Fumar tabaco tiene compensaciones importantes para todos los consumidores. El tabaco produce, sobre todo a través de la nicotina inhalada, estimulación de la adrenalina, lo que influye en la forma en que se procesan los alimentos, presión sanguínea y estimula la frecuencia cardíaca. También la nicotina produce dopamina, incrementa la memoria y efectividad en fumadores, y produce placer a través del mismo circuito que la heroína o cocaína. La misma inhalación de humo es relajante y un gesto aceptado socialmente. También, paradójicamente, parece que la nicotina (y la dopamina) puede inhibir el Alzheimer y mejorara el asma alérgica (al aumentar la producción de adrenalina de manera momentánea). Entonces, aunque tenga efectos secundarios, si produce placer y hace al consumidor más efectivo intelectualmente ¿por qué dejarlo?

Síndrome de abstinencia de la nicotina

No sufrir los efectos de la retirada de una sustancia tan adictiva como la nicotina puede producir que los fumadores no intenten dejar el hábito, o que recaigan. No obstante, lo cierto es que los síntomas físicos son leves y alcanzan el pico a los 2 o 3 días de abandonar el tabaco, remitiendo poco a poco. Incluyen entre otros:

  • Mareo, confusión, irritabilidad, ansiedad, problemas de concentración, jaquecas.
  • Depresión, frustración, impaciencia, ira, inquietud y sensación de aburrimiento.
  • Problemas de sueño, pesadillas, cansancio.
  • Estreñimiento, ganancia de apetito y peso, tos, sequedad de boca, opresión en el pecho.
Fumar también provoca la eliminación del cuerpo (mayor diuresis inducida por la nicotina, aumento del metabolismo basal, circulación sanguínea más rápida y mayor estrésde órganos como riñones e hígado) de medicamentos, por lo que si se está consumiendo alguno y se deja de fumar, hay que adaptar las dosis, ya que los efectos serán mayores.

Morir por fumar: salud, primera razón

Dos de cada tres fumadores pueden desarrollar trastornos que acaban en muerte y enfermedades graves, una buena razón para dejar el hábito. Incluso los grandes fumadores que no desarrollan enfermedades tienen una baja calidad de vida al cabo de unos años. Algunos de los problemas probados que causa el tabaco son:

  • Cáncer, no sólo de pulmón sino de boca, laringe, garganta, cérvix y leucemias.
  • Problemas pulmonares, agrupados en lo que se llama EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica), que incluye enfisema y pulmonía crónica en personas de tan sólo 40 años de edad.
  • Ataques al corazón y problemas circulatorios: ya es la primera causa de muerte en la mayoría de países y fumar triplica la posibilidad de padecerlo en edades tempranas. Además estrecha los vasos sanguíneos, impidiendo la correcta irrigación y favoreciendo ataques y derrames cerebrales.
  • Ceguera, arrugas prematuras en la piel, pérdida de dientes y problemas de encías.
  • Las mujeres fumadoras viven una media de 14,5 años menos y los hombres 13,5 que los no fumadores, siendo además los años previos a la muerte de mala calidad de salud.

Mejora en la vida cotidiana, otra razón

  • Estética: la pérdida de piezas dentales, el mal aliento, y mal olor de ropas.
  • Respeto a los niños, mucho más sensibles al humo del tabaco. Por supuesto también es un gesto poco saludable fumar en presencia de otro adulto, especialmente mujeres, mucho más sensibles a los efectos del humo.
  • Aceptación social y en lugares públicos, así como en el transporte. Cada vez se acepta menos en el puesto de trabajo, y es un problema en casas de no fumadores.
  • Economía: un paquete de tabaco diario a precio español cuesta una media de 3,50€. Si se consumen 400 al año (365 días, más salidas) el gasto da la friolera de 1.400 € anuales. Los fumadores enferman con mayor frecuencia y suelen usar caramelos o medicamentos para aliviar la boca, con lo que hablar de 2.000€ anuales en tabaco es una estimación a la baja.

Beneficios inmediatos de dejar de fumar

A pesar del aumento de peso (en torno a cuatro kilos), los beneficios de parar de fumar ya son enormes. Dejar el hábito antes de los cincuenta años reduce a la mitad el riesgo de accidentes coronarios. Además, se recupera la capacidad pulmonar, fuerza y el gusto de los alimentos.

Además los beneficios no se hacen esperar:

  • 20 minutos: presión sanguínea y pulso normal.
  • 12 horas tras el abandono: el nivel de monóxido de carbono en sangre vuelve a ser normal.
  • 2 semanas (época de síndrome de abstinencia): la circulación y la respiración mejoran.
  • 1 mes a 9 meses: desaparecen los problemas pulmonares y los cilios recuperan su función (desaparece la molesta mucosidad).
  • 1 año: se reduce el peligro de ataques coronarios a la mitad.
  • 5, 10 y 15 años tras el abandono: el riesgo de cáncer y problemas coronarios se reduce hasta alcanzar los niveles de una persona que nunca ha fumado.
Y mejora la vida sexual, no sólo por ser más resistente, o esquivar la impotencia: los dientes vuelven a ser blancos y el cuerpo vuelve a pedir deporte, con lo que la sensación de ser atractivos aumenta...

La página americana www. cancer.org es una buena y amplia guía para quien no está aún convencido.