Hay vida más allá del fútbol, el pádel o el baloncesto. Cuando llega el periodo vacacional estos son los deportes más habituales que se practican y es que en los hoteles y centros vacacionales no faltan las pistas y las canchas que lo posibilitan. Pero si lo que se pretende es tener unas vacaciones diferentes, descargar adrenalina y estar en contacto con la naturaleza existen otro tipo de deportes que lo permiten. Con poco que se investigue se descubren actividades alternativas donde la emoción está asegurada, se trata de un turismo activo que de hecho ya se potencia en la mayoría de establecimientos hoteleros de cualquier región.

Por qué atraen los deportes de aventura

El miedo a lo desconocido tiene un punto de atractivo que hace que muchos se lancen a probar algo nuevo. La emoción, el riesgo que supone ir más allá, es inherente al ser humano y es lo que le hace avanzar. Los deportes de aventura no son más que una consecuencia de esta forma de ser de los humanos, el deporte sirve para medir la destreza física, la fuerza y es por ello que evoluciona buscando nuevas metas y desafíos.

Dentro de este tipo de deportes podemos encontrar todo tipo de actividades, por tierra mar y aire, utilizando solo nuestro cuerpo o con ayuda externa, de mayor y menor riesgo. Cuando se toma la decisión de aventurarse con alguno de estos deportes hay que pensar bien en estos factores, decidir hasta donde se quiere llegar.

Recomendaciones a la hora de practicar deportes de riesgo

Lo fundamental es conocer los límites personales y elegir un deporte de acuerdo con nuestra forma física y preparación, no todo el mundo está preparado para hacer puenting o soporta bucear. Si aún así se toma la decisión es básico contar con la ayuda de un profesional y realizar el entrenamiento adecuado, además de comprobar si no supone riesgo alguno para la salud. Otro aspecto necesario es la equipación, cada deporte requiere de unos elementos de seguridad que se deben respetar, la improvisación en este tipo de actividades puede traer fatales consecuencias. Por último, se debe planificar adecuadamente la actividad teniendo en cuenta factores como el clima o los posibles permisos que se necesiten.

Tipos de deportes de aventura

Existen multitud de deportes de aventura, aquellos no familiarizados con el tema podría citar algunos como el puenting, el rafting, la escalada o el kayac, pero la necesidad de superación que caracteriza a la especie humana hace que surjan nuevas actividades fruto de la evolución de las ya conocidas. El avance de las nuevas tecnologías, con nuevos materiales y sistemas mecánicos, también favorece esta evolución.

Algunos de los deportes de aventura más practicados y que más fácilmente se ofertan en los centros de ocio serían los que siguen.

  • Rafting: Se trata del descenso de ríos en una embarcación que puede ser una balsa una canoa o un kayak. Es una actividad que se puede practicar desde temprana edad, siempre con el equipo adecuado y con un guía en caso de no tener experiencia.
  • Barranquismo: Este deporte consiste en ir superando los cambios que se pueden encontrar en los cañones o barrancos de un río, bien sea escalando, nadando o simplemente caminando.
  • Trekking: También llamado senderismo, es un deporte apto para todas las edades ya que se trata de caminar por caminos homologados, en permanente contacto con la naturaleza.
  • Buceo: Es una modalidad deportiva en la que el deportista se sumerge en el mar, puede ser libre, donde simplemente se mantiene la respiración, o autónomo, en el que se cuenta con la ayuda de oxígeno. Para este último tipo es necesaria una preparación previa.
Por otro lado existen otro tipo de deportes que no son tan fáciles de localizar y que asumen un mayor riesgo que los hasta ahora vistos, también hay que tener muy en cuenta el medio en el que se desarrollan.

  • Sandboard: Este deporte es familia de otro, el snowboard. En este caso en lugar de deslizarse con la ayuda de una tabla por la nieve, la gracia está en deslizarse por la arena. Se practica en dunas o montañas de arena, por ello también está entroncado con el surf. Y es que se dice que se originó en Brasil, por unos surfistas que no se resistieron a quedarse quietos cuando no había olas.
  • Bungee jumping: Despierta las mismas dosis de adrenalina que el puenting, solo que en este caso en lugar de lanzarse al vacío desde un puente y balancearse al final, el bunge jumping se realiza con una cuerda elástica produciendo varios rebotes una vez se cae al vacío. Es un deporte catalogado de alto riesgo aunque por otro lado, dados sus niveles de seguridad, cuenta con muy pocos accidentes.
  • Street luge: Otro 'deporte' derivado del skate board, en esta ocasión se trata de estar tumbado boca arriba sobre una tabla y dejarse arrastrar a velocidades que rondan los 95 kilómetros por hora.
  • Espeleobuceo: Modalidad que combina la espeleología y el buceo, explorando cavidades subacuáticas. Grutas, cavernas o cuevas son susceptibles de ser descubiertos por los amantes de esta modalidad.
En definitiva son múltiples las opciones para aquellos que busquen algo diferente estas vacaciones, Internet ofrece todos los datos para elegir la actividad en nuestra zona de ocio, solo hay que tomar la decisión y lanzarse a ello.