Hacia fines de la década de los 90, cuando las bandas clásicas del Power Metal (Helloween, Stratovarius) comenzaban a entrar en una etapa de mediocridad compositiva creciente, un nuevo grupo de bandas apareció para refrescar la escena (Sonata Arctica, Rhapsody of Fire, Nigthwish). De entre ellas, Hammerfall siempre fue la que menos se alejó de los postulados básicos del Power Metal, manteniendo ese sonido patentado a fines de los 80. Así, se convirtió en la nueva referencia del Power Metal más heterodoxo (cercano al Heavy) junto a Blind Guardian, la única de las bandas legendarias que siempre se mantuvo en buena forma. Infected, este nuevo trabajo de los oriundos de Gotemburgo, es un paso más en esa dirección, aunque presenta algunas novedades.

Sale Héctor y entran los zombis

Lo primero que llama la atención al ver Infected es el arte de tapa. Después de siete discos con el caballero Héctor, la mascota de la banda, y su martillo ilustrando las portadas, esta vez lo que se ve es una mano (infectada) y una ciudad de fondo.

El disco arranca (a modo de intro) con una voz que anuncia una falla de seguridad y una infección y demás sonidos que remiten a un laboratorio de investigación en el que ha ocurrido un accidente (incluso se escucha una respiración "bestial"). Recuerda al argumento de la reciente y aclamada novela de Justin Cronin, El pasaje. La letra de ese primer tema continúa en esa línea.

"One More Time", primer single del álbum, cuenta con un simpático videoclip en el cual una horda de zombies invade el estudio en donde la banda está grabando, tras lo cual vemos a los músicos correr para salvar sus vidas. Hay algunos momentos realmente divertidos.

Pero hay que aclarar que más allá de esto Infected no es un disco conceptual sobre zombies. Más bien es una especie de cambio en lo estético, alejándose de los típicos tópicos fantasiosos del género.

En lo estrictamente musical, Infected parece ser la prueba definitiva de que Hammerfall jamás podrá volver al nivel de inspiración que tuvo en sus primeros años y que llegó a su pico en Chapter V: Unbent, Unbowed, Unbroken (2005). Por sobre el bajón que significó Threshold (2006) pero un paso abajo del anterior No Sacrifice, No Victory (2009), Infected se mueve en los mismos terrenos que la banda recorre desde hace años, pero ahora el nivel compositivo no levanta.

Salvo cuando algún buen riff se apropia del tema como en "Patient Zero" o "Immortalized", el nivel es más bien chato. Casi no podemos encontrar uno de esos estribillos coreables tan clásicos del Power Metal. La mayoría de las canciones respetan la estructura tradicional, con apenas algún sintetizador o alguna orquestación aquí y allá. Sólo la balada "Send Me a Sign" ofrece un cambio de aire con la guitarra acústica haciéndose cargo y Joacim Cans luciéndose en un épico estribillo.

Para este nuevo trabajo la banda eligió nuevo productor: James Michael, que trabajo con Papa Roach y Mötley Crüe entre otros.

La única novedad estrictamente musical se encuentra en "Dia de los Muertos", en donde Cans canta unas líneas del estribillo en castellano con un acento que aún requiere algo de trabajo y que será interesante escuchar en vivo. El disco cierra con "Redemption" y Cans con un extraño registro vocal que recuerda a Tobias Sammet (Edguy, Avantasia).

Lista de temas

  • 01-"Patient Zero": 6:01
  • 02-"Bang Your Head": 3:47
  • 03-"One More Time": 4:07
  • 04-"The Outlaw": 4:10
  • 05-"Send Me a Sign": 4:00
  • 06-"Dia De Los Muertos" 5:07
  • 07-"I Refuse": 4:32
  • 08-"666 - The Enemy Within": 4:28
  • 09-"Immortalized": 3:59
  • 10-"Let's Get It On": 4:05
  • 11-"Redemption": 7:02
La conclusión podría ser la siguiente: un disco más de Hammerfall. El fanático seguramente lo disfrutará, pero quien aspire a algo más deberá buscar en otro lado. ¿Por qué no en la gran escena underground que hoy ofrece le Power Metal?