En el cierre de la 36º fecha de la Premier League 2011/12, el Manchester City recibirá al Manchester United en el encuentro más importante de la temporada y en el que ambos equipos se juegan gran parte de las posibilidades de ganar el título.

A partir de las 21:00 hora local (16:00 en Argentina), el Etihad Stadium será el escenario de un choque fantástico.

La Premier está en juego

Parecía que la Premier League estaba definida. Tras la derrota ante el Arsenal cuatro jornada atrás, el Manchester City quedaba a ocho puntos de un Manchester United que había logrado una arremetida fantástica ganando 11 de los últimos 12 encuentros. Mancini ya daba por perdido el título y prácticamente todos pensaban igual. Pero la definición de la liga más pareja y apasionante de Europa tenía reservado un final muy diferente. Los diablos rojos cayeron sorpresivamente ante el Wigan y luego empataron 4-4 con el Everton un partido increíble que ya tenían liquidado. La diferencia pasó de ocho a tres unidades y la Premier, en un abrir y cerrar de ojos, pasó de estar sentenciada a estar más abierta que nunca.

El Manchester City tiene una diferencia de gol superior a la de su rival, +60 contra +54, por lo que con una victoria no sólo igualaría al United en puntos sino que lo superaría y faltando tan solo dos jornadas, quedaría a un paso de lograr el título, algo que no consigue desde la temporada 1967/68.

Así y todo, Mancini sigue insistiendo con el favoritismo de su rival: "Pienso que si ganamos este juego, ellos son favoritos. Ellos tienen más oportunidad que nosotros porque jugamos el derbi el lunes y después nos toca jugar contra Newcastle. Ese será un juego muy duro y después QPR. United jugará contra Swansea y Sunderland. Pienso que para ellos serán dos juegos fáciles". Más allá de las palabras del entrenador, que parecen más un intento de quitarle presión a sus jugadores, una victoria en el clásico sería un golpe anímico brutal que debería permitirle al City resolver sin problemas los choques ante el Newcastle y el QPR, dos conjuntos respetables pero que no están a la altura del Manchester (las urracas viene de caer 4-0 ante Wigan y QPR esta 17º en la tabla).

Mancini no tiene ningún lesionado y contará con todos sus jugadores para el trascendental partido, incluyendo a Mario Balotelli, que cumplió la fecha de suspensión y podría ser incluido entre los 11 titulares, lo cual sería raro, ya que el equipo viene funcionando muy bien sin el problemático delantero. "Tengo tiempo para decidir si jugará o no", comentó el técnico al respecto.

Por el lado del Manchester United, Alex Ferguson tiene algunas dudas con respecto al equipo. Phil Jones y Chris Smalling están disponibles para reemplazar al zaguero Rafael. Jonny Evans está en duda, mientras que Giggs, Cleverley o Park podrían ingresar en el medio. "Es un partido importante. Pienso que decidirá el título. Estamos en mejor posición que Manchester City. Ellos tienen que ganar, mientras nosotros podemos empatar o ganar. Trataremos de ganar", aseguró el entrenador de los diablos rojos. De todos modos, Ferguson también cree que el rival puede llevarse el título: "Creo que el City puede ganarlo. Sí, lo creo, a falta de dos partidos, tienen una gran oportunidad".

El Manchester United no sólo buscará la victoria para asegurarse el título y vengarse de lo que pasó en la primera ronda, sino también para, de alguna manera, legitimar el eventual trofeo venciendo a su principal contendiente, algo así como lo que logró el Real Madrid al derrotar al Barcelona hace dos semanas.

Por como llegan al partido y por el potencial que ambos tienen, es imposible aventurar a un favorito. Lo único seguro es que será un encuentro espectacular y que marcará de manera determinante el desenlace de la 20º edición de la Premier League.

El recuerdo del 6-1

El 23 de octubre del año pasado, por la primera ronda, el Manchester City ganó por 6-1 en el mismísimo Old Trafford, propinándole a Ferguson (según él mismo dijo) su peor derrota en 26 años al frente de la institución. En aquella oportunidad Balotelli y Dzeko hicieron dos goles cada uno, mientras que Agüero y Silva completaron un marcador que terminó siendo exagerado (los tres goles finales fueron en los últimos dos minutos) pero que significó un golpe terrible para el United, acostumbrado a vencer al clásico rival de la ciudad.

Antes de eso, el equipo de Ferguson se había impuesto en la Community Shield por 3-2. En el último choque entre ambos, en la tercera ronda de la FA Cup, también ganaron los diablos rojos, que se pusieron rápidamente 3-0 arriba y terminaron sufriendo para ganar finalmente por 3-2.

En el Etihad Stadium, el United buscará revancha de aquella derrota humillante, mientras que el City intentará repetir el éxito para quedar a un paso del título.