Desde mediados de los años ochenta Nintendo había tomado el relevo de Atari en lo que respecta al entretenimiento doméstico y consiguió que medio mundo jugara con su NES (Nintendo Entertainment System), una consola de 8 bits a la que pronto le saldría competencia de la mano de Sega y su Master System.

Sega era una empresa dedicada a la creación de máquinas recreativas, y aunque ya había probado en el mundo de las consolas domésticas sin demasiado éxito, logró posicionar su nuevo producto y arañar parte del pastel que disfrutaba Nintendo.

La siguiente generación de consolas, esta vez de 16 bits, la lideró Sega con el lanzamiento en 1988 de Mega Drive. una máquina que era capaz de reproducir juegos de una calidad comparable a la de las propias recreativas.

Sega contaba con la ventaja de ser uno de los mayores fabricantes de arcades, lo que aseguraba una buena selección de títulos que se adaptaron a la pequeña pantalla como Golden Axe, Altered Beast o el propio Out Run, mientras Nintendo ofrecía divertidos juegos con personajes llenos de carisma como Mario o el intrépido Link de The Legend of Zelda.

La guerra de estas compañías también se trasladó al campo de las consolas portátiles con el golpe de efecto que supuso que Nintendo lanzara Game Boy y su inseparable Tetris que pudieron con la superioridad técnica de Game Gear (prácticamente era una Master System de bolsillo) lastrada por el excesivo consumo de batería.

Sony entra en juego

Pero Nintendo no se quedó de brazos cruzados y contraatacó con una versión mejorada de su consola NES de 8 bits y que se pasó a llamar en Europa como Super Nintendo. La nueva consola incorporaba juegos con apariencia 3d mediante efectos de rotación y escalado (el famoso Modo 7) y una calidad de reproducción de sonido sobresaliente.

La feroz lucha entre Sega y Nintendo los siguientes años se traduce en un reguero de desarrollos y nuevas versiones de consolas, más o menos acertados, durante más de una década que finalizan con el abandono de Sega de la fabricación de hardware para centrarse en la creación de juegos

De vuelta al enfrentamiento de las dos consolas de 16 bits, Nintendo pretendía responder a los nuevos desarrollos de Sega como el Mega-CD con un lector de discos ópticos para su consola Super Nintendo que desarrollaba Sony, los responsables del excelente chip de sonido de la consola.

Las negociaciones no llegaron a buen puerto debido a discrepancias sobre la titularidad de los futuros juegos desarrollados para esta nueva plataforma, por lo que Nintendo decidió romper el contrato con Sony y cancelar el desarrollo del nuevo hardware.

Sony decide continuar el desarrollo y el equipo dirigido por Ken Kutagari consigue crear el primer sistema doméstico de juegos de la empresa nipona. PlayStation es presentada a finales de 1994 en Japón y utiliza cedes como soporte de almacenamiento para los juegos, reproduce compactos de música y posee un hardware capaz de correr juegos en tres dimensiones.

La era PlayStation

El éxito del invento de Sony lo confirma el parque de aproximadamente cien millones de consolas en todo el mundo y un extenso catálogo de juegos que vio nacer una larga lista de sagas como Silent Hill, Crash Bandicoot, Resident Evil o Gran Turismo.

Las bases estaban ya sentadas y el año 2000 supone el nacimiento de PlayStation 2, la que se convertiría por méritos propios en la consola más vendida del mundo con más de 120 millones de unidades distribuidas y con un catálogo de juegos apabullante que ha dejado clásicos como Gran Turismo 4, SingStar, Kingdom Hearts, God of War, Metal Gear Solid 3, Okami, Gran Theft Auto: San Andreas o el propio Shadow of the Colossus, entre otros.

Consciente de la revolución que ha supuesto en PC el juego online, Sony comienza a trabajar en el soporte de juego en red para su consola, aunque esta apuesta es demasiado tarde e incompleta por las limitadas posibilidades de conexión de la máquina (PS2 Slim, sí incluía de serie un puerto de red), aunque esto no evitó que algunos juegos como las series SOCOM o Call of Duty ofrecieran modos multijugador online bastante sólidos.

En 2004 Sony lanza al mercado su primera consola portátil bajo el explícito nombre de PlayStation Portatil (PSP), una PS2 en miniatura capaz de reproducir contenidos multimedia de alta calidad gracias a su pantalla panorámica de gran tamaño. La consola incluye una conexión inalámbrica ideal para juegos en línea y para disfrutar de Internet con el navegador integrado.

La familia PlaySation se completa en 2006 con PS3, la consola más potente de Sony diseñada para convertirse en el centro de ocio multimedia del hogar gracias a su capacidad de reproducir discos Blu-ray, su poder de proceso, almacenamiento, conectividad y posibilidades online gracias a la red PlayStation Network.

Sony continúa apostando por el sector de los videojuegos y sorprende con nuevos desarrollos como PSP Go (una PSP que no utiliza soporte físico para los juegos) en un mercado cada vez más competitivo, pero en el que PlayStation sigue siendo una referencia.