Centenares de madrileños, entre ellos profesores, padres y alumnos participaron ayer en una flashmob alegórica en la que escenificaron "la muerte simbólica de la educación pública" que, a su juicio, traerán los "recortes" anunciados por la Comunidad de Madrid.

Simulacro de infarto y "fallecimiento de la enseñanza pública madrileña"

El gran número de docentes que se dio cita en el acto del pasado domingo fueron convocados por un colectivo de profesores para "pasear" por la calle de Preciados y ocuparon la mitad de la citada vía del centro de Madrid hasta la Puerta del Sol. A las doce del mediodía y, reunidos frente a la sede de la presidencia de la Comunidad de Madrid, escucharon por megafonía una sirena similar a la del aparato de hospital que controla el latido cardíaco del paciente simulando el sonido indicativo de falta de pulso cuando un enfermo entra en parada cardíaca.

Durante un minuto, los participantes en el acto, entre ellos numerosos niños, se cubrieron con camisetas verdes en las que se leía la frase: "Escuela pública de tod@s para tod@s" y, con las manos pintadas del mismo color, simularon sufrir un infarto mientras caían al suelo, "muriendo poco a poco" tumbados en el suelo. La sirena volvió a sonar con un sonido plano que indicaba que un paciente acababa de fallecer, certificando de este modo "el fallecimiento del paciente", que en este caso era la enseñanza pública madrileña.

A continuación, sacaron una esquela alusiva a "la muerte simbólica de la educación pública" en la que figuraban escritas la fecha y la hora de la performance para hacer constancia del momento del fallecimiento. En la esquela se podía leer: "Educación Pública. Falleció en Madrid el 4 de julio de 2011. Los profesores, alumnos y padres no te olvidan. Rogamos una oración por su alma".

Pancartas, cánticos y consignas contra los "recortes"

Algunos congregados en la zona de la Puerta del Sol, tras la flashmob, manifestaron su repulsa contra los "recortes" en educación pública en la Comunidad de Madrid portando pancartas y mensajes, y coreando cánticos, lemas y consignas como "Manos arriba, esto es un atraco", "Esperanza [Aguirre] dimisión" o "Pública, educación".

Según los sindicatos de profesores, estos "recortes" consisten en el aumento de horas lectivas de los profesores de Secundaria de 18 a 20 horas así como la falta de renovación del contrato a entre 2.000 y 3.000 profesores interinos. Creen que con esta medida la Consejería de Educación madrileña pretende ahorrar 80 millones de euros.

Sin embargo, la Presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, insiste en que no hay ningún "recorte" en educación y, en declaraciones a Onda Cero publicadas en elreferente.es el pasado 13 de septiembre, explicó que "La ley permite de 18 a 21 horas lectivas y, si aumentando el número de horas a 20 se necesitan menos profesores se contratará a menos manteniendo la calidad de enseñanza". En este sentido, ha añadido que "En Madrid sí se ha aumentado la calidad de la enseñanza y, con el ahorro que suponga el nuevo horario de los profesores, se podrá imponer también el bilingüismo en los institutos".

Asimismo, Aguirre se ha quejado, en declaraciones publicadas hoy en elpais.com, de que "Cuando los representantes democráticamente elegidos por los ciudadanos no tocamos en absoluto ni los salarios ni condiciones de trabajo ni los horarios de los profesores de Enseñanza Secundaria se dice que hacemos "recortes".

Nuevas jornadas de huelga o paros

Tras la concentración ante la sede de Educación el 27 de septiembre y la flashmob del pasado domingo, las jornadas de huelga continuaron ayer y hoy, convocadas por los profesores, a través de las ramas educativas de los sindicatos, en los institutos de Enseñanza Secundaria de la Comunidad de Madrid.

Miles de docentes, padres y alumnos con camisetas verdes, color y símbolo de las protestas, bajo el lema La educación no es gasto, es inversión, participaron en la cuarta jornada de huelga de ayer, que terminó con una manifestación en el centro de Madrid, con el mismo recorrido que las dos últimas marchas, entre la Plaza de Neptuno y la Puerta del Sol.

Las movilizaciones continuaron hoy con una quinta jornada de paro que ha sido secundada por docentes de la ESO, Bachillerato, Formación Profesional y enseñanzas de régimen especial.

En ambas jornadas de huelga muchos profesores se encerraron en varios institutos madrileños y algunos celebraron "velatorios" por la "muerte" de la educación pública en espera, según los profesores, de que "resucite". Asimismo, se han garantizado los servicios mínimos con todos los centros abiertos.

Las protestas continuarán mañana con un paro de los alumnos, convocados por el sindicato de estudiantes, una manifestación y una cadena humana, y otro acto previsto para el 20 de octubre.