El hombre las ha utilizado durante milenios para su alimentación, para vestirse, para adornar sus casas, pero ¿realmente se han dejado utilizar las plantas o ellas se han aprovechado del hombre y de otros seres vivos?

Las argucias para llevar a cabo la polinización

Las plantas no pueden transportar el polen de una a otra, así que necesitan de vectores. El ingenio que utilizan para lograr la polinización es asombroso: logran engañar a los insectos para que transporten el polen de una planta a otra. Como quien dice, consiguen transportista gratis.

Se puede decir que las plantas manipulan a los animales para lograr su fin. Y algunas veces hasta les ofrecen un buen trato. El polen es transportado y a cambio los transportistas consiguen algo, pero en otras ocasiones la oferta no es más que un truco.

Las plantas son capaces de llegar a engañar a los insectos haciéndose pasar por un atractivo compañero sexual para poder reproducirse.

Las orquídeas y su oferta de sexo

Un caso muy curioso es el de las orquídeas de la especie Ophrys bombyliflora. Es un claro caso de seducción. Algo así como si la orquídea asegurara al insecto vector que puede conseguir sexo al entrar por sus labelos.

Ya en 1862 Charles Darwin en su libro La fecundación de las orquídeas, afirmó que los ardides que usa esta flor para atraer a sus polinizadores trasciende la imaginación de cualquier humano.

En el caso del engaño sexual, las flores mimetizan las señales de apareamiento, visuales y olfativas, de las hembras del vector. Pero los engaños de las orquídeas para con los porteadores de su polen son variados e ingeniosos: pueden simular ser alimento, ofrecer perfumes, refugio o mimetizarse en otros insectos.

Trabajando en el mundo del trueque

Generalmente las flores son generosas, el animal lleva el polen de una flor a otra y obtiene algo a cambio, pero en algunos casos como el de las orquídeas el transportista no consigue nada por su trabajo.

Que una flor pueda hacer creer a un insecto que conseguirá sexo es una muestra clara de la inteligencia de las plantas. Otras llegan a crear complicadas estructuras para poder, descaradamente, pegar el polen a sus visitantes. Pero también hay plantas, que se podrían llamar “dulces”, que intercambian los favores ofreciendo algo, un trato como un tú me llevas el polen a otra flor y yo te proveo de polen, o de néctar.

Las plantas tienen una gran inventiva que también utilizan para dispersar sus semillas.

¿Son los humanos manipulados por las plantas?

La manipulación de las plantas hacia los animales está mucho más extendida de lo que se puede pensar. Se ha llegado a decir que los seres humanos sean también vectores de las plantas.

Las plantas tienen muchas formas de conseguir que el hombre se fije en ellas y les ayude a cumplir sus fines. Están las que gustan y las personas se ocupan de transportar, flores o semillas, algunas veces de un país a otro o de un continente a otro. Están las que se transportan porque se comen, como por ejemplo las manzanas, y como éstas, de las que al ingerirlas se descartan las semillas.

Hay tanto para saber de la plantas:

Diversificación de las plantas

Hay quién sugiere que las plantas a lo largo de la evolución han desarrollado esas sabrosas frutas, esas bonitas flores y esas hojas tan llamativas sólo para manipular al hombre y hacer que éste las lleve de un sitio a otro a través del mundo.

O sea, que el ser humano sirva de vector para diversificarlas y permitirles colonizar otros ambientes.