El primer ministro italiano siempre ha aparecido en los medios de comunicación envuelto en escándalos de índole sexual, e incluso se le ha llegado a relacionar con la mafia calabresa y con la logia masónica llamada Propaganda Due. Este hombre de negocios y de gran poder económico, representa el clásico y algo vetusto estereotipo italiano, siendo criticado por la mitad de su país mientras recibe el apoyo y ánimos del otro cincuenta por ciento.

Anamnesis y biografía

Nació el 29 de septiembre de 1936 en Milano (Italia). El ser el primer hijo varón de una familia de clase media le salvó de tener que realizar el servicio militar, que por aquel entonces era obligatorio.

En 1961 se licenció en Derecho en la Universidad de Milán, graduándose con la calificación de cum laude, con la presentación de una tesis que versaba sobre los aspectos jurídicos de la publicidad.

Es el líder del partido Pueblo De La Libertad, el propietario del equipo de fútbol AC Milán, fundador del canal de televisión español Telecinco en 1990, y el creador de Mediaset, que aúna diversas empresas dedicadas al sector de la comunicación. De hecho, su apodo Il Cavaliere (El Caballero) viene dado por haber recibido en 1977 la Orden del Mérito al Trabajo.

Tiene dos hijos de su primera esposa y tres de la segunda. A pesar de controlar la mayoría de los medios de comunicación de su país no ha logrado mantener al margen su vida personal y familiar, de su vida pública como primer ministro, así como ambas dos de sus fiestas en Villa Certosa.

Análisis de la conducta no verbal

La imagen más repetida de Silvio es su cara sonriente. Además de sus continuas bromas verbales, mofándose incluso de sí mismo, suele aparecer con una gran sonrisa que muestra una fuente inagotable de energía, fruto de su actitud positiva ante la vida.

Otro de sus gestos más repetidos a la hora de dar un mitin o entrevista sobre una mesa, suele ser la gran apertura de brazos que adopta, para reflejar así un mayor poder y liderazgo, estrategia muy utilizada en el reino animal para afrontar posibles combates o demostrar su superioridad en fortaleza física. Además, cuando explica algo, las palmas de sus manos suelen estar hacia abajo, demostrando que él está por encima del resto, un gesto usual en políticos de carácter autoritario.

Los aspavientos y gestos rápidos de sus brazos, además de ser una fuente de expresión típica en el carácter italiano, denotan un intento de ostentación y llamada de atención como si cual obra de teatro se tratase.

Tanto en sus expresiones faciales como conductuales, se muestra seguro de sí mismo, conocedor de su poder económico y social.

Análisis del rostro

Debemos mencionar que además de un habitual bronceado, se realizó un implante de pelo. Estos hechos son característicos de una persona que, a pesar de contar con 74 años de edad, no quiere envejecer bajo ningún concepto.

Lo más llamativo de su rostro son las marcadas patas de gallo o también llamada cola de pez, que junto a la línea única marcada debajo de cada ojo y una gruesa nariz, delatan a la persona que es proclive a la infidelidad en la pareja. Los globos oculares con aspecto húmedo, no hacen sino incrementar su encanto personal y su fama de seductor.

Su labio superior fino denota que no le gusta hablar de sus sentimientos, y la sonrisa de medio lado superior, su arrogancia y sensación de considerarse mejor que el resto.

Con grandes orejas, escucha con gran atención todo aquello que dicen los demás. El pabellón auricular interno excesivamente grande, refleja que para él son mucho más importantes los factores personales que le hagan disfrutar, que el propio trabajo en sí.

La amplitud de su frente y las arrugas que hay en ella, muestran su gran capacidad intelectual y buena habilidad para los negocios. Su gran carisma personal queda reflejado en la prominencia de su barbilla.

Posibles rasgos de su personalidad

De personalidad narcisista, es alguien a quien le gusta disfrutar de todos los placeres que la vida le puede ofrecer. Es Inteligente pero desconfiado. Consigue siempre lo que se propone y esto todavía engrandece más su ego. Tiene una gran confianza en sí mismo y así lo transmite.

Dada su profesión, su cargo y su situación económica, se sabe poderoso, hecho que sin duda alguna le encanta y refuerza sus propias creencias.

Es un seductor nato que le importa más el número de amantes que la calidad de la relación con las mismas, dado que no le gusta implicarse emocionalmente con nada ni nadie.

A pesar de la complejidad y desconfianza que reinan en el ambiente que le rodea, posee una gran vitalidad y un optimismo extraordinario, del cual deberíamos aprender todos.