y confrontar seres de otros mundos y efectuar sanaciones.

Entre las tradiciones ancestrales que conservan los pemón, está la elaboración del casabe y la elaboración de salsas a partir de la yuca.

Tradición oral

A través de los cuentos los indígenas pemón transmiten el respeto hacia la naturaleza, su detallada observación, sus colores, la utilidad de las plantas y el comportamiento de los animales.

El transporte natural para una parte de los pemón se hace a través de ríos caudalosos, por lo que son expertos nadadores y navegantes. Construyen sus embarcaciones, llamadas curiaras, a partir del tronco de árboles anchos, altos y resistentes.

Además, utilizan los ríos como parte integral en la práctica de sus deportes autóctonos, entre los que se pueden citar:

  • Weu weu pe, el cual combina los saltos desde troncos hacia los ríos y mide la resistencia para permanecer sumergido y la velocidad del nadador.
  • Y el Chin-ko-koy, que consiste en una carrera a través de saltos en los árboles finalizando con un salto al agua.

Calendario pemón

En el calendario usado por el pueblo originario pemón cada período o año, está dividido por fenómenos naturales (como la lluvia y la sequía) y por el movimiento aparente de las constelaciones. Por lo cual, cada uno de los 9 períodos de su calendario, no tienen la misma duración.

El idioma pemón

Todas las palabras en idioma pemón tienen su acento en la última sílaba, y con una sola palabra se puede tener un significa amplio y poético. Por ejemplo:

  • Titití-piá: el que anda silenciosamente.
  • Kapuí: luna.
  • Rató: jefe de las aguas.
  • Tuenkarón: dueña de las aguas.
  • Tarén: invocaciones mágicas para prevenir o curar males.
  • Enék: seres de la selva.
  • Orodán: alma de la persona difunta.