Viajar a Europa en julio o agosto no siempre es de lo más accesible. Pero si se hacen reservas pronto, se conseguirán más paquetes en oferta y muy buenas oportunidades que nadie quisiera perderse. Por eso, ¡a aprovechar el otoño para organizar un viaje fenomenal!

Un destino que no puede faltar en una visita a Europa: viajar a Londres

Viajar a Inglaterra está muy de moda. Y por esa razón, abunda la competencia entre operadores turísticos dispuestos a hacer que los viajeros ahorren dinero y disfruten semanas (¡o meses!) en una ciudad cosmopolita como la londinense.

¿Qué puede hacerse en un sitio como este? La pregunta correcta sería: ¿qué no? En Londres, hay tantas actividades y puntos turísticos para visitar que no alcanzan las vacaciones para recorrer y hacer todo.

Aquí, una lista de lo que todo lo que hay que hacer (y que no puede faltar) en una visita a Londres:

  • Hacer una salida a Abbey Road y, luego, al Camden Palace o a la discoteca Pacha London.
  • Visitar el museo de cera Madame Tussauds y el Palacio de Buckingham.
  • Conocer el río Támesis y dar la vuelta al mundo en el London Eye.
  • Ir al Tower Bridge, a la torre de Londres y al Palacio de Westminster.
  • Ver un concierto en el estadio de Wembley o en el O2 Arena.
Quien tenga unos días de sobra, aún después de hacer todo lo dicho anteriormente, puede tomarse un ferry hacia Irlanda del norte o hacia la República de Irlanda; o bien, puede subirse a un taxi y recorrer otras de las maravillosas ciudades que ofrece Inglaterra: Cambridge, Birmingham, Manchester y Liverpool son algunas. No debe olvidarse de la posibilidad de tomar un tren (los hay a muy bajo costo) para dirigirse a Gales o Escocia y conocer sus culturas y sus paisajes increíbles.

Vacaciones de invierno en Berlín, un viaje por la capital de Alemania

Si partimos desde Inglaterra conseguiremos vuelos a muy bajo coste. Pero si el avión sale de otro país, conseguir un vuelo a última hora no es del todo conveniente. Por eso, hay que comenzar con todos los preparativos en otoño para llegar a Berlín con toda la calma y la tranquilidad que amerita esta ciudad.

Al igual que en el caso anterior, en Berlín hay muchas cosas para hacer:

  • Tomar un café en el Schwarzes Café y probar comidas típicas algún restaurante, como en el concurrido Neugrüns Köche.
  • Salir de baile a Watergate o a Knaack, donde pueden escucharse conciertos de rock muy a menudo.
  • Concurrir al festival de circo Berliner Glauklerfest.
  • Ir al Altes Museum, al edificio del Reichstag y al Alte Nationalgalerie.
  • Sacar fotos en el muro de Berlín y contemplar las inscripciones que lo recubren.
  • Ir al Tiergarten y sentarse en este parque.
Ahora bien, una vez que terminaron las vacaciones de invierno, puede seguir disfrutándose la cultura alemana en las fiestas del Oktoberfest que se llevan a cabo en distintas partes del mundo todos los años en el mes de octubre: en Villa General Belgrano (Córdoba, Argentina) y en Cincinnati (Estados Unidos) se llevan a cabo los festivales más grandes del mundo.

Viaja a Ámsterdam en vacaciones de invierno y consigue vuelos baratos

Desde fuera de Europa, pueden conseguirse vuelos económicos a la capital de los Países Bajos. Pero dentro del continente, hay pasajes aéreos que valen un pequeño puñado de euros. También puede llegarse a esta ciudad a través de trenes desde Bruselas, Berlín, Moscú, París, Praga y otros lugares.

Llegar a Ámsterdam y recorrer la ciudad es más que sencillo; pero el goce aumentará si se tiene en cuenta la siguiente lista de actividades para hacer:

  • Recorrer el canal del Emperador, más bien conocido como el Keizersgracht.
  • Visitar la Casa de las Cabezas y el Museo de arte Van Loon o el de Van Gogh.
  • Ir a la plaza del Dam o al jardín botánico (Hortus Botanicus).
  • Comer un plato de pescados o mariscos holandeses en Lucius o en otro restaurante de comidas típicas.
  • Atender a un concierto en el Ámsterdam Arena o en el Heineken Music Hall.
Hay otros cientos de lugares que pueden visitarse y que son recomendados por los viajeros que alguna vez tuvieron la oportunidad de pisar esta región. Pero la lista es infinita y la duración de las vacaciones, desafortunadamente, no lo es.

Viajar en vacaciones de invierno y disfrutar el verano en Europa

Quien viva en el hemisferio sur y viaje hacia Europa en julio o agosto, vivirá las vacaciones de verano de ese continente. Por eso, lo conveniente es investigar sobre las diferencias climáticas entre el lugar de origen y el de destino para llevar en las maletas toda la vestimenta necesaria para vivir una experiencia confortable y libre de estrés.