La popularidad de esta dieta ha provocado la aparición de muchas imitaciones que se centran en los mismos principios de alto contenido de proteínas y alimentos bajos en carbohidratos. Estos son los pros y los contras de la dieta Atkins.

Diversos estudios han demostrado que comer alimentos bajos en hidratos de carbono tiene muchos beneficios. Estos resultados científicos demuestran que este tipo de dietas, como la Atkins, producen una pérdida significativa de peso sin tener que restringir el consumo calórico. Las personas que siguen la dieta de Atkins también suelen estar de acuerdo con esto.

Los beneficios de la dieta Atkins

Se ha comprobado que comer alimentos bajos en carbohidratos mejora los triglicéridos, reduce la glucosa en sangre en diabéticos y prediabéticos y aumenta el colesterol bueno (HDL). Este hábito alimenticio ha sido probado científicamente para mejorar la sensibilidad a la insulina y sus niveles en sangre, además de disminuir la presión arterial. En comparación con las dietas bajas en grasas, con este tipo de dieta se pierde menos masa muscular.

Beneficios comunes a otras dietas bajas en hidratos de carbono

Aunque no se ha demostrado científicamente, existen muchos beneficios comunes reportados por personas que han seguido la dieta Atkins y otras personas que hacen dietas bajas en carbohidratos. Estos beneficios incluyen un aumento de energía, un menor deseo de consumir dulces, mejor concentración, mejor estado de ánimo y disminución de los síntomas típicos de la depresión.

Los beneficios específicos de la dieta Atkins

También hay algunos beneficios que son específicos de la dieta Atkins. Quienes siguen o han seguido una dieta baja en grasa, saben que se disfruta mucho de comer los "alimentos prohibidos" una vez se deja de seguir la dieta. Carne, mantequilla y nata son una parte regular de las comidas de la dieta Atkins. Hay un cierto placer que va unido al consumo de alimentos que suelen estar fuera de otras dietas. La dieta Atkins anima a consumir regularmente alimentos perseguidos en otros regímenes como pueden ser carnes, quesos o aceites.

Esta dieta es también fácil de seguir, en comparación con otras bajas en hidratos de carbono del mercado. Por ejemplo, no es necesario pesar los alimentos. Solo hay que aprender qué alimentos no se puede consumir por contener demasiados hidratos de carbono y el resto se pueden comer libremente por ser alimentos aceptables.

Los hidratos de carbono no engordan a todo el mundo de la misma forma

El Dr. Atkins también hizo hincapié en la búsqueda de un nivel personal de tolerancia a los carbohidratos. A todo el mundo no le engordan igual los hidratos de carbono. Durante la fase de pérdida de peso y la posterior fase de mantenimiento de la dieta, se debe obtener información sobre la cuenta personal de hidratos de carbono que ayudará a determinar el objetivo de ingesta de los mismos óptimo para cada uno.

La popularidad de Atkins es una espada de doble filo para la dieta. Hay una gran cantidad de información disponible sobre esta dieta, lo que hace que sea fácil encontrar recursos y apoyo. Se han escrito muchos libros sobre Atkins y hay una cantidad considerable de sitios web que ofrecen consejos y ayuda. Casi todo el mundo ha oído hablar alguna vez de Atkins y probablemente tiene una opinión al respecto. Existen algunos grandes errores sobre la naturaleza de la dieta que, quien no la conoce bien, puede creer que son ciertos.

Las desventajas de la dieta Atkins

Hay algunas mínimas desventajas al usar el programa de Atkins. Se deben contar los carbohidratos en todo lo que se come para asegurarse de quedar dentro de la gama personal de ingesta más adecuada.

A veces, aunque no es común, se puede experimentar una reacción a la ausencia de hidratos de carbono en la alimentación, entre el 3º y el 5 º día de la dieta. Esta reacción se produce porque el cuerpo utiliza como energía las reservas de grasa en lugar de los carbohidratos, como hace habitualmente. Los efectos son transitorios, pero muchas personas han renunciado a estas dietas por completo, debido a ello.

En general, a pesar de los inconvenientes menores considerados, Atkins es una de las dietas bajas en hidratos de carbono más populares que existen y es por una única razón: funciona. Miles de personas han tenido éxito con el método Atkins y han adoptado una alimentación baja en hidratos de carbono de por vida.