Presunto Culpable es un documental dirigido por Roberto Hernández y Geoffrey Smith, en el que narran la historia de Antonio Zúñiga Rodríguez, un preso del Reclusorio Oriente de la Ciudad de México que en el año 2005 fue detenido, acusado y condenado a 20 años de prisión por ser el presunto asesino de una persona que él no conocía y que nunca tuvo relación con el occiso.

Esta cinta ha sido premiada con más de 15 galardones internacionales, entre los que destacan: Mejor Documental en el Festival East End Films de Londres 2010 y el Festival Internacional de Cine de Morelia; el Premio Amnistía Internacional en el Festival Internacional de Documentales de Copenhagen 2009 y el Premio Humanitas en el International Documentary Association Los Ángeles 2010.

Tú eres culpable

“Me agarran, me meten, me dicen tu fuiste y ya”. Esta es la síntesis que hace Toño detrás de las rejas de la cárcel cuando platica el momento en que su vida cambió. Sin ser avisado de qué se le acusaba, sin mostrarle ninguna orden de aprehensión, sin permitirle tener asesoría jurídica y sin saber de sus derechos, es remitido al Ministerio Público solamente para ratificar lo que los policías ya habían determinado: que él era el asesino.

Un joven comerciante

José Antonio Zúñiga Rodríguez era un joven comerciante que atendía un puesto callejero en una barrio popular de la Ciudad de México en donde vendía video juegos, programas y daba servicios de mantenimiento a computadoras. Un día es detenido por dos sujetos que lo suben a un carro, se lo llevan, lo amenazan y cuando se da cuenta, ya está acusado del delito de homicidio calificado.

Condenado a 20 años de prisión

Los productores de este documental son Layda Negrete y Roberto Hernández, abogados mexicanos que a lo largo de su carrera profesional han recabado datos estadísticos acerca de cómo son los procesos judiciales en México. Con este antecedente, la esposa y dos amigas de Toño se acercaron a ellos y les expusieron el caso, con la esperanza de que ellos pudieran ayudarles en algo.

Sin muchas expectativas de poder cambiar la realidad, los abogados aceptaron estudiar el expediente y se encontraron con una serie de irregularidades e inconsistencias que sucedieron durante el juicio en el que es sentenciado a 20 años de prisión por el delito de homicidio calificado el protagonista de esta historia.

Un nuevo juicio, la misma sentencia

La falla más grave y la que permitió solicitar un nuevo juicio fue el hecho de que el abogado defensor falsificó su cedula profesional. Con este elemento a favor, la pareja de abogados logró reabrir el caso, consiguieron los permisos para grabar las audiencias y convencieron al abogado penalista Rafael Heredia para que defendiera a Toño en los juzgados.

Pero las cosas no cambiaron. El juicio se llevó a cabo y el mismo juez que ya lo había sentenciado en el juicio anterior ratificó –con los mismos elementos que ya se habían presentado y descalificando los presentados por la defensa-, que efectivamente Antonio Zúñiga Rodríguez era culpable de homicidio calificado y era sentenciado a 20 años de prisión.

Presunto culpable, un hecho preocupante

Según el artículo 20 de la Constitución Política Mexicana, dice que el derecho de toda persona imputada “es que se presuma su inocencia mientras no se declare su responsabilidad mediante sentencia emitida por el juez de la causa”; es decir, todos somos inocentes hasta que no se demuestre lo contrario.

Pero este documental pone a prueba este derecho constitucional, ya que muestra que en este caso, el acusado es literalmente juzgado desde que es detenido por los policías, que simplemente dicen: “yo ya te agarré, ya te chingastes”, sin pruebas de por medio, sin testigos y sin argumentos sólidos más que su palabra.

De igual forma expone la falta de capacidad de las autoridades para llevar este caso, la prepotencia de los policías que se convirtieron en jueces y del juez que parecía más un accesorios de lujo; de la fiscal que no fue capaz de presentar un sólo testigo confiable y que simplemente lo acusa porque esa es su “chamba”. Además de lo insalubre y los abusos que se cometen en los penales mexicanos.

Y también abre una ventana por donde se puede visualizar cómo funciona el sistema de justicia mexicano, ya que sirve de ejemplo de todos esos casos en donde la gente es condenada por el hecho de no tener dinero para pagar su fianza; o porque no tiene recursos para solicitar un amparo o una revisión del caso, o en el peor de los casos, es inocente y es condenada a prisión por el solo hecho de ser mal juzgada.

Todos somos presuntos culpables en México

Según los datos estadísticos que presenta este documental:

  • 93% de los procesados nunca ven al juez que los va a juzgar
  • 93% de los detenidos nunca vieron una orden de aprehensión en su contra
  • 95% de las sentencias son condenatorias
  • 92% de las acusaciones carecen de evidencia

La libertad de una persona inocente

Finalmente Antonio Zúñiga Rodríguez logró obtener su libertad gracias a que Layda Negrete, Roberto Hernández, Rafael Heredia y todo su equipo de abogados, lograron sembrar – a través de los videos grabados durante le proceso- “una duda razonable” en un magistrado del Tribunal de Justicia del Distrito Federal, por lo que Toño salió de prisión luego de dos años y medio de estar encarcelado por un delito que nunca cometió.