La mejor manera de luchar frente al cáncer es la prevención, lo asegura la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC). El problema es que esa prevención de la que pueden valerse los humanos, a menudo es desechada sin más dilación.

No es raro que las personas muestren, a veces, un rechazo a acudir a revisiones médicas a pesar de que no se encuentren bien o tengan síntomas extraños: "no voy, no vaya a ser que me encuentren algo", "seguro que si voy me mandar tomar...", "es que nunca te cogen a la hora". Si a estas pocas ganas de ir a la consulta se les añade el "qué dirán los demás si falto al trabajo", es fácil imaginar el resultado.

Definición y causas: ¿Qué es exactamente el cáncer y qué lo produce?

El cáncer no es una enfermedad como otra cualquiera. Según la AECC, se trata de "células que proliferan de manera anormal e incontrolada con capacidad de invadir tejidos vecinos (invasión local) y colonizar tejidos a distancia (metastatizar)". Se sabe que hay dos tipos de factores que lo producen:

  • Factores intrínsecos: herencia, cambios genéticos y hormonas (causas incontrolables).
  • Factores extrínsecos: agentes biológicos (se pueden prevenir los virus, las bacterias...), radiaciones (sobre todo, las solares), carcinógenos químicos (hay unos cuarenta muy difundidos; el tabaco es el más importante) y otros factores de riesgo (como la dieta).

¿Cuándo acudir al médico? Síntomas que ayudan a prevenir el cáncer

Es fundamental ser conscientes de la importancia de la salud, que no suele valorarse hasta que falta, y percatarse de que el cáncer es, en términos absolutos, "la primera causa de muerte en España", según el estudio 'La situación del cáncer en España', elaborado por el Instituto de Salud Carlos III.

Es por esto que el Código Europeo Contra el Cáncer recomienda consultar con el médico si aparece cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Un bulto o nódulo.
  • Un dolor persistente en el tiempo.
  • Una herida o úlcera que no cicatriza (incluyendo las úlceras de la boca).
  • Una mancha o lunar que cambia de forma, tamaño y/o color.
  • Una lesión en la piel que ha aparecido recientemente y sigue creciendo.
  • Sangrado o hemorragias anormales.
  • Tos y/o ronquera persistente.
  • Cambios en los hábitos urinarios o intestinales.
  • Pérdida de peso no justificada

Código Europeo Contra el Cáncer: pautas básicas para evitar la enfermedad

Además de las citadas recomendaciones, el Código Europeo Contra el Cáncer propone una serie de medidas encaminadas a la prevención del cáncer:

  1. No fumes: si fumas, déjalo lo antes posible. Si no puedes dejar de fumar, nunca fumes en presencia de no fumadores.
  2. Evita la obesidad
  3. Realiza alguna actividad física de intensidad moderada todos los días.
  4. Aumenta el consumo de frutas, verduras y hortalizas variadas: come al menos 5 raciones al día. Limita el consumo de alimentos que contienen grasas de origen animal.
  5. Si bebes alcohol, ya sea vino, cerveza o bebidas de alta graduación, modera el consumo a un máximo de dos consumiciones o unidades diarias, si eres hombre, o a una, si eres mujer.
  6. Evita la exposición excesiva al Sol. Es especialmente importante proteger a niños y adolescentes. Las personas que tienen tendencia a sufrir quemaduras deben protegerse del sol durante toda la vida.
  7. Aplica estrictamente la legislación destinada a prevenir cualquier exposición a sustancias que pueden producir cáncer. Cumple todos los consejos de salud y de seguridad sobre el uso de estas sustancias. Aplica las normas de protección radiológica.
  8. Las mujeres a partir de los 25 años deberían someterse a pruebas de detección precoz del cáncer de cuello de útero.
  9. Las mujeres a partir de los 50 años deberían someterse a una mamografía para la detección precoz de cáncer de mama.
  10. Los hombres y las mujeres a partir de los 50 años deberían someterse a pruebas de detección precoz de cáncer de colon.
  11. Participa en programas de vacunación contra el virus de la hepatitis B.

La validación: la forma más efectiva de influir en la prevención del cáncer

Conocer todas estas recomendaciones está muy bien. Pero, ¿qué ocurre si los síntomas los tiene otra persona y alguien cercano a ella se percata? ¿Cómo convencer a un 'enemigo de la consulta médica' de que debe acudir a una revisión? También es fundamental saber cómo actuar en esa situación y, en este sentido, la AECC aporta lecciones muy útiles.

Nunca se debe tratar de convencer con un "no vas porque te da miedo lo que te van a decir" o con un "no vas porque eres tan cortito que no sabes lo que hay que hacer"; estos son dos ejemplos de cómo invalidar a la persona. Para lograr nuestro objetivo hemos de practicar la validación: "entiendo que tengas miedo con todo lo que has pasado, así que si estás más tranquilo descansa esta semana y el lunes yo voy contigo" o "si te supone un pequeño esfuerzo ir, piensa que lo agradecerás siempre".

No debe olvidarse que en la lucha contra una enfermedad que no entiende de sexo, de raza ni de edad, todos tienen algo que decir. La prevención del cáncer está en manos del hombre, y su detección precoz puede salvar muchas vidas.

Más información sobre prevención del cáncer