Niños que ya no creen en Papá Noel o seres que quieren arruinar la Navidad son los habituales protagonistas de estas películas navideñas.

Para volver a creer en la Navidad

  • ‘Milagro en la calle 34’ (‘Miracle on 34th Street’). Una niña llamada Susan ya no cree en Papá Noel. Un día, en plena temporada navideña, un adorable anciano comienza a trabajar de Santa Claus en la misma tienda de juguetes que la mamá de Susan. Él logrará devolverle la esperanza a la niña, jurando ser el único y verdadero Papá Noel. Una película para volver a creer en los sueños, con la actriz de ‘Matilda’ en el rol de Susan. El film se estrenó en 1994 y es una remake del clásico de 1947.
  • ‘El Expreso Polar’ (‘The Polar Express’). Durante la Nochebuena, un niño ha perdido la esperanza de recibir la visita de Papá Noel, hasta que el mágico tren Expreso Polar pasa a recogerlo por su casa. Así se embarcará con otros chicos en un increíble viaje al Polo Norte. Allí tendrán la oportunidad de conocer a Santa Claus y de recibir su regalo. La película fue realizada con la novedosa técnica de captura de la actuación, basada en la digitalización de las actuaciones de actores reales. Estrenada en 2004, cuenta con la participación de Tom Hanks como el maquinista del tren.

Películas basadas en cuentos navideños infantiles

  • ‘El Grinch’ (‘How the Grinch stole Christmas’). Todos en Whoville adoran celebrar la Navidad, excepto el Grinch, una criatura verde que vive aislada en las afueras del lugar. Para arruinar los festejos, decide disfrazarse de Papá Noel con el fin de robar los adornos y regalos navideños. Una niña intentará revelar porqué el Grinch actúa así, descubriendo en su infancia la raíz de su amargura. La película de 2000 está basada en un popular cuento infantil norteamericano del Dr. Seuss y contó con Jim Carrey en el rol principal.
  • ‘Cuento de Navidad’ (‘A Christmas Carol’) conocida también como ‘Los Fantasmas de Scrooge’ narra la historia del señor Scrooge, un hombre muy tacaño y hostil, al que se le aparecen tres espíritus representando su pasado, su presente y su futuro. La experiencia será esclarecedora y la Navidad el marco ideal para que él cambie su modo de ser. Basado en el clásico ‘Cuento de Navidad’ de Charles Dickens, el film fue realizado con la misma técnica de animación que ‘El Expreso Polar’. Esta producción de Disney se estrenó en 2009 y la protagonizan Jim Carrey, Gary Oldman y Colin Firth.

Comedias navideñas para ver en familia

  • ‘Solo en casa’ ('Home alone') o también conocida como ‘Mi pobre angelito’, de 1990. En las vacaciones de Navidad, toda la familia McCallister se va de viaje a París, pero cuando están en pleno vuelo notan que se han olvidan algo en casa: al pequeño Kevin, su hijo de ocho años. Al principio, Kevin se siente feliz, pero pronto un dúo de ladrones que quiere entrar a la casa hará que el pequeño se las tenga que ingeniar para mantenerlos alejados.
  • ‘Sólo en casa 2: Perdido en Nueva York’ (‘Home alone 2: lost in New York’) se estrenó en 1992. En esta oportunidad los McCallister se van a Miami. Al salir de casa, se aseguran que Kevin esté con ellos. Pero al llegar al aeropuerto, el niño termina tomando un avión rumbo a Nueva York. Solo en la gran ciudad, en plena víspera navideña, se cruzará con diversos personajes, como la extraña mujer de las palomas y los ya conocidos ladrones. Estos dos films de la saga dieron fama mundial al encantador y en ese entonces inocente Macaulay Culkin.
  • '¡Vaya Santa Claus!' ('The Santa Clause') de 1994, fue estrenada en Latinoamérica como ‘Santa Cláusula’. Charlie ha dejado de creer en Papá Noel, pero el día de Navidad, su padre, Scott, encuentra muerto a Papá Noel en su casa. Scott debe tomar el puesto vacante y convertirse en Santa Claus, lo que derivará en una serie de disparatadas situaciones. Con Tim Allen como el nuevo Santa, la película tuvo dos secuelas: ‘Santa Clause 2’ en 2002 y ‘Santa Clause 3: Por una Navidad sin frío’ de 2006.
Estas son algunas de las películas más populares que hablan de la Navidad. Aptas para niños y adultos, son una entretenida forma de empezar a palpitar las festividades que se acercan.