Aunque en un principio fueron llamadas "drogas inteligentes", la pretenciosidad de este término lo ha desplazado a favor de otro más técnico o científico en auge: "nootrópicos". Dentro de los nootrópicos se agrupan todas aquellas sustancias que, de diversas maneras, aumentan o mejoran las funciones y capacidades de nuestro cerebro.

Estas capacidades incluyen la concentración, el estado de alerta, la capacidad de planificación o resolución de problemas lógicos, la memoria o la energía disponible para los procesos cerebrales. Muchos pueden tener también un efecto anti-oxidante y servir para disminuir la presencia de radicales libres en nuestro organismo, otros pueden mantener (o crear) nuevas conexiones neuronales. El estado de conservación y el número de estas conexiones son lo que determinará las capacidades de nuestro cerebro para trabajar.

En nuestros días el uso de drogas preparadas farmacéuticamente, con prescripción o no, como suplementos nootrópicos está muy extendido. Usados también como tratamientos contra el Alzheimer o el Parkinson, estos productos se pueden usar por separado o a través de preparados que mejoran sus efectos.

Pero la medicina o los puzles no es el único método para mantener nuestro cerebro despierto y activo, por lo que esos mismos nootrópicos pueden encontrarse de forma natural en muchos productos de consumo.

Propiedades potenciadoras del té

Podemos valernos de la infusión de diversos tipos de té para mejorar nuestras capacidades cerebrales. El té contiene, aparte de sus numerosos minerales y sales, dos compuestos clave: la teofilina y la teanina.

La teofilina es un alcaloide que ayuda a la dilatación de vasos periféricos (mayor riego cerebral), broncodilatación (útil para problemas respiratorios) y estimula la región cortical del cerebro.

La teanina es un aminoácido que aumenta los niveles de serotonina y dopamina, reduciendo la ansiedad, bajando la tensión y promoviendo la producción de ondas alfa en el cerebro (mayor estado de alerta).

Adicionalmente el té puede azucararse con inositol, una vitamina B que reduce los efectos de la ansiedad y que nuestro cuerpo puede producir con la ingesta de ciertos vegetales y cereales.

Propiedades potenciadoras de algunas especies vegetales

  • Bacopa monniera (brahmi) es una planta presente en la tradición médica india y potenciadora de la memoria y la capacidad de aprendizaje, además de tener efectos anti-oxidantes se usa en bajas dosis para tratar la epilepsia.
  • Butea monosperma es un árbol típico del sudeste asiático, de efectos anti-estrés y leves propiedades nootrópicas descritas.
  • Ginko biloba (ginko), árbol originario de China y muy común en su medicina tradicional, es un vasodilatador de capilares cerebrales, por lo que aumenta su irrigación, aporta de oxígeno y disponibilidad de azúcar. Protege además contra la acción de radicales libres.
  • Rosmarinus officinalis (romero), un arbusto bien conocido por nosotros, ha demostrado también efectos anti-oxidantes y se le suele atribuir una mejora de la memoria.
  • Vinca minor (vinca, violeta de asno) es una planta que podemos encontrar en el sur de Europa y de la que se obtiene el alcaloide vincamina, un oxigenador cerebral que facilita la irrigación al cerebro sin causar hipertensión.
  • Whitania somnifera (ginseng indio), conocida también como ashwagandha (del sánscrito, "aroma de caballo") es una planta de efectos sedantes que se ha usado también como potenciador del rendimiento físico y mental y anti-oxidante.

Propiedades potenciadores de la carne

Algunos nootrópicos pueden encontrarse también en los productos animales. La ingestión de productos proteicos de bajo contenido graso (carne de pollo, pavo...) muestra efectos elevadores de la concentración de serotonina, con efectos reductores de la ansiedad y la depresión.

Diversos nutrientes (colina), aminoácidos (fenilalanina) y productos potenciadores del rendimiento cerebral (carnitina) se encuentran principal en algunas carnes rojas y en el hígado de animales como la ternera.

Es conocido también como ciertos aceites de pescado azul (salmón, atún) pueden tener un efecto anti-depresivo o contribuir a un aumento del rendimiento cerebral debido a la presencia de ácidos grasos omega-3.

Consideraciones de los potenciadores cerebrales

El término "natural" no debe llevar a equívocos. Ya que los efectos de los nootrópicos se dan esencialmente a nivel de disponibilidad de transmisores, irrigación sanguínea y disponibilidad de energía, es conveniente ser responsable con las dosis a tomar para prevenir problemas cardíacos (hipertensión), reacciones tóxicas (por exceso de nutrientes, radicales libres o desequilibrio de cascadas metabólicas) y disfunciones cerebrales (por desequilibrio de neurotransmisores).