A los consumidores se nos ofrece una gran cantidad de peines y cepillos, de diferentes tamaños y materiales. Para elegir el adecuado y conseguir el peinado deseado, respetando nuestro cabello y manteniéndolo cuidado, debemos conocer cada uno de ellos antes de decidirnos. En esta elección no solo influirá el largo de nuestro cabello, sino también su estructura (liso, ondulado o rizado) y el material del peine o cepillo.

Cómo elegir un peine

En el momento de elegir un peine, debemos fijarnos en el material. Los peines de plástico son una mala elección, ya que generan electricidad estática en el pelo. La mejor opción son los fabricados con concha o pasta de carey (extraído del caparazón de la tortuga), que disminuyen la electrificación.

Para peinar cabellos mojados y lisos se recomiendan los peines de púas finas y juntas. Los peines de púas gruesas son más adecuados para dar volumen a la melena o definir sus rizos. Pueden utilizarse para desenredar el cabello durante la aplicación de mascarilla.

Las peinetas, o peines de púas verticales, se utilizan sobre todo para retocarnos si no tenemos un espejo a nuestro alcance. Las púas gruesas y separadas impiden los tirones. Son las más adecuadas para las melenas largas u onduladas y para la aplicación de la mascarilla.

Tipos de cepillos para el pelo

La oferta de cepillos para el pelo es mucho mayor que la de peines. Los cepillos se utilizan para dar al cabello el acabado final, generalmente con la ayuda del secador. Para su elección debemos tener en cuenta el largo de nuestro cabello Para los pelos cortos los cepillos son más pequeños, aunque estos también se utilizan en las melenas largas para definir las puntas y el flequillo.

Los cepillos redondos dan brillo al cabello. Pueden ser de cerdas de plástico o de pelo de animales (normalmente de jabalí). Si la estructura es de madera, será más suave con el cabello, y se recomienda para cabellos rizados y rebeldes. Los cepillos térmicos, con la estructura de metal, retienen mejor el calor, siendo más agresivos con el cabello pero dando mejores resultados si se utiliza un secador. Para alisar el pelo, la mejor opción es el cepillo térmico con cerdas naturales.

Los cepillos planos se utilizan para dar brillo tras el secado, y los acolchados para el cepillado diario de melenas onduladas o lisas. Para deshacer rizos, se recomienda el uso de cepillos con cerdas de goma, que evitarán la rotura de los cabellos más finos. Para dar volumen utilizaremos un cepillo de púas finas y redondeadas, teniendo en cuenta que no sea demasiado duro para no dañar el cuero cabelludo.

Colección imprescindible de peines y cepillos

Para mantener nuestra melena cuidada y conseguir el peinado deseado, debemos contar con los peines y cepillos adecuados. En primer lugar, una peineta para aplicar la mascarilla o peinarnos tras un baño en el mar o la piscina. Según tengamos el pelo liso o rizado, debemos utilizar un peine de púas finas o gruesas respectivamente, con el que desenredar el pelo aún húmedo, después de secárnoslo con la toalla.

Para dar forma al cabello con el secador, la mejor opción es un cepillo térmico, que nos permitirá un buen resultado en menor tiempo. Debemos tener también un cepillo plano, para retocarnos cuando sea necesario y darle brillo cepillándonos después de utilizar el secador.

Si cuidamos los peines y cepillos adecuadamente, aumentaremos notablemente su duración.