Esta es una práctica altamente recomendable para cualquier edad. En el caso de los más pequeños, algunos especialistas creen que este deporte permite disfrutar de múltiples beneficios para la salud y el buen comportamiento de los niños. Otros beneficios que traen consigo esta disciplina apuntan a la autoestima, la confianza, posturas correctas, la autoconfianza y hasta la coordinación muscular.

Existen diversas opiniones sobre cuál es la edad ideal para iniciarse en esta disciplina. Antes de los cuatro años lo ideal es llevar a los niños a clases donde se contemplen juegos y al mismo tiempo se puedan conocer algunas técnicas para flotar y mantenerse seguro dentro del agua.

Las sesiones que apuntan hacia los juegos son más idóneas que someterlos a un entrenamiento riguroso a tan corta edad. A partir de los cinco años, puede ser que el niño ya tenga la capacidad de comenzar clases de natación, unas dos veces a la semana. Cada pequeño podrá manifestar su deseo o no de nadar, así como contar con sus propias palabras sobre los miedos que puedan amenazar su asistencia al centro de entrenamiento.

Cómo motivar a un pequeño nadador

  • Nunca obligue a entrar a la piscina a un niño o a un bebé con miedo. Tampoco se burle de sus sentimientos y mucho menos lo compare con otros. Sea paciente, espere a que baje la presión y se acerque voluntariamente al agua. Ofrézcale su apoyo y su compañía
  • No le grite en ninguna situación. Ofrézcale jugar, déjelo que camine o que se siente al borde de la piscina, ínvítelo a subirse a su espalda, a dar recorridos juntos
  • Los juegos espontáneos pueden ser un excelente comienzo para un futuro nadador. Invite al pequeño a formar parte de juegos no agresivos donde pueda disfrutar el contacto con el agua. No lo hunda o moje directamente, respete el contacto con el medio y quédese cerca en caso de pánico o calambres
  • Nunca obligue a participar a los niños en juegos bruscos o que impliquen situaciones de riesgo.
  • Cómprele artículos como flotadores, lentes, gorro y chalecos, calzado seguro y toallas para el área de la piscina
  • Estimule siempre la actuación de su hijo, celebre sus logros, sea paciente y respetuoso. Recuerde que su opinión es muy importante. Si lo presiona o lo insulta, puede provocar rechazo de inmediato.

Mientras está en clase

  • No asuste al niño con historias o cuentos que asocien el miedo o situaciones de riesgo con la piscina, no se burle ni lo interrumpa cada vez que no logra algún ejercicio
  • No lo empuje a la piscina mientras esté desprevenido o en contra de su voluntad
  • No interfiera ni cuestione las instrucciones que le da el instructor de natación durante la clase. En caso de que no esté de acuerdo con la actitud o cualquier otro aspecto del profesor, hable con él al final de la clase y no delante de los alumnos
  • No lo distraiga, puede provocar accidentes
  • No dé órdenes, respete la clase y a su hijo
  • No grite, no amenace con que no volverá a clases si no está de acuerdo con su comportamiento en otras situaciones que nada tienen que ver con la actividad. Evite el chantaje como mecanismo de presión para lograr que el niño cumpla con tareas y obligaciones.

Beneficios de la natación

  • Mejora la coordinación
  • Mejora el equilibrio
  • Promueve los juegos y la socialización
  • Incrementa la fuerza gracias a los ejercicios musculares
  • El contacto con el agua estimula el apetito
  • Los niños que nadan se relajan fácilmente y pueden dormir mejor
  • Mejora la respiración
  • Estimula la autoconfianza en sí mismo y la comunicación con los demás
  • Contribuye con la autoestima
  • Promueve la socialización y la convivencia
  • Consolida vínculos de afecto y respeto con quienes le rodean
  • Promueve hábitos higiénicos y de autocuidado.
Hable con su hijo acerca de su clases, pregúntele cómo le fue, qué aprendió y qué va a hacer en la próxima sesión. Converse sobre los aspectos que le preocupan y la mejor manera de resolverlos sin generar conflictos. Finalmente, reconozca sus logros: de su actitud como padre depende, en gran parte, su regreso a la piscina y su autoestima.