Las postales navideñas hechas a mano son una de las maneras más originales y económicas de felicitar las fiestas a los seres queridos. No hacen falta grandes habilidades para conseguir resultados satisfactorios. Con pocos medios y algo de paciencia se pueden crear unos "christmas" que sorprenderán a quién los reciba y darán un toque personal a los regalos de estas navidades.

Material necesario

  • Cartulinas de colores
  • Cartulina verde
  • Purpurina de colores
  • Tijeras y cutter
  • Una regla larga
  • Cola líquida y de barra
  • Retales de tela, papel, fieltro, cuentas o cualquier cosa que sirva para decorar

Elaboración

En primer lugar se debe elegir el color de fondo, hay que recordar que sobre ésta se va a situar un árbol de Navidad, que, seguramente, será verde oscuro, por lo tanto, es mejor buscar un color más claro que contraste: amarillo, rojo, rosa o violeta. El blanco quedará algo soso, por lo tanto es mejor evitarlo.

Una vez elegido el color se recorta la cartulina del tamaño que tendrá la postal. La mejor manera de saber qué medidas utilizar es medir el sobre en el que la vamos a insertar, si es que se va a enviar por correo y recortar la cartulina con el doble de altura que el sobre (hay que recordar que la postal se abrirá y cerrará, por lo cual tiene que tener una anchura suficiente para ser doblada) y la misma anchura.

Cómo dar profundidad a la imagen

Una vez recortada la cartulina se dobla por la mitad de la parte más larga para conseguir el efecto de postal. Se recorta un trozo de cartulina de otro color del tamaño de la mitad de la portada para simular el efecto del suelo. Esto dará mayor profundidad a la imagen. Si se dispone de cartón arrugado (de venta en papelerías), este material permite un juego de texturas más interesante, pero la cartulina servirá igualmente.

Ya sólo falta el árbol. Primero hay que recortar una forma de tiesto, en un color que contraste con el suelo. Y finalmente el árbol de Navidad. La forma es sencilla, no es más que un cono con puntas que salen a lo largo de sus paredes. En principio, no tiene que ser difícil de dibujar, pero para ahorrar trabajo es mejor hacer varias pruebas sobre un papel, recortar la que mejor haya quedado y utilizarla como plantilla para dibujar todos los árboles necesarios sobre la cartulina verde.

Conviene recordar la necesidad de mantener las proporciones entre el árbol, el tiesto y la postal. A la hora de pegar el árbol, si se superpone un poco al tiesto se evitará tener que poner un tronco y dará un aspecto de árbol más frondoso.

Para decorarlo

Todo árbol de Navidad está lleno de figuritas y de espumillón, así que el de la postal no puede ser menos. Hay multitud de opciones para decorarlo:

  • Tiras de purpurina para simular el espumillón: se hacen unas tiras de cola líquida por donde deba pasar el espumillón y a continuación se espolvorea la purpurina del color deseado por encima. Se deja secar varias horas y se retira la purpurina sobrante. También hay tubos de cola que se venden con la purpurina en el interior, así no hace falta retirar el sobrante y se pueden hacer las líneas directamente.
  • En los "packs" de purpurina y adornos, muchas veces también se encuentran estrellitas plateadas y doradas, corazones, copos de nieve… que se pueden utilizar para decorar los árboles.
  • Las cuentas de bisutería también pueden ser un buen material para decorar. Pero hay que tener cuidado para que queden bien pegadas.
  • Una estrella dorada más grande puede servir para ponerla en la cima del árbol a modo de estrella de Belén. También se venden en tarritos como la purpurina.
  • Los recortes de cartulinas de colores son una opción perfecta si no se tienen otros elementos. Se pueden recortar círculos a modo de bolas, estrellas, corazones… Pero un toque de purpurina alrededor de las bolas o en el interior les darán un aspecto mucho más vivo y ayudará a disimular si el círculo ha quedado mal recortado.
  • El fieltro también es un material ideal para los adornos, se pueden recortar las mismas figuritas que en cartulina, pero no necesitarán purpurina. Incluso el árbol podría ser de fieltro.

Con los mejores deseos

Una vez hechos los árboles y decorados sólo faltará escribir sus mejores deseos en el interior de la postal para entregarla a los seres queridos. Con un bolígrafo brillante se puede escribir “Feliz Navidad” en la portada para darle un toque aún más navideño.

Este año la crisis ya no es excusa para no felicitar a los seres queridos. Con estas sencillas postales se puede sorprender a los allegados con muy poco dinero y algo de paciencia. Los regalos hechos a mano aunque sean los más baratos son también los más valorados porque están hechos con todo el amor del mundo.