Muchos misterios rodean la cultura del rock and roll. Las portadas de sus discos no son la excepción. Cargadas de imágenes y símbolos que interpretan la visión de mundo del momento, este elemento gráfico fue mucho más que una representación pictórica publicitaria.

Acetatos con portadas irreverentes despertaron la mirada social

Controvertidas, atrevidas y otras innovadoras, algunas portadas fueron censuradas en su momento; elaboradas con un sugestivo sentido sexual y crítico, representaban la rebeldía rockera de las nuevas generaciones.

Sociedades con una cultural, tradicionalmente establecida como la inglesa, vieron en portadas como Roxy Music, de los Rolling Ston, un mal ejemplo para la sociedad; al ver dos modelos portuguesas de miradas coquetas y atrayentes posar en ropa interior semidesnudas.

Los Beatles publicaron en 1966 una portada impactante en su disco Yesterday and today. Este disco mostraba a los legendarios músicos, vestidos con delantales blancos, cubiertos de muñecas decapitadas y pedazos de carne. Según se dice este álbum fue remplazado por una cubierta blanca pegada encima de la original.

Para tratar este tema de una forma amena con el público bogotano, El centro cultural Gabriel García Marquez de Bogotá ha invitado a un coleccionista qué valora mucho más las portadas de los acetatos que la de los Cds.

Se trata de Eduardo Arias, escritor, junto a Kart Troller de "La guía del buen estudiante vago" y que además ha trabajado en muchas publicaciones Nacionales como Cambio, el Tiempo, Cromos entre otros. Es un crítico de la política y siempre ha aderezado sus comentarios con un humor agudo y mordaz. En la actualidad es el Editor Cultural de Semana.

Eduardo Arias, invitado al conversatorio “Las portadas del Rock” de la agenda cultural del Bogotá nos dice:

¿Cuál fue el Objetivo de esta charla?

Rendirle homenaje a las portadas de los LPs, en particular algunas de aquellas de rock en las que se vio un esfuerzo por parte de sus realizadores por ir más allá de poner una foto de los músicos, de recrear las atmósferas que sugiere la música de las distintas bandas.

¿Qué pudo encontrar el público amante del rock en este conversatorio?

A manera de historia completa, no mucho, ya que son tantas las portadas que existen, tantas las que merecen destacarse por una u otra razón, que la charla no fue más que un abrebocas, de por sí bastante arbitrario y subjetivo, pues necesariamente quedan en evidencia los gustos y las nostalgias particulares del presentador. Es tarea de quienes estén interesados en el tema seguir explorando y seguramente encontrarán ejemplos muchos mejores que los míos.

¿Qué importancia tiene este elemento en la historia del rock?

Es fundamental, muchos grupos lograron hacer de las portadas de sus álbumes verdaderos objetos de culto. Son el equivalente a lo que son las pinturas o las esculturas para el arte de determinada época o nación. El ilustrador Roger Dean es al rock progresivo lo que Miguel Angel al Barroco.

¿Por qué sobre las portadas de Rock?

Fue la propuesta que me hizo Jacobo Celnick, director de la programación cultural del Centro Gabriel García Márquez, y la acepté gustoso puesto que yo jamás salí de mi colección de acetatos, que considero mucho más valiosa que la de CDs. Digamos que estoy más familiarizado con las portadas de rock, música clásica y algo de jazz que otros géneros. Y, que yo sepa, es casi que patrimonio exclusivo del rock dedicarle tanto empeño a las portadas. De pronto en la parte gráfica hay grandes ejemplos en otros géneros. Pero el despliegue de afiches, postales, troqueles y demás, hasta donde yo sé, es casi que exclusivo del rock.

¿Cuáles portadas son las más destacadas en la historia del Rock y por qué?

Esa respuesta amerita un libro. Digamos que las dos más emblemáticas son el Sgt.Pepper de los Beatles y Dark Side of the Moon, de Pink Floyd. También se destacan por el impacto que causaron la de Nirvana del bebé en la piscina, Abbey Road (también de los Beatles).

¿Cuál es el criterio de tener en cuenta estas portadas, por su aceptación o censura?

Aunque traje a colación algunas pocas que fueron censuradas (Electric Ladyland, de Jimi Hendrix; Beggar's banquet y Some girls, de los Rolling Stones, Country life, de Roxy Music), el grueso de la charla se centró en las que a mí más me llaman la atención de las que conozco. Eso sí, agregué una que otra que he visto en antologías o que tienen algún significado especial.

¿Las portadas definieron la popularidad de los grupos?

No creo. Mucho más lo hicieron los videos a partir de los años 80, con la aparición de MTV. Los coleccionistas de discos no son la gran mayoría. Las masas se han movido mucho más alrededor de la radio, la TV y ahora internet.

¿Definieron las ventas?

No sé que tanto, supongo que en algunos casos concretos sí ayudaron un poco. De hecho, mucha gente compra nuevas ediciones de CDs de discos que ya tiene porque aparecen en una nueva presentación. Eso no ocurría casi en la era de los LPs, aunque los muy gomosos han buscado y siguen buscando portadas que aparecieron en un sólo país (suele suceder mucho con los Beatles), o portadas que fueron censuradas.

¿Qué corrientes artísticas se vieron en la construcción del diseño de dichas portadas?

Yo diría que todas, o casi todas, salvo las instalaciones y los performances. Hay parodias o recreaciones del arte universal de todos los tiempos, del arte de distintas regiones del mundo, fotografía, diseño gráfico...