Existen multitud de mitos, prejuicios y creencias en relación con todo lo relacionado con la salud de la mujer y su sexualidad. Algunos son fruto del propio desconocimiento de la mujer acerca de su anatomía, otros son como consecuencia de interpretaciones o explicaciones erróneas.

En este artículo se va a tratar de aclarar algunos de estos mitos.

¿El aparato genital femenino cambia con el tiempo?

El cambio más importante en la salud íntima de las mujeres es la retirada de la menstruación, aunque también se producen algunos cambios fisiológicos en el aparato reproductor femenino:

  • Los tejidos se debilitan. Con el paso de los años y si no se realiza algún tipo de ejercicio específico, pierden tono los músculos púbicos y la vagina pierde elasticidad y se acorta. Con la menopausia, es normal que el soporte del suelo pélvico se debilite, lo que ocasiona que la vejiga o el útero pueda "salirse" de su posición habitual, denominándose esto como prolapso vaginal o uterino.
  • Puede aparecer dolo o irritación. Las paredes vaginales también adelgazan y se secan como consecuencia del descenso de la producción de hormonas, por lo que es normal que la zona genital se irrite, llegando incluso a ser molestas o dolorosas las relaciones sexuales.

Una infección vaginal, ¿Solo ocurre al tener relaciones?

La mayor parte de mujeres a lo largo de su vida han sufrido una infección vaginal. Este problema afecta a todas las mujeres y en todas las edades con independencia de que sean o no activas sexualmente.

La infección puede ser provocada por múltiples factores. Puede ser como consecuencia de desequilibrios en la flora vaginal, reacciones alérgicas o problemas hormonales. La candidiasis, es una de las infecciones más comunes y está causada por un hongo y en muchos casos con independencia de la práctica de relaciones sexuales.

Esta infección puede estar causada por un consumo continuado de algunos antibióticos o incluso por el uso de ropa interior con tejidos sintéticos como la lycra o el nailon, que no absorben la humedad. Se debe usar ropa interior a ser posible de algodón, evitando ponerse (principalmente durante el verano) pantalones muy ajustados.

¿Desaparece el deseo sexual durante y tras la menopausia?

La menopausia no tiene por qué ser un factor importante en la pérdida de deseo sexual en las mujeres, ya que este problema por lo general está asociado a otros factores. Sí es cierto que la mayor debilidad de la musculatura pélvica, los cambios hormonales que se producen en la menopausia o determinada medicación pueden influir en la respuesta sexual, pero no tiene por qué desaparecer el deseo.

Lo que sí puede afectar es la mayor sequedad vaginal que se produce tras la menopausia. Pero este problema puede ser solucionado si se usan lubricantes específicos.

El cáncer de mama, ¿es una enfermedad hereditaria?

El doctor Doval, Jefe del Servicio de Ginecología del Complejo Hospitalario de Ourense dice:"de todos los cánceres que afectan a la mujer, sólo el 5% tienen un componente genético", lo que explica lo erróneo de la cuestión planteada.

No saltarse las revisiones. No se deben confiar, aunque no existan casos de cáncer de mama en la familia. Hay que reconocerse periódicamente. También se debe estar alerta ante la aparición de bultos en el pecho a cualquier edad, acudiendo al médico ante la más mínima sospecha.

¿Se deben usar jabones especiales para la zona íntima?

Es un error pensar que se debe limpiar la vagina e incluso su interior con jabones u otros productos, para conseguir una higiene adecuada. El uso de estos productos pueden ocasionar sequedad vaginal, alteraciones del PH, irritaciones e incluso infecciones.

Mejor lavar sólo con agua. La recomendación para la mayoría de los casos es no usar jabones u otros productos para la higiene de los genitales femeninos. Respecto al flujo vaginal (del cual se piensa a veces que es consecuencia de una mala higiene o infección) es el encargado de la limpieza natural de la zona. En cuanto al vello púbico, el consejo de los médicos es el de mantener un mínimo alrededor del clítoris y de la uretra, ya que protege de infecciones.

La incontinencia

Es un problema que afecta a más de 6 millones de personas. La mayor parte son mujeres a partir de los 50 años, aunque no faltan mujeres más jóvenes. En una mujer joven puede estar causada la incontinencia por una serie de factores como el número de partos, el esfuerzo físico en el trabajo o el sobrepeso.

Han mejorado mucho los avances en los tratamientos quirúrgicos para la incontinencia urinaria femenina. La cirugía actualmente alcanza el 85% de éxito. En mujeres jóvenes, la práctica de una serie de ejercicios tendentes a fortalecer la musculatura pélvica suele resolver el problema.