Tras tres intensas jornadas en el Parc del Fòrum, el Primavera Sound 2012 llegaba a su final el domingo 3 de junio, reencontrándose, como ya pasara en su primer día, con el Arc de Triomf. Además, durante el mediodía y hasta la tarde se sucedieron las actuaciones, también gratuitas y abiertas a todo el mundo, en el Parc de la Ciutadella. Está es la crónica.

Cosmen Adelaida

Tras varios de Festival, de grandes masas de gente en constante movimiento o reunidas en masa alrededor de un escenario, el un ambiente de absoluta relajación que se respiraba en la Ciutadella sorprende. Mesitas y sillas y muchos niños pequeños correteando mientras sus padres disfrutan de su cuota de protagonismo, pareja que pasean por el parque...

En ese entorno, los madrileños Cosmen Adelaida presentaron sus canciones, una personal y poliédrica manera de entender el pop, donde las melodías y las guitarras son el sólido armazón de temas que pueden derivar hacia terrenos más psicodélicos, kraut-rock o coletazos más viscerales.

Milk Music

¿El espíritu de John Mascis -Dinosaur Jr.- conjugado con el mejor rock? La profusión de blogs crea también "monstruos", como el modesto caso de esta banda de Olympia, Washington. Las poses, los desastrados riffs de guitarra, la "peculiar" -eufemismo- voz del cantante... todos los elementos podrían estar ahí, sino fuese por las canciones, que brilllaron por su ausencia.

Girls Names

Con una espectacular afluencia de público para el espacio dispuesto en la Ciutadella los norirlandeses Girls Names demostraron que su música tiene tirón. Su indie-pop, tan deudor del post-punk -nuevamente el espíritu de Joy Division- como Orange Juice, los posiciona al lado de coetáneos como Dum Dum Girls o Crystal Stilts, y pese a no inventar nada nuevo, engancha con rotundidad y nerviosa convicción.

Veronica Falls

Y muy en la linea de Girls Names, llegaba la hora del "plato fuerte" de los conciertos de la Ciutadella con los londinenses Veronica Falls. Numerosa presencia de fans para un grupo que tiene el don de hacer de la mayoría de sus canciones un hit potencial. Y aunque el sonido no fuera todo lo deseablemente bueno -poca potencia exceptuando frente al escenario- la fórmula no falló. Imposible no sacudir la cabeza o mover los pies con "Bad Feeling", "Beachy Head", "Found Love in a Graveyard" o la enorme "Come On Over" con la que finalizaron el show. El indie-pop de Veronica Falls provoca sensación de euforia.

Joe Crepúsculo

Tras un pequeño descanso, pasamos a los conciertos en el Arc de Triomf, que pese a la temprana hora de la tarde y la seria amenaza de lluvia, presentaba un alarmante lleno. Y aún resulta más chocante que ante esas circunstancias y la música de Joe Crepúsculo no se produjera una desbandada general. Electrónica de feria, con una penosa interpretación vocal, el suyo es uno de esos casos en los que la sospecha de que su éxito se debe a otros motivos, que no deberían tener que ver con los simples méritos musicales, planea de manera evidente.

Nacho Vegas

Radical cambio de tercio para todo un veterano de la escena nacional independiente. Canciones como "La Gran Broma Final" o la apropiada "Cómo Hacer Crac", lucida crónica de la situación actual no están al alcance de muchos compositores en nuestro país.

Lástima que para entonces todas la bondades de los conciertos gratuitos del Arc del Triomf no pudieran compensar sus "contras". Sonido poco apropiado para una propuesta más acorde con una localización "más íntima", muchedumbres en constante tránsito, otras solo preocupadas de la siguiente cerveza o cigarrillo. Para cuando Vegas finalizó su set, la lluvia dejó su tímidez a un lado y ante el caos en el abierto recinto de conciertos la mejor opción fue la retirada y apresurada despedida del Primavera Sound 2012.

Balance Final: un Primavera memorable

Pese al abrupto final y una jornada de domingo algo desangelada, el balance final de la duodécima edición del Festival solo puede ser muy positivo. Una mayor comodidad durante los días centrales en el Parc del Fòrum -mejor distribución del espacio, menor sensación de masificación a excepción precisamente de los conciertos en el Arc de Triomf- resultan en una edición mejorada respecto al 2011.

Y sobre todo, muchísima música. 32 actuaciones completas vistas en cinco días -más la oferta previa con el Primavera als Bars o los showcases en el Apolo-. Y eso sin "apurar" hasta altas horas de la noche o padeciendo los incontables solapamientos de esta edición. Descubrimientos como The Wedding Present, Baxter Dury o Father John Misty, confirmaciones como Laura Marling, Nick Garrie o Doble Pletina, y los conciertazos de Lee Ranaldo, Sharon Van Etten, Kings of Convenience, Real Estate. Y un momento inolvidable: el tributo a Big Star. En resumen, un Primavera memorable.