El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) presentó el pasado 13 de diciembre el primer atlas ambiental “América Latina y el Caribe - Atlas de un ambiente en transformación”, el cual en más de 200 imágenes de satélite analiza en forma comparativa por fechas la magnitud de los problemas ambientales en los países de la región.

Dentro de estos se acentúan los problemas de deforestación, de incremento de explotación minera, de uso de agua dulce, de degradación de los ecosistemas costeros, además, sobre el crecimiento de las poblaciones y la urbanización acelerada sin planificación de las ciudades, entre otros.

Mucho más que un libro de mapas

Este nuevo atlas es mucho más que un libro de mapas y se presenta como el primer esfuerzo de esta organización internacional para presentar el análisis de los cambios en el medio ambiente que se están experimentando es esta región, en el que las precisas y espectaculares imágenes de satélite se combinan con el análisis de rigurosos datos e informaciones.

Es presentado en tres partes, en las dos primeras se expone la información regional, y en la tercera, se detallan los problemas ambientales de importancia de cada país analizándose 65 casos nacionales específicos en más de 200 imágenes satelitales, además de mapas y gráficos.

Dichas imágenes nos permiten visualizar la biodiversidad de la región en cuanto a riqueza, diversidad de ambientes, ecosistemas y paisajes, pero también nos advierten sobre los cambios sociales y ambientales más importantes, los cuales se derivan de la presión de los modelos económicos predominantes. Dichos cambios, evoluciones y transformaciones ambientales se aprecian muy claramente con la comparación de las imágenes vía satélite de una misma área presentada en diferentes años.

Principales cambios ambientales de la región

La información expuesta en este atlas refleja el panorama ambiental actual de la región y además alerta sobre la realidad y magnitud de los problemas encontrados, entre ellos, que las ciudades están creciendo como las más compactas del mundo debido a la ausencia de una adecuada planificación urbana y territorial, por lo que presentan problemas importantes para solucionar, tales como la gestión de los residuos sólidos y el tratamiento de las aguas residuales.

Aunque la región todavía cuenta con exuberantes áreas de vegetación y es una de las reservas de bosques del mundo, sin embargo se presenta un problema importante y muy evidente en la pérdida de estos al destinarse tierras para uso agrícola, y asimismo, la degradación de la tierra, la desertificación que actualmente afecta a más de 600 millones de hectáreas en biomas áridos, semiáridos y subhúmedos, la erosión de los suelos y las costas. Además se incrementa el uso del agua para fines agrícolas.

Otros problemas presentados se refieren a los efectos del cambio climático sobre los glaciares de la Patagonia, la grave deforestación por tala ilegal en Sudamérica aparece evidente en las comparaciones por fechas, también el impacto de la actividad minera, así como las consecuencias de los desastres naturales ocurridos en la región por inundaciones, sequías, y del grave terremoto que asoló Haití en enero de 2010.

Trascendencia de este atlas regional

Esta trascendente publicación nos debe hacer reflexionar a todos los países de la región sobre la realidad y magnitud de los graves problemas ambientales que aquí se detectan y evidencian, y nos deben alertar sobre la urgencia que se requiere para enfrentar y resolver estos cambios para que no continúen degradando y contaminando nuestro medio ambiente.

En tal sentido, debería constituirse en una herramienta imprescindible como apoyo en la toma de acciones e implementación de políticas públicas nacionales y regionales para mejorar nuestra cruda realidad ambiental y lograr un desarrollo futuro más sostenible en nuestra región.