El Dr. Lawrence Beall, es el segundo testigo llamado a declarar en el caso respecto a la legalidad de la poligamia en Canadá.

Beall, un psicólogo clínico de Salt Lake, Utah, ha asesorado a 30 ex miembros de grupos polígamos pertenecientes a grupos mormones. Él señaló a la corte que había atendido a 16 varones y 14 mujeres. Las mujeres que acudieron a su consulta tenía entre entre 27 y 42 años de edad. La mayoría había huido de sus comunidades, mientras que los varones, de entre 16 y 21, habían sido expulsados. También ha atendido a niños de estas comunidades. Ha escrito un artículo sobre el efecto de la poligamia en la vida de mujeres y niños.

Efectos psicológicos

Beall llamó a sus pacientes "sobrevivientes de la poligamia". Las personas que han pasado por esta experiencia presentan estrés postraumático, típico de quienes han vivido situaciones de extrema tensión emocional. Beall las calificó como individuos con conducta "robótica", con dificultades para expresar sus emociones debido a una sensación de entumecimiento psicológico.

Las personas que vivieron la experiencia de la poligamia fueron testigos directos o víctimas de violencia y abuso.

El estrés post-traumático de las víctimas de la poligamia se expresa en alteraciones del sueño con pesadillas y flashes relámpago de las experiencias vividas, ansiedad, depresión, y sentimientos de culpa y enojo.

Un agravante de la situación es que antes de llegar a la consulta del Dr. Beall ninguna persona recibió ayuda psicológica, puesto que en el contexto de las sectas polígamas los problemas de salud mental son estigmatizados y quien solicite ayuda o crea necesitarla es tratado como alguien débil.

La experiencia sexual

La mayoría de las mujeres presenta serios problemas en su comportamiento sexual. En el testimonio de Beall se manifiesta que sufren de "aversión a la sexualidad", producto de experiencias traumáticas donde la mayoría fue iniciada sexualmente a partir de los 14 años y con varones que las doblaban en edad. En los casos tratados por Beall las mujeres a menudo fueron obligadas a mantener relaciones sexuales no consentidas.

En entrevistas, Beall percibió mucha tensión en las mujeres jóvenes que sabían que serían entregadas como esposas a varones mucho mayores que ellas. La mayoría en matrimonios arreglados, donde la vida sexual se considera una obligación, y en ningún caso, un derecho para la mujer.

Las mujeres entrevistadas señalaron que se logra un aparente consentimiento bajo amenazas de expulsión, manipulación con la culpa y sus supuestas obligaciones con el grupo al que pertenecen. En este proceso de concientización participan no sólo personas cercanas como los padres, sino miembros de la comunidad respetados por su función religiosa, Beall llamó a este proceso "reestructuración cognitiva", porque implicó para todas las víctimas acomodarse a un sistema que claramente no las beneficiaba.

Sistema de castas

Otro de los fenómenos detectados por Beall fue que en las comunidades polígamas fundamentalistas mormonas existe una especie de castas internas, donde algunos miembros son calificados como principales y otros indigentes o socialmente excluidos. Las personas atendidas por este experto proceden del segundo grupo.

Problemas de identidad personal

El experto señaló que la mayoría de los sobrevivientes de la poligamia tienen serios conflictos para desarrollar una identidad propia, una de las razones expuestas es que en las comunidades polígamas el cuestionar u opinar en contra del sistema es considerado un acto de rebelión y se busca acallarlo de cualquier forma. A todos se los disuadió de experimentar, aprender o buscar formas nuevas de expresión, fueron obligados a aceptar ese modo de vida como único.

Preguntar sobre la situación fue prohibido, inhibiendo de esa manera una de las principales características de los individuos para desarrollar la capacidad de análisis crítico que es simplemente desarrollar la conciencia individual y la posibilidad de opinar libremente. Esto generó en la mayoría dudas sobre sus propias capacidades, problemas de autoestima, falta de juicio propio, autodesvalorización y problemas para definir el futuro por sí mismos.

Conflictos de adaptación

Beall además señaló que la mayoría de quienes abandonan los grupos polígamos tienen graves problemas de adaptación fuera de sus comunidades.

La razón principal para esto es que la mayoría experimenta indefensión adquirida, es decir, se consideran a sí mismos incapaces de salir solos adelante, sin la ayuda de otras personas.

Beall, que además posee una maestría en educación, señaló que el principal escollo para la superación de estas personas son su falta de educación formal o, en el caso de las mujeres, el haber sido preparadas sólo para convertirse en esposas y dueñas de casa, totalmente dependientes de los varones a quienes se las asoció en contra de su voluntad.

Conclusión

Seguirá el debate en la corte canadiense y seguramente otros expertos darán su opinión en un asunto legal que podría, eventualmente, convertir a Canadá en el primer país occidental en aprobar la poligamia.