Siguiendo la tónica de un Festival que nunca da tregua, la jornada del sábado se presentaba nuevamente con múltiples alicientes. He aquí la crónica de nuestro itinerario particular.

Father John Misty

Como ya sucediera la jornada anterior, nuestro recorrido se inició en el Auditori, para ver la actuación de Joshua Tillman, ex batería de Fleet Foxes, que bajo el alias de Father John Misty, sigue con el folk, pero mucho más abierto a transitar por terrenos más diversos, haciendo de “Fear Fun”, su disco debut bajo su nueva encarnación un atractivo cruce entre el rock, la americana, el folk y el blues, con un punto canallesco y lenguaraz -atención a sus letras-.

Sin embargo esta mayor diversidad estilística brilló por su ausencia en directo, ya que Tillman se presentó solo con su guitarra. Suerte que su lado bromista, socarrón, sí estuvo presente durante todo el show. Gracias a él, la cierta monotonía en las canciones se hizo más llevadera, dejando la sensación que aquí hay un artista a seguir. Esperamos verlo con banda completa la próxima vez.

Odio París

Saliendo del Auditori pudimos escuchar a Odio París en el peculiar excenario del Red Bull Bus, a las puertas del recinto del Fòrum. Esta banda local, responsables de un fantástico primer disco, repleto de temas incandescendentes y súper-adictivos, entre el indie-rock y el shoegaze, merece un escenario más acorde a su talento.

Sharon Van Etten

Una vez ya dentro del Fòrum nos dirijimos al San Miguel para la actuación de Sharon Van Etten, quién ya nos había asombrado la noche anterior durante sus aportaciones en el tributo a Big Star. Defendiendo sus discos, especialmente el más reciente, el excelente “Tramp”, la confirmación fue definitiva. Artista con mayúsculas, su folk-rock de gran impacto emocional se canaliza en una versión más “fiera” y robusta en el escenario, Sharon lo bordó, con temas como “Don’t Do It”, “Magic Chords” o “Serpents” simplemente electrizantes. Grandísimo concierto el suyo.

Lisabö

A continuación nos desplazamos al Ray-Ban para seguir la actuación de la reputada banda vasca Lisabö, reactivada desde el año pasado tras un largo parón. Hardcore abierto a la experimentación, atronador y espídico. Para fans de esos estilos.

Kings of Convenience

Regreso al San Miguel para uno de los “platos fuertes” del día, los noruegos Kings of Convenience. Su folk-pop meloso y acústico no parecía la opción más fiable para las grandes masas del Festival. Craso error. Melodías perfectas e impecable factura, acompañadas de la simpatía y naturalidad de Erlend y Erik para meterse en el bolsillo al público. Y superado el ecuador del concierto, el dúo se convirtió en banda completa para dotar algunos de sus temas más conocidos de un tono más eléctrico, funky, bailable. Para cuando concluyeron con la encantadora “I’d Rather Dance with You”, todos los presentes, tanto público como músicos sabían que había sido un conciertazo.

Real Estate

Y de un gran concierto a otro. “Days” el segundo disco de la banda de Nueva Jersey Real Estate fue uno de los mejores trabajos del 2011. Tan bueno que pese a la perspectiva del solapamiento horario con Beach House -nada más y nada menos- una notable cantidad de gente se congregó en el escenario Pichfork. Sabia decisión.

Maravillosos temas como “It’s Real”, “Green Aisles”, “Municipality”, “Easy”, “Out of Tune” se sucedieron en directo tal y como cualquier adepto al mejor indie-pop soñaba. Etéreos, melancólicos, capaces de trasladarte a otros lugares con sus guitarras y transmitirte sensaciones que solo las mejores melodías pueden lograr.

Chromatics

Era muy complicado mantener el listón tan alto tras dos conciertos tan fantásticos. En un Pitchfork donde no cabía ni un alfiler, demostrando que el hype provocado por la película “Drive” ha adquirido una dimensión inesperada. Aunque la mayoría de críticas alabaron sin ambages su show, sin embargo a nuestro juicio sonó tan aséptico como plomizo, con una excesiva carga de esa electrónica que a base de bombo intenta conectar con el público/masa a cambio de eliminar cualquier matiz. Lo mejor sin duda, las versiones de Neil Young y Kate Bush.

Mujeres

Y para cerrar la jornada, y tras una breve y amigable incursión por los stands de las discográficas, en el Vice disfrutamos de los catalanes Mujeres. Sonido garajero contundente -demasiado “brutote” en comparación con el recomendable “Soft Gems”- y sin concesiones para la galería. Ideal para los que todavía tenían “ganas de marcha”.

Espectacular día

Ocho actuaciones, resultando tres de ellas -Sharon Van Etten, Kings of Convenience y Real Estate- absolutamente imprescindibles. Cantidad y calidad en una cuarta jornada del Primavera Sound que solo se puede calificar como espectacular, despidiéndonos del Parc del Fòrum hasta el año que viene con una sonrisa de oreja a oreja.

Además, quedaba un día más para cerrar el Festival, el domingo 3 de junio. Pueden leer su crónica aquí.