Una parafilia se refiere a la excitación sexual a través de fantasías, objetos, compañeros, elementos extraños, poco comunes, usados normalmente de manera compulsiva y que delimitan al individuo, quien sólo consigue la excitación a través de ellos.

A lo largo de la historia, los prejuicios y la falta de educación han hecho que se condenen ciertas tendencias sexuales y se las confunda con desviaciones nocivas. Hasta hace unos cuantos años, el hablar de sexo en público o la postura en que la mujer se sitúa encima del hombre eran considerados desviaciones, enfermedades mentales, parafilias.

Es importante distinguir cuándo una práctica sexual es reflejo de un problema interno, cuándo representa realmente una práctica nociva para la persona de una práctica sexual víctima de los prejuicios sociales.

¿Dónde está el límite?

Judd Marmor declaró lo siguiente " En nuestra cultura, un factor determinante entre lo sano y lo malsano en comportamiento sexual, lo constituye el hecho de si dicha conducta fue motivada por sentimientos de amor o si sólo fue un vehículo para la liberación de la ansiedad, hostilidad o culpa".

Asi mismo, los sociólogos y sexólogos han empezado a observar recientemente la variación sexual como un proceso sexual y no una enfermedad mental puesto que está comprobado que muchas de las variaciones sexuales son escapes a la tensión originada por los prejuicios sociales o incluso carecen de esta consecuencia y simplemente es un gusto diferente, como a quien le gustan las hormigas fritas.

Según estos estudios, se pueden considerar a las variaciones sexuales aceptables cuando no son nocivas para los participantes, se hace con el consentimiento de sus integrantes y fuera del alcance visual y auditivo de observadores casuales, por lo que solo podremos catalogar como parafilia a aquellas prácticas patológicas, es decir, que el individuo padezca dependencia hacia un comportamiento sexual determinado.

Estos mismos estudios diferencian tres tipos de variaciones

Hay que tener en cuenta que, como se ha visto hasta ahora, aunque se clasifiquen como variaciones, no significa que también sean parafilias. A continuación se mencionan las variaciones sexuales más comunes, clasificadas en tres tipos, según su cualidad, según la elección del compañero y según la intensidad.

En los métodos de funcionamiento y en la cualidad de los impulsos sexuales

  • Masoquismo: se define como la obtención de placer sexual al ser dañado físicamente y psicológicamente.
  • Sadismo: se refiere al placer sexual a casusa de generar daño físico y psíquico al compañero sexual.
  • Exhibicionismo: se define como la excitación sexual al exhibir los genitales.
  • Voyerismo: se refiere al placer sexual a través de la observación de personas desnudas.
  • Travestismo: se refiere a la obtención de placer sexual y/o emocional al vestirse con ropa del sexo opuesto.

En la elección de compañero u objeto sexual

  • Pedofilia: se refiere a la excitación sexual basada en las relaciones eróticas con niños.
  • Zoofilia: se refiere a la obtención del placer sexual con animales y, que en muchas ocasiones, esconde una incapacidad de relacionarse con individuos.
  • Necrofilia: se refiere a la excitación sexual basada en la observación de un muerto o mantener un coito con él. Suele esconder un trastorno emocional que puede explicarse como la necesidad irrefrenable de dominar.
  • Pornografía: obtener placer sexual con material gráfico destinado explícitamente a la excitación sexual.
  • Gerontosexualidad: se refiere a la excitación sexual de un/a joven basada en relaciones con adultos. Suele ser reflejo de inestabilidad familiar por lo que el adulto sustituye a la figura del progenitor.
  • Incesto: se refiere a las relaciones sexuales entre personas emparentadas.

En el grado y potencia de apetito sexual

  • Ninfomanía: se refiere a un impulso sexual incontrolable y voraz de una mujer.
  • Satiriasis: se refiere a un apetito sexual desmesurado por parte de un hombre.
  • Promiscuidad: se refiere a numerosas relaciones sexuales con gran variedad de personas de manera casual.
Las variaciones sexuales sólo significan eso, otro tipo de prácticas sexuales, menos comunes pero no por ello nocivas. Para considerar dañina a una práctica sexual debemos preguntarnos si dependemos de esa práctica, si puede esconder algún problema interno o emocional haciendo de la práctica sexual una vía de escape y, por supuesto, si con esa práctica sexual dañamos o faltamos al respeto a alguien.