"Perfume de violetas" es un largometraje del año 2000, dirigido y escrito por Maryse Sistach que muestra la violencia cotidiana que vive la población femenil adolescente de los barrios más marginados de la ciudad de México.

Ganadora de 5 premios Ariel y protagonizada por Nancy Gutiérrez y Ximena Ayala (cuya actuación le valió un premio Ariel por mejor actuación femenina protagónica), también cuenta con la colaboración de las primeras actrices, María Rojo y Arcelia Ramírez (representantes de la ola del nuevo cine mexicano) así como con la participación de Luis Fernando Peña.

La cinta cuenta la historia de amistad que entablan dos adolescentes, que se verá afectada por la violencia a la que está expuesta Jessica, asimismo, por la incomprensión e indiferencia que los adultos muestran respecto a las problemáticas de las jovencitas. Es por eso que la cinta se titula: “Perfume de violetas… Nadie te oye”, que hace referencia a esta idea.

La historia comienza a desarrollarse en el aula de una secundaria pública de la ciudad de México, en un barrio marginado. Y así, a lo largo de toda la cinta, se muestran escenarios similares, llenos de pobreza, que muestran la decadencia de la sociedad así como de los valores y de la idea de la familia.

Análisis de personajes

Jessica es una jovencita que no ha aprendido otra forma de defenderse y hacerse valer , más que por medio de la violencia, por eso se nos muestra en pantalla a una muchacha que desafía a la autoridad y dice malas palabras.

En su primer día de clase, se presenta ante sus nuevos compañeros diciendo que la expulsaron de su anterior escuela por agredir a la prefecta. Vive con su madre, interpretada por María Rojo, que se muestra como una mujer dura y distante con su hija y en cambio muestra cierta preferencia por su hijo varón. Constantemente maltrata a Jessica exigiéndole que atienda a su hermanastro y a su padrastro, dirigiéndose a ella con insultos y malas palabras.

Miriam es hija de una empleada de una zapatería; quien es madre soltera y vive sola con su hija en un pequeño departamento. Alicia se hace cargo de los gastos de la casa, es jefa de familia, ejerce su sexualidad de manera libre fuera del hogar y no impone a su hija una figura paterna.

Miriam, a diferencia de Jessica, es tranquila, estudiosa y dedicada; sigue siendo una niña, pues aún no ha tenido su menstruación. Puede entenderse que debido al trato que le da Alicia a su hija Miriam, ésta muestre rasgos más infantiles en su comportamiento y en la manera de entender las cosas,; características que no muestra Jessica, quien juega con su sexualidad como cualquier muchacha de su edad, aspecto que se muestra en la escena en la que Miriam la encuentra besándose con un compañero de la secundaria en el centro comercial.

Universo femenino

El departamento de Miriam hace referencia a la idea de un lugar de refugio para las muchachas, en donde pueden sentirse libres, tranquilas y seguras y pueden dar rienda suelta a su imaginación y creatividad. Un lugar en donde no existen hombres que perturben su paz.

Ahí se bañan juntas, reconociendo sus cuerpos sin avergonzarse o atemorizarse de ellos. Escuchan música ruidosa a alto volumen y se pintan la cara, sintiendose libres en el regocijo de su universo exclusivamente femenino.

Sin embargo, poco a poco esta amistad en la que las chicas encuentran algún complemento, se ve afectada cuando el hermanastro de Jessica facilita la coacción del delito de violación hacia ella por parte de un chofer de microbús con quien trabaja, sin importarle en lo más mínimo su intimidad y su integridad personal; la cual es vendida por unos cuantos pesos que su hermanastro utiliza para comprarse unos zapatos-tenis.

El cuerpo de Jessica pasa a ser objeto de explotación, en que las figuras masculinas ejercen la más atroz violencia de todas las manifestaciones que existen de ella, la violencia sexual.

Aquí comienza la decadencia moral y el resquebrajamiento psicológico y emocional del personaje principal. Jessica falta a sus clases después de haber sido violada, suceso del cual “nadie” aparentemente se da cuenta y del que nadie mencionada nada. La joven llega a la escuela secundaria en donde comienza a sangrar, lesión provocada por la violación; y en lugar de que los profesores la escuchen, la reprimen e imponen un absurdo castigo por no ser “higiénica” y prevenir su menstruación.

Jessica no dice nada, no habla de lo ocurrido, prefiere callar porque sabe que está sola y que nadie le va a creer, esto dice a su amiga Miriam, quien es la única que sabe el secreto que esconde su amiga, pero es demasiado ingenua y pequeña para entender sus problemas.

El papel de los adultos respecto a las problemáticas del sector juvenil

Las figuras adultas en esta película se muestran indiferentes respecto a las problemáticas de los adolescentes. Por ejemplo, los profesores de la escuela; quienes desconocen por completo las problemáticas familiares de Jessica y se la pasan imponiéndole castigos para mejorar su conducta sin detenerse a pensar en la raíz de ésta.

Por otro lado la actitud de la madre de Miriam respecto a la violación de que es objeto Jessica; muestra la prevalecencia de la educación machista persistente aún en las propias mujeres.

Cuando Miriam dice a su madre que su amiga está siendo violada, la actitud de la madre es de indiferencia. Ella no muestra ninguna intención de ayudarle, sino al contrario, siembra en su hija el odio hacia su amiga, debido a que Jessica, corrompida por el contexto que la rodea, ha robado un dinero de la casa de su amiga. La madre muestra actitudes de resentimiento e indiferencia diciendóle a Miriam que Jessica es una mala influencia y que si ha sido violada, seguramente ella misma lo ha provocado con su comportamiento, dejándola a ella como víctima de su propia actitud seductora.

Ello desencadena la ruptura total de la amistad de las jovencitas, provocando un trágico final.

Contexto social y político

La película está basada en la historia real de dos adolescentes, cuya amistad culmina con la trágica y violenta muerte de una de ellas. El argumento de esta historia fue tomado de la nota roja de un periódico de circulación nacional.

El film pretende ser una crítica hacia la violencia, el machismo y el sexismo que aún predominan en la sociedad mexicana.