Internet es una plataforma perfecta para ampliar las relaciones sociales. Existen multitud de redes sociales que, como Facebook, Twitter y otras muchas, permiten mantener la relación de amistad entre personas. En alguna ocasión, más de uno ha encontrado un amigo del colegio, compañeros de anteriores trabajo o incluso un antiguo novio.

A partir de ahí, las plataformas de este tipo sirven de encuentro virtual entre amigos. De hecho, este es el denominador común de estas plataformas, fomentar relaciones sociales entre amigos.

Internet como plataforma de encuentros entre personas

Si se quiere dar un paso más allá en una relación utilizando los medios que Internet pone a disposición del usuario, existen otro tipo de plataformas: los portales de encuentros casuales en Internet o las agencias de contactos. Estas últimas no son nuevas. En su momento, se aplicaba la denominación agencias matrimoniales y su fin social era poner en contacto a gente que estuviera disponible en sus archivos, con el final de concertar una cita y tratar de formalizar una relación estable.

La versión actualizada de este tipo de agencias está proliferando en la Red y prácticamente han estado presentes desde el principio de las actividades comercial en Internet. Y como no podía ser de otra manera, detrás de una actividad comercial con una finalidad social se encuentra una empresa.

No obstante, a pesar de ese halo romántico con el que se publicitan estas empresas, existen riesgos inherentes al hecho de citarse con un extraño, por muchas horas que se haya estado chateando. Cuando ambos usuarios deciden dejar de chatear y pasar a conocerse en persona, la empresa no es ni responsable de los actos de estas personas ni intermediaria entre ellas.

Un caso de agresión sexual en California

Una de las agencias más extensas del mundo por número de usuarios es Match.com. Esta empresa acaba de anunciar la puesta en práctica de un método de comprobación de usuarios. El método, según indica la empresa IAC/Interactivecorp, propietaria del sitio web, contrastará los perfiles de sus usuarios en el fichero nacional norteamericano de delincuentes sexuales.

Aparentemente, parece una medida de protección a sus usuarios-clientes, pero en realidad la empresa propietaria de Match.com ha activado la alerta solo tras haber sido obligada por los términos de una demanda. La demanda especifica que no podrán admitir más usuarios mientras no se aplique algún medio de control de los mismos.

La demanda partía de una denuncia interpuesta por una usuaria, que utilizaba el nombre de Jane Doe, directiva de Hollywood. Jane, tras darse de alta como usuaria, recibió diversas propuestas de citas entre las que aceptó la de Alan Paul Wurtzel. En la demanda no se especifica si hubo más de un encuentro, pero según alega Jane, sufrió una agresión sexual que acabó en violación. Posteriormente, se pudo comprobar que Wurtzel había sido condenado en media docena de ocasiones por otros casos de agresión sexual.

El control de los usuarios en las páginas de citas por Internet

En realidad, prácticamente los controles sobre los usuarios de este tipo de servicios son inexistentes. Basta con rellenar un formulario con datos para llegar a ser usuario y poder optar a contactar con otros usuarios. Según indicaba Mandy Ginsberg, presidenta de Match.com, la empresa llevaba años barajando la posibilidad de incorporar algún tipo de filtro a los nuevos usuarios, pero la fiabilidad de su comprobación era muy escasa. No obstante, los servicios ofrecidos son de pago, por lo que cualquier usuario en estado activo ha de dar los datos de su tarjeta de crédito para iniciar cualquier proceso de afinidad de perfiles.

Ahora, después de que el Tribunal Superior del Condado de los Ángeles, California, haya obligado la adopción de esta medida, parece que la empresa ha encontrado la fórmula adecuada para mejorar su tecnología y el contenido de sus bases de datos para, según la presidenta Grinsberg, “… conseguir un grado suficiente de exactitud para poner en marcha con esta iniciativa, a pesar de su imperfección continuada”.

Otros problemas relacionados con los servicios de las agencias de citas

No es la primera vez que este tipo de sitios dedicados al contacto entre usuarios ha tenido comentarios negativos. En ocasiones, algún usuario masculino ha publicado en Internet acerca de la agencia Meetic, que tras pagar durante unos meses solo han encontrado chicas que alargan el proceso de chat, sin llegar a concertar una sola cita. Esto puede ser posiblemente mala suerte o no tener suficientes dotes para la seducción.

No obstante, no es la primera vez que se publica en Internet, que alguna de estas empresas manda falsos emails románticos para renovar suscripciones, contratan personal para mantener conversaciones on-line o envían a personal de la empresa a falsas citas como actividad de marketing. Estas prácticas, a juicio de analistas sociales, ha sido un factor más en la desaceleración del uso de estos portales como plataformas de contacto entre personas.

A través de comentarios y artículos también se pueden leer otros testimonios diferentes procedentes de personas satisfechas con el resultado obtenido después de haber conocido gente interesante con la que tener alguna cita o incluso algún encuentro sexual. Según publicitan las propias empresas, algunas de las parejas de usuarios llevan ya varios años casados o conviviendo juntos.