Tanto las pensiones de viudedad, las de orfandad como los subsidios a familiares, deberán ser tramitados en los Centros de Atención e Información de la Seguridad Social (CAISS). En el caso de los trabajadores del mar, el organismo al que deberán dirigirse es el Instituto Social de la Marina. La documentación para llevar a cabo los trámites necesarios está a disposición de los interesados en la web de la Seguridad Social.

Derecho y requisitos para las prestaciones de la Seguridad Social

Las cotizaciones aportadas a la Seguridad Social otorgan el derecho a las prestaciones por muerte y supervivencia; entendiéndose esta última como viudedad, orfandad y ayuda a los familiares.

El derecho existe como tal cuando la persona fallecida estuviera dada de alta en la Seguridad Social o se hallara en una situación de desempleo, excedencia u otra situación asimilada a la de alta; todo ello contando con que hubiera cumplido el periodo de cotización requerido.

También entrarían en este cálculo todos aquellos que, aún no estando dados de alta, hayan cotizado a lo largo de su vida laboral un mínimo de 15 años en la Seguridad Social. Asimismo, quienes estuvieran cobrando la pensión por jubilación o por incapacidad permanente, les asistiría igualmente el derecho a percibir la prestación.

En lo concerniente a los trabajadores que en su momento estaban dados de alta, será requisito indispensable haber cotizado un mínimo de 500 días dentro de un periodo ininterrumpido de 5 años inmediatamente anteriores al deceso. Si el fallecimiento se debiera a un accidente o a una enfermedad profesional, no será exigible una cotización mínima.

Reclamación de las prestaciones de la Seguridad Social

Por una u otra causa cabe la posibilidad que la pensión sea denegada. Cuando ocurra tal cosa o no se obtenga una respuesta satisfactoria en el plazo de tres meses, se dispondrá de 30 días para presentar una reclamación administrativa en las mismas oficinas. Si no se obtuviera tampoco un resultado positivo se dispondrá de otros 30 días para iniciar una demanda en el Juzgado de lo Social.

Pensión de viudedad en España

El derecho a la pensión de viudedad va ligado a una serie de requisitos. Por ejemplo, en caso de muerte por enfermedad común, si esta ya existía antes de la boda, será necesario acreditar como mínimo un año de matrimonio. A falta de este requisito, servirá demostrar, cuanto menos, dos años de convivencia previa. Si no se cumplen ninguna de esas dos premisas solo se tendrá derecho a un prestación temporal de dos años.

Cuando hay un solo cónyuge o excónyuge, este será quien reciba la pensión. Si hubiera más de uno se repartirá de modo proporcional, pero teniendo en cuenta que aquel que lo fuera en el momento del deceso tendrá derecho, como mínimo, a un 40%.

Parejas de hecho

El derecho a las prestaciones por parte de las parejas de hecho se contempla cuando existe una dependencia económica del superviviente hacia el fallecido. En el supuesto de que hubiera hijos, la dependencia se considera cuando el superviviente cobre menos de la mitad de lo que percibía su pareja. Si no hay hijos deberá ser menos de la cuarta parte. Estos supuestos no tendrán validez si el superviviente cobra menos de 1,5 veces el salario mínimo interprofesional. Esta cantidad, asimismo, será superior cuando haya hijos. La pareja de hecho deberá estar acreditada y haber tenido una duración mínima de 5 años.

Importe de la pensión de viudedad

En el importe de la pensión de viudedad se aplica el 52% de la base reguladora del fallecido. Si se tratara de un jubilado o incapacitado se aplicaría la misma base que se utilizó para el cálculo de su pensión.

Por lo que respecta a un trabajador en activo, el cálculo se hace dividiendo por 28 la suma de las bases de cotización de 24 meses seguidos dentro de los últimos 15 años trabajados. Si este cálculo no alcanzara la pensión mínima, se garantiza el derecho a esa cantidad, siempre y cuando los ingresos del viudo no superen un tope máximo. Para los autónomos rigen unas bases específicas.

La pensión puede alcanzar el 70% en algunos supuestos; como la existencia de cargas familiares, cuando los ingresos de la unidad familiar no alcancen el 75% del salario mínimo o cuando la pensión sea más de la mitad de los ingresos familiares.

Pensión de orfandad

La pensión de orfandad corresponderá a los hijos del fallecido dentro o fuera del matrimonio, los adoptados y los aportados al matrimonio siempre que este haya superado los 2 años.

Los menores de 18 años perciben siempre la pensión. Entre los 18 y 22 años solo si sus ingresos son inferiores al salario mínimo interprofesional; un periodo que se puede prolongar hasta los 24 años si han fallecido el padre y la madre o existe una minusvalía igual o superior al 33% por parte del beneficiario.

Cuando se trata de huérfanos con incapacidad absoluta o gran invalidez cobrarán la pensión a cualquier edad.

La cuantía se establece en un 20% de la base por hijo, repartida por igual entre todos. En el caso de huérfanos de padre y madre, a la pensión de orfandad se le sumará la de viudedad de uno de los progenitores, teniendo en cuenta que la suma de viudedad y orfandad no podrá exceder del 100% de la base.

Si el artículo te ha parecido interesante ayuda a su difusión con un clik en "me gusta".