Estos premios toman su nombre del naturalista inglés del siglo XIX,Charles Darwin, cuya teoría asegura que todas las especies evolucionana con el tiempo mediante el proceso de la selección natural. Siguiendo este principio, la página web de la organización , explica los premios asegurando que estos fallecimientos “ayudan a mejorar la raza humana con la eliminación accidental de algunas personas”.

Los candidatos tienen que cumplir un requisito fundamental: las historias deben de ser verídicas y publicarse en medios prestigiosos. Son seleccionados de entre cientos de casos que son nominados por usuarios de todo el mundo a través de la citada página web.

Premios a posteriori

Existe una excepción respecto a la condición de que los premios deben entregarse post mortem. Si una persona no muere pero queda incapacitada para tener hijos podrá optar a un premio honorífico.

Los premios Darwin se entregan desde 1995, y su página de internet cuenta con un archivo de cientos de galardonados que, como los de este año, también murieron en situaciones, cuándo menos, curiosas.

Tanta proyección mediática ha conseguido este premio que ha motivado la publicación de varios libros y una película dirigida por Finn Taylor en 2006 titulada "Darwin Awards: muertes de risa".

El ganador de la edición anterior fue el actor David Carradine, quien dejó de existir después de auto asfixiarse realizando una práctica sexual.

Los ganadores de la presente edición

En lo alto del podio han sido elegidos dos ladrones belgas que pretendían volar con dinamita las puertas de un banco de la ciudad de Dinant para hacerse con un gran botín. Un mal cálculo del explosivo provocó la destrucción de todo el edificio y la muerte de los ladrones que quedaron sepultados. Nadie más murió en el accidente.

Otros candidatos

Aunque no consiguió ganar finalmente, el favorito de los internautas es un hombre que estando sólo en un convoy del metro de Berlín decidió romper una ventana de una patada. Sin embargo, tan peregrina idea acabó con su vida ya que terminó expulsado fuera del vagón debido a la velocidad.

Otro candidato fue un inglés que pereció bajo los escombros de un cobertizo que intentaba destruir a mazazos. También contó con posibilidades de alzarse con el premio a título póstumo un ciudadano ruso que murió tras un maratón sexual de doce horas con dos mujeres a base de Viagra.

Tampoco se queda atrás un ladrón de 23 años que entró a robar a una tienda junto a un compañero. Para cubrir su rostro utilizó un spray de pintura dorada altamente tóxica. Pocas horas después, moría a causa de una intoxicación.

Y atención a este joven estudiante ucraniano de química. Tenía la costumbre de dejar sus chicles en botes de ácido cítrico, al parecer, para darle un sabor más penetrante. Sin embargo, mezcló por error la goma de mascar con una sustancia explosiva y al masticar hizo ¡boum!.

Tampoco tiene desperdicio la historia de un estadounidense de Florida que después de tomarse más de una cerveza, salió de un bar con sus amigos. Se encontraron un gran atasco en la autopista. El fallecido bajó de su vehículo y procedió a saltar un muro lateral con la intención de encontrar un lugar privado donde hacer sus necesidades. Veinte metros hacia abajo encontró su muerte ya que no se percató de que transitaba por un puente.

Otra finalista ha sido una mujer, la primera que llega a tan luctuoso ranking. La fallecida, a pesar de una fuerte inundación que sufría la ciudad de Greensboro, Carolina del Norte, decidió conducir su ciclomotor hasta un comercio. Tras tomar una cerveza y llamar a su madre para asegurarle que no había problema con el agua, la mujer, de 50 años, emprendió el camino hacia su casa, a pesar de que muchos coches se encontraban parados en las carreteras debido a las lluvias torrenciales.

Al transitar de regreso a casa, la señora ignoró una barricada establecida por la policía y cayó dentro de un arroyo. Un oficial logró rescatarla con una cuerda, e inmediatamente se dirigió a su patrulla para pedir asistencia médica para la mujer. Sin embargo, cuando el oficial regresó comprobó que ésta se había metido al arroyo de nuevo. El oficial no logró salvarla por segunda vez.

Cuándo le preguntaron a la madre de la víctima el por qué de la actitud de su hija, respondió: "Se ha vuelto a meter al río para rescatar su ciclomotor. Ella adoraba esa cosa".

Otros premios llenos de humor negro

  • Premio a las zapatillas de deporte más apestosas. Se celebra en EEUU desde 1975. Originalmente fue creado para apoyar las ventas de una tienda de artículos deportivos y posteriormente se transformó en un evento nacional. Los concursantes llevan ante un jurado sus zapatos viejos y mal olientes. El galardón, además de un trofeo, es una recompensa de 2500 dólares.
  • Galardón a la peor escena literaria de sexo. A partir del año de 1993 se da este premio por parte de la Literary Review inglesa. Los ganadores son aquellos escritores que hacen descripciones imprecisas o poco eróticas de orgasmos o relaciones sexuales.
  • The Foot In Mouth Award Se celebra de forma anual por la firma británica Plain English Campaign. Se otorgan a la figura pública con la frase más incoherente. Algunos de los que han sido premiados son el actor Richard Gere, la top model Naomi Campbell y el ex presidente de EEUU George Bush.
  • Golden Raspberry o Frambuesa de Oro Fueron creados por el crítico y escritor de cine John Wilson, en 1980, como irónico contrapunto a los Oscar de Hollywood. Este premio reconoce a los peores actores, actrices, guionistas, directores y películas de la industria cinematográfica estadounidense. En 2009 la ganadora absoluta fue la millonaria heredera hotelera Paris Hilton.
Las distinciones son para morirse de risa, aunque nunca se sabrá que pensarían los ganadores.