Los constantes cambios de la educación en los colegios hacen que cada vez existan formas más diferentes de dar clases.

Mientras que hace unos años, las clases teóricas primaban sobre las prácticas, cada vez se implantan clases más interactivas entre los niños y los profesores.

Los materiales de clase son diferentes y las formas de trabajar también. Poco a poco se está empezando a valorar más el trabajo del día a día y el esfuerzo del alumno, que los exámenes finales.

Por qué contratar a un profesor de clases particulares

Muchos padres se preocupan por no poder dedicarles tiempo suficiente a sus hijos a la hora de hacer los deberes. Puesto que los padres dedican suficientes horas al trabajo fuera y dentro de casa, no es mala opción contratar a un profesor particular para que sus hijos reciban apoyo y motivación en el estudio durante algunas horas a la semana.

Los profesores particulares no deben sustituir el apoyo de los padres en la educación, simplemente son vistos como personas externas que ayudan al alumno, y en muchas ocasiones, funcionan mejor que cuando son los propios padres los que ayudan.

Otras veces, cuando los hijos cursan estudios de secundaria, muchos padres no poseen los conocimientos necesarios para ayudarles y explicarles las dudas que puedan tener.

Cómo reaccionan los alumnos ante un profesor particular

Normalmente, los alumnos funcionan bien cuando se sienten a gusto con el profesor o profesora particular, siempre y cuando las horas dedicadas sean las adecuadas (en función del curso y la ayuda que necesiten).

Los alumnos mayores, de secundaria y bachillerato, reaccionan mejor ante la figura del profesor particular. Más que nada, porque ellos mismos son conscientes de que necesitan un apoyo para superar algunas asignaturas.

Los alumnos de primaria suelen mostrarse reticentes, al principio, ante la llegada de un profesor particular, puesto que perciben a este como una obligación más, después de terminar su jornada escolar.

En los casos de primaria, los profesores particulares serán adecuados cuando el niño se niegue a hacer los deberes o tenga dificultad para superar algunas asignaturas. A estas edades, los profesores particulares también favorecen la motivación ante el estudio y el valor de la constancia.

Perfil de los profesores particulares

Los profesores de clases particulares suelen ser jóvenes, normalmente estudiantes de licenciatura, grado o postgrado.

Los perfiles pueden ser muy variados en función del tipo de clases particulares que impartan. Así pues, los profesores particulares de ciencias, serán estudiantes o licenciados en alguna carrera de ciencias o ingeniería.

Los profesores de alumnos de últimos cursos de secundaria y bachillerato también suelen responder a este perfil: licenciados en ciencias o ingenieros.

Cuando las clases se imparten a alumnos de primaria o primeros cursos de secundaria, el perfil suele ser más amplio, siendo frecuentes los estudiantes de magisterio, psicología u otras carreras.

En los casos de estudiantes de primaria con dificultades aprendizaje, predominan los licenciados o estudiantes de psicología, puesto que en estos casos se necesitará formación específica en motivación y problemas de aprendizaje.

Las clases particulares de música o idiomas corresponderán a un perfil completamente distinto. Estos profesores tendrán que demostrar los conocimientos necesarios para impartir este tipo de clases.

Dónde encontrar a un profesor de clases particulares

Existen varios buscadores de internet específicos para clases particulares. Normalmente, son los propios interesados los que se anuncian de forma particular para contactar directamente con ellos.

También existen empresas que se dedican a la mediación entre profesor y padres, facilitando un profesional cualificado para las necesidades del alumno.

Los precios de los profesores particulares pueden variar en función del número de horas semanales y sobre todo del nivel que esté cursando el alumno o los problemas asociados al estudio que pueda tener.

Las clases particulares funcionan bien puesto que cada vez son más los padres que optan por esta alternativa para ayudar a sus hijos a mejorar su rendimiento.