Desde tiempos inmemorables el hombre y la mujer han buscado la manera de aumentar su potencia y deseo sexual. El término afrodisíaco debe su nombre a Afrodita, la diosa griega del amor, y así es como denominamos actualmente cualquier sustancia que estimula e incrementa el apetito sexual.

Tipos de afrodisíacos

Hay afrodisíacos de varios tipos, la distinción más importante señala la diferencia entre los productos afrodisíacos naturales de los químicos, debido a que el uso continuado de estos últimos normalmente deriva en efectos secundarios y contraindicaciones para la salud.

Los afrodisíacos naturales se encuentran en los alimentos, bebidas, perfumes y hierbas y entre los no naturales destacan Viagra y la DHEA, intensificadores químicos de hormonas, así como marihuana, cocaína y todas las drogas vasodilatadoras y estimulantes en general que siempre tienen un efecto en la sexualidad, siendo este en muchos casos el no deseado.

Los afrodisíacos actúan de forma sensorial estimulando todos nuestros sentidos: por analogía, con sustancias o alimentos que recuerdan a la práctica sexual; por asociación, relacionados con la fertilidad; y los de acción central, por medio de sustancias que producen cambios en el organismo aumentando el deseo sexual y la libido.

Los efectos de los afrodisíacos naturales no están científicamente probados pero la tradición y mitología en torno a ellos está ampliamente documentada a lo largo de la historia, aunque no son los mismos en todas las personas y la psicología tiene gran parte de importancia en esto, ya que la gran mayoría actúan por sugestión psicológica y provocan muy pocos o ningún cambio en los niveles de hormonas.

Probados científicamente o no, químicos o naturales, psicológicos o por acción central, los afrodisíacos son conocidos por haber ayudado a un sinfín de parejas a mantener y estimular su excitación sexual a lo largo de los siglos.

Afrodisíacos naturales

Las feromonas son el afrodisíaco natural por excelencia, producidas por nuestro cuerpo y presentes en muchas especies para provocar por medio de los sentidos, una señal sexual.

Se cree que algunas sustancias tienen la capacidad de estimular nuestro apetito sexual por sus efectos afrodisíacos. Entre los más conocidos se encuentran:

  • Alimentos afrodisíacos: las ostras, los langostinos, las almejas, el caviar y el marisco en general, los boquerones, los espárragos, las avellanas, las fresas, el ajo, las almendras, el apio, la banana, la zanahoria, la uva, la cebada, el tomate, el arroz, la cebolla, los dátiles, las trufas, el curry y el chocolate, están entre los más populares.
  • Bebidas afrodisíacas: el café, las infusiones como el mate, el té de menta o el té de yogy, el sake, el chocolate, el guaraná, todos ellos estimulantes del sistema nervioso. El champagne, vino tinto y vino blanco, el cognac, licor y el alcohol en general, así como sus derivados preparados en cocktail por sus efectos desinhibidores.
  • Olores afrodisíacos: los perfumes, agua de colonia y aceites esenciales afrodisíacos utilizados para aromaterapia, que utilizan la esencia o mezcla de esencias que se encuentran en la rosa de Bulgaria, el jazmín, la lavanda, la canela, el jengibre, el clavo y el ylang ylang, entre otras.
  • Productos naturales afrodisíacos: a destacar el ginseng, la mandrágora y las hierbas medicinales.
  • Otros productos afrodisíacos: en otras culturas se utiliza el esperma de ciervo, cuerno de rinoceronte negro rayado, así como pócimas preparadas a base de huesos de albino negro para aumentar el deseo sexual y mayor potencia física.

Afrodisíacos naturales para mujeres

Según algunos estudios el ginseng, el ginkgo biloba y la damiana forman parte del grupo de plantas afrodisíacas, que ayudan a combatir la disfunción sexual femenina o falta de apetito sexual en la mujer.

El ambiente, una copa de vino, fresas, chocolate o unas velas aromáticas encendidas también son afrodisíacos que aunque no estén comprobados científicamente, pueden contribuir a alimentar la fantasía o deseo sexual.

Afrodisíacos naturales para hombres

Algunos afrodisíacos funcionan mejor para la virilidad masculina. Es el caso de las infusiones, una infusión de menta y pimienta actúa como excitante genital y del sistema nervioso central. O la infusión de ortiga y miel que va bien para la impotencia o falta de apetito sexual.

También son buenos afrodisíacos para hombres las bananas, ricas en vitamina B y que ayudarán al hombre a durar más en la cama. El jengibre que incrementa el flujo sanguíneo hacia los genitales y la nuez moscada.

Muchos alimentos, plantas, perfumes y olores, sustancias o combinados se consideran afrodisíacos para hombres y mujeres, así como recetas de comidas y postres afrodisíacos, masajes afrodisíacos, aromaterapia afrodisíaca.

La lista de productos que pueden ayudarnos a poner un toque picante en nuestra vida sexual es interminable, pero su uso no asegura el resultado esperado. Todos los detalles cuentan y pueden acabar siendo incluso más determinantes; ninguno de ellos producirá el efecto deseado si no se produce en el momento y clima idóneo para ello, por lo que no deben considerarse como la solución milagrosa a los problemas sexuales, sino más bien como un valor añadido.

Además nada es bueno en exceso, preparar una cena romántica afrodisíaca y endulzar nuestra vida sexual cotidiana con estos productos es recomendable siempre y cuando no se abuse de ellos.