“I want You” se encuentra entre esas pequeñas joyas que no han sabido apreciarse como se merecen. Se mantienen igual de modernas pese al tiempo que trascurra.

Argumento bizarro

Honda es un chico huérfano de catorce años que vive junto a su hermana mayor y pasa el tiempo escuchando con micrófonos las conversaciones o relaciones sexuales ajenas como por ejemplo las de su hermana.

Un buen día se enamora de Helen, una chica bastante mayor que él y comienza a seguirla hasta hacerse amigo suyo. Helen, por su parte, tiene un turbio pasado en común con Martin, un expresidiario que tras nueve años a la sombra vuelve para acechar a Helen.

Rachel Weisz deseada, Rachel Weisz deseosa

Rachel Weisz interpreta a Helen, un personaje deseado por todos. Al inicio del film, la vemos negándose a mantener relaciones sexuales con Bob, su novio al comienzo de la trama. Y más tarde se las niega a un chico con el que flirtea en la discoteca.

Honda, pese a ser un chico muy joven para ella, también la desea aunque sea de otra forma y Martin ha vuelto para hacerse con ella. Helen se siente acosada por Martin pero por otro lado también ansía dejarse poseer por él.

Toda esta ambigüedad la trabaja muy bien la grandísima Weisz.

Hay que decir que por aquel entonces sólo llevaba cuatro años en los escenarios y ésta era su sexta película. Eso, por un lado, le da aún mas mérito a su buena interpretación pero, por otro, hay que decir que no estaba tan influida por el cine comercial que ha ido haciendo después a lo largo de su carrera.

Se puede decir que “I want you” es uno de los puntos álgidos de su carrera que últimamente se ha ido desinflando hasta llegar a “Ágora”.

Michael Winterbottom, huyendo de lo comercial

Michael Winterbottom no es lo que se podría llamar un director comercial. Su cine en muchas ocasiones ha sido clasificado de cine de autor.

Está claro que Winterbottom está en todo el derecho de firmar sus películas ya que sobre él recae la responsabilidad de todo, él es el que toma las decisiones. Así pues la afirmación de que es autor es de toda justicia. Y como autor no le importa tocar un tema u otro, sólo le importa el mensaje. Es por eso que vemos films de Winterbottom tan distintos entre ellos tanto en la temática como en la forma.

Para el británico era su quinto film y hasta la fecha quizá el más importante que había rodado era el anterior en 1997, “Bienvenidos a Sarajevo”, el cual tuvo muy buenas críticas y que fue avalado por varios festivales.

Críticas a la película

“I want you” no fue mal recibida por la crítica, aunque la vio algo extraña y es que quizá su realizador ha sido algo adelantado a su tiempo. Aunque el film no es nada difícil de ver en él, se necesita ser un poco partícipe y pensar un poco y eso no es muy del agrado de los expertos. Aún y no se habló mal de ella, simplemente se habló poco.

El público debido a la poca publicidad de un film menor sumado al poco apoyo de los expertos en los medios supuso que esta buena obra fuera poco vista en su momento y eso repercute en la actualidad en que la gente la tiene olvidada, pero no por todo ello deja de ser una delicia.

Atmósfera del film

En “I want you” hay muchas herramientas utilizadas por su realizador para adentrarnos en el mundo de los protagonistas.

La fotografía es un aspecto primordial en este film, no sólo por la iluminación, la cual es muy buena o los colores donde se hace un gran trabajo entre los fríos y los cálidos para expresarnos los sentimientos de los protagonistas.

Donde juega más importancia la fotografía es en el juego de lentes. Cambiando los objetivos en los momentos de más tensión hace que el espectador vea la secuencia de una forma totalmente irreal e incluso violenta. Una lente que deforma la imagen o que acorta mucho la profundidad de campo crea la ilusión óptica de opresión.