Los peces forman parte del grupo de los vertebrados. Son animales acuáticos y, como los reptiles, por lo general son ectotérmicos; es decir, su temperatura corporal depende del medio en el que se hallen. Su esqueleto es el más sencillo de los vertebrados. La mayoría están dotados de esqueleto óseo en forma de espina, con excepción de algunos peces como el tiburón o la raya, que poseen unas estructuras más blandas y flexibles denominadas cartílagos; de ahí que se les defina como peces cartilaginosos. Casi todos poseen escamas, aletas pares o impares para desplazarse y branquias para captar el oxígeno del agua.

Clasificación de los peces

Ciclóstomos: se trata de una antigua clase de agnatos; peces que carecen de mandíbula y de estructura ósea, como por ejemplo las lampreas o mixinos, únicos representantes actuales.

Condrictios: son peces dotados de mandíbula y con esqueleto cartilaginoso, como por ejemplo las mantas o los tiburones. Su piel está formada por dentículos dérmicos. No poseen vejiga natatoria y son especies esencialmente depredadoras.

Osteictios: son peces con mandíbula y esqueleto óseo. Su piel está compuesta por escamas y, en la mayoría de casos disponen de vejiga natatoria. Se dividen en tres subclases: crosopterigios, compuesto por tres órdenes; ripidistios, osteolepiformes (ambos extinguidos) y celacantiformes. Los dipnoos comprenden ocho géneros fósiles y dos órdenes actuales; monodeumones y dipneumones. Y por último, los actinopterigios, que constituyen el grupo dominante, con más de 27.000 especies. Estos se dividen condrósteos, holósteos y teleósteos. De los dos primeros grupos apenas sobreviven algunas especies, mientras que los teleósteos comprender la mayoría de los actuales peces.

Evolución de los peces

No está demasiado claro en qué punto situar el origen de los peces. Con toda probabilidad su origen hay que buscarlo en los inicios del periodo cámbrico a partir de algunas especies de cordados. Los restos fósiles más antiguos pertenecen al grupo de los ostracodermos, de quienes descienden los actuales agnatos (lampreas y mixines). El paso evolutivo más trascendente se produjo hacia finales del periodo silúrico, con la aparición de los primeros peces con mandíbulas; los placodermos.

Alimentación de los peces

La dieta de los peces es variada, aunque existe una mayor proporción de peces carnívoros. Suelen alimentarse de crustáceos, moluscos o peces de menor tamaño. Ejemplos de ello son los tiburones o los atunes. Los peces herbívoros se alimentan de plantas o algas. Hay pocos peces exclusivamente herbívoros. La otra categoría está compuesta por los peces omnívoros, que igual se alimentan de vegetales como de otros animales, como por ejemplo la piraña o el pez rojo. Son esencialmente oportunistas.

Sistema nervioso de los peces

El desarrollo del sistema nervioso de los peces ha experimentado notables cambios en comparación con el resto de los vertebrados. El sistema nervioso central está compuesto por el prosencéfalo (cerebro anterior compuesto por telencéfalo y diencéfalo), el mesencéfalo (cerebro medio), el rombencéfalo (compuesto por el metencéfalo y el mielencéfalo) y la médula espinal.

El prosencéfalo se divide en el telencéfalo, que comprende los centros olfatorios, y el diencéfalo, que está constituido por el tálamo, el hipotálamo y el epitálamo y regula aspectos como la visión, la reproducción, la memoria y los hábitos alimentarios. El mesencéfalo tiene como función coordinar los estímulos procedentes de los nervios ópticos. El rombencéfalo se relaciona con el oído, los movimientos y la orientación.

Sistema digestivo de los peces

Tras ser ingeridos a través de la boca, los alimentos inician un proceso de trituración en el esófago para ser culminado, esencialmente, en el estómago, o bien en unos divertículos que poseen muchas especies que secretan enzimas digestivas dándose inicio a la absorción de los nutrientes. El alimento progresa por el tubo digestivo mientras el hígado y el páncreas contribuyen con nuevas enzimas digestivas. El proceso de digestión y absorción de nutrientes se completa en los intestinos.

Sistema respiratorio de los peces

Los peces respiran a través de las branquias. Las branquias están formadas por laminillas branquiales o lamelas y se localizan en la cavidad faríngea. Están cubiertas por una placa móvil denominada opérculo. En el proceso de la respiración el agua entra en la boca (o por los espiráculos en el caso de tiburones o rayas), después va a la faringe y baña las branquias. El intercambio gaseoso se produce al salir el agua por las aberturas branquiales (o espiráculos) a través de la fina membrana de los capilares de las lamelas o laminillas branquiales.

Sistema circulatorio de los peces

La circulación sanguínea de los peces se lleva a cabo a través de un sistema cerrado, por el que se produce el transporte de sustancias nutritivas, hormonas, oxígeno, gas carbónico y residuos. El circuito es impulsado por el corazón, que se divide en dos partes; una aurícula y un ventrículo (dos aurículas y un ventrículo en anfibios y reptiles y dos aurículas y dos ventrículos en aves y mamíferos). En ventrículo está constituido por gruesas paredes que se contrae con regularidad al recibir la sangre de la aorta central que, mediantes divisiones, la conduce hasta las branquias, que es donde se oxigena la sangre. Llevado a cabo este proceso se distribuye a los distintos órganos a través de la aorta dorsal.

Aparato reproductor de los peces

La gran mayoría de los peces son ovíparos. Tras la fecundación, por lo general externa, la hembra pone los huevos desarrollándose los embriones gracias a las reservas de los propios huevos. La puesta de los huevos obedece a diferentes técnicas, pudiendo ser abandonados al azar, depositados en un nido, llevados en suspensión en una especie de soporte al efecto, en la boca de uno de los padres o enterrados en los sedimentos.

En el caso de los peces ovovivíparos los huevos permanecen en el interior de la madre tras la fecundación interna, donde el embrión se desarrolla utilizando las reservas del huevo hasta que se lleva a cabo el nacimiento.

Por lo que respecta a los peces vivíparos, la fecundación es también interna, pero el embrión recibe los nutrientes a través del cuerpo de la madre hasta que se produce el nacimiento.

Si el artículo te ha parecido interesante ayuda a su difusión con un clik en "me gusta".

Podéis seguir mis artículos en Twitter.