Cualquiera puede decorar sus prendas de vestir, ropa de cama, manteles o bolsos gracias a pinturas especiales que resisten los lavados y planchados. Para ello resulta fundamental, más que el talento artístico, escoger la tela y la pintura adecuada.

Material necesario para pintar en la tela

Los materiales esenciales son pintura especial para tejidos, una tela adecuada y papel secante o plásticos.

  • Tela: Lo ideal para pintar son tejidos naturales, como algodón o lino, aunque en tejidos sintéticos como licra se pueden conseguir también buenos resultados. Es importante que la tela no sea plástica, ya que en ese caso no se podría planchar posteriormente para asegurar los dibujos. Debe ser lavada antes de la aplicación de pintura para eliminar el apresto que pueda tener.
  • Pintura para tela: Está disponible en tiendas de manualidades, debe ser obligatoriamente especial para tejidos o no se mantendrá. Se maneja de un modo similar al acrílico, pudiendo mezclarse los colores. Existen también rotuladores especiales para tela, pero generalmente poseen una calidad mucho menor.
  • Papel secante o plásticos: deben tener un tamaño superior al del diseño que se desee aplicar, su uso se define en el apartado siguiente.

Cómo pintar sobre tela

Una vez conseguidos los materiales, prepararemos la tela que vamos a pintar poniendo bajo ésta el papel secante o plástico que coincida con el área que vamos a trabajar, para que si la pintura cala en la tela no manche lo que está debajo.

En camisetas y otras prendas de ropa, este método de prevención habría que hacerlo de otra manera: en lugar de poniendo el plástico debajo habría que ponerlo en el interior de la camiseta, de modo que en caso de un exceso de pintura o trabajando con telas finas la otra parte de la prenda quede intacta.

Se debe tener en cuenta que la tela no estará tan tensa como un lienzo, especialmente si se trata de ropa que no queremos dar de sí, por lo que es algo a tener en cuenta a la hora de pintar para ir con cuidado. Sin embargo, si se trabaja con manteles o bolsos la tela se puede estirar poniendo debajo de ésta un cartón y asegurándola con pinzas: de esta manera quedará inmóvil y facilitará el trabajo.

Métodos para pintar en tejidos

Los más valientes pueden trabajar directamente con el pincel sobre la tela tratándola del mismo modo que si se tratase de un cuadro, pero no hace falta ser un artista para personalizar cualquier tejido gracias a las plantillas y sellos. Así, la creatividad de cada cual es el único límite.

Si se trabaja simplemente con pinceles sobre tela habrá una personalización mucho mayor. Si se está familiarizado con la técnica del acrílico el resultado será tan impresionante como el de un verdadero cuadro, solo que tal vez incluso mejor, ya que en los casos de ropa o mantelería se le daría a la obra artística un uso real.

Con plantillas y sellos la técnica es mucho más simple y está al alcance de todo el mundo, ya que con ellos se puede marcar con pintura la zona elegida para pintar sin miedo a equivocaciones. Es también la forma más rápida de trabajar permitiendo reutilizar diseños idénticos repetidas veces.

Fijar la pintura a la tela

Tras el trabajo artístico, llega la hora de asegurar el trabajo realizado. La pintura debe dejarse secar unas horas, una forma de asegurarse de ello es dejar la ropa secándose unas 24 horas.

Una vez seco, el tejido debe plancharse muy bien para asegurar la pintura. Se debe evitar poner directamente la plancha sobre los dibujos: para ello es recomendable poner un trapo o paño fino bien limpio entre el dibujo y la plancha, al menos la primera vez. En otros lavados, se puede dar la vuelta al tejido y planchar su reverso.

La pintura para tela aguanta muy bien los lavados, siempre teniendo en cuenta que la temperatura del agua no supere los cuarenta grados centígrados en la lavadora.