Los efectos beneficiosos de las plantas medicinales se han comprobado una y otra vez a lo largo de los siglos, esto no quiere decir que haya que renunciar a los preparados sintéticos cuando sean indispensables, sin embargo, las plantas medicinales al principio de alguna dolencia son eficaces para eliminarla antes de que se asiente en el organismo.

Las antiguas civilizaciones se curaban con plantas naturales y sabias recetas, a raíz del descubrimiento de la química, muchos de los medicamentos actuales son extractos de las plantas. A la zarzamora se la consideró como un alimento de los hombres de la Prehistoria.

Las plantas medicinales sabiamente dosificadas en remedios naturales

Para todos y en especial para las personas con menos defensas como es el caso de los ancianos, muchas de sus afecciones típicas se pueden mejorar con remedios naturales a base de plantas medicinales.

También sería aplicable en el caso de los niños, puesto que las dolencias más cotidianas aún no han arraigado en su organismo, y éste reaccionaría mejor con los remedios naturales a base de plantas medicinales sabiamente dosificadas.

En CebaNatural, una herboristería online se encuentran remedios naturales con plantas medicinales.

Con sencillos remedios naturales, las plantas medicinales nos ayudan a fortalecer las defensas y recuperar las fuerzas perdidas.

Propiedades de las plantas medicinales

Son medicinales porque poseen principios activos, que son aquellos productos que el metabolismo de la planta produce, acumula o deposita, y todas ellas con diferentes propiedades.

Pueden tener propiedades: analgésicas, antibióticas, diuréticas, tónicas, purgantes, digestivas, depurativas, cicatrizantes, carminativas, circulatorias, y otras muchas más.

Una misma planta medicinal puede poseer más de un principio activo y más de una propiedad medicinal.

El uso y para qué sirven las plantas medicinales

Muchas plantas medicinales son más efectivas aplicadas de una forma o de otra y sirven para diferentes situaciones según la forma en que se tomen.

Por ejemplo, algunas resultan más eficaces si se toman en ensalada como si fuera una verdura o cuando se las bebe en zumo, es el caso del diente de león.

En cocimiento o decocción se suelen utilizar las partes duras de las plantas, como raíces, cortezas y semillas. Las plantas medicinales en maceración tienen la ventaja que no se destruye ningún principio activo.

Otras formas de servirnos de sus propiedades, estarían en las cataplasmas, los baños o las inhalaciones.

Las infusiones con plantas medicinales

La técnica de la infusión a base de plantas medicinales es la más extendida para aprovechar los beneficios que nos ofrecen y se pueden utilizar plantas frescas o secas. El arte está en saber dosificar el tiempo de reposo para cada planta.

La Infusión en general es útil para flores y hojas y en menor cuantía raíces. Estas exquisitas infusiones las podemos endulzar con la saludable miel.

Cultivo de plantas medicinales

Las plantas medicinales crecen y se desarrollan en los lugares que les son propios en función de sus necesidades biológicas.

Unas crecen libres en las orillas de los caminos como la amapola o el diente de león, otras en los prados, en los terrenos eriales, en las faldas de las montañas como la lavanda o espliego y la camomila o manzanilla, e incluso algunas otras en los cauces de los ríos, y muchas de ellas son cultivadas en grandes plantaciones es el caso del maíz y el girasol.

Cada una de ellas se encuentra en el suelo que le es propicio en cuanto a temperatura, humedad, luz, la altura sobre el nivel del mar y muchos otros factores.

Recolección de plantas medicinales

Las plantas deben recolectarse, por regla general, cuando han llegado a su madurez. Recogiéndolas libres de humedad y nunca cuando llueve o están cubiertas de rocío.

Hay que llevar a cabo una recolección controlada, si no podemos correr el riesgo de que puedan llegar a desaparecer. Por eso, muchas de las plantas más escasas, sobre todo las alpinas y las pantanosas, están protegidas por ley y no se pueden recolectar. Asimismo se debe evitar recolectar las plantas que crezcan en lugares contaminados, por ejemplo, una orilla de un camino donde existan emisiones de gases por un excesivo transito de vehículos.

Secado de las plantas medicinales

Para secar las plantas medicinales las extenderemos en un lugar seco, bien aireado y a la sombra, libres de humedad, y fuera de la luz solar directa.

Una vez secas y hasta el punto de poder romperse y crujir con facilidad, se las rompe en trozos pequeñitos de un centímetro aproximadamente, es importante también esta medida para los tallos, raíces y frutos.

Conservación de las plantas medicinales

Las plantas medicinales secadas se conservarán en recipientes, a poder ser herméticos, y que sean de cerámica, madera o latón, sin embargo los mejores recipientes son los de cristal oscuro.

No es recomendable usar recipientes de plástico, ya que las plantas podrían perder algunos de sus principios activos como los aceites esenciales, al estar en contacto con este tipo de material.

Para la conservación de poco tiempo también es una buena opción las bolsas de papel de varias capas, siempre que las plantas queden bien cerradas.

Y guardaremos las plantas una vez envasadas en lugares fuera de la luz y con una temperatura no variable.

Si le gusta el artículo, puede usar el feedback para compartir en Twtter, Google+1 o Facebook. También me pueden seguir en TWTTER.