El patrimonio cultural legitima a un grupo humano, marca su sentido de pertenencia con respecto a su comunidad, y a su vez refuerza una identidad propia acuñando sus rasgos característicos y diferenciadores.

Definición de patrimonio cultural tangible

Parte del patrimonio cultural es el patrimonio tangible. El mismo está constituido por objetos que tienen sustancia física, que pueden ser palpados y que se reconocen como muebles e inmuebles. Es el patrimonio tangible la expresión de la cultura en las grandes realizaciones materiales.

Patrimonio tangible es el objeto o conjunto de los mismos, que al reunir caracteres significativos, tienen interés o relevancia para la cultura. Son evaluados de acuerdo a criterios especializados y constituyen testimonios que identifican una época o una civilización.

De este patrimonio material se dice que actúa como el elemento más visible del patrimonio cultural, y se compone de:

  • Los bienes tangibles mueble que abarcan obras de arte, objetos de interés arqueológico, artísticos, utensilios de trabajo, indumentarias, armas, etc.
  • Los bienes tangibles inmuebles, como son los monumentos, edificios, sitios arqueológicos o conjuntos históricos.

Patrimonio tangible mueble

Se refiere al grupo de cosas que califican como patrimonio tangible y pueden ser trasladados de un lugar a otro, que son movibles, desplazables para su restauración, mantenimiento, conservación, exposición o cualquier otra razón.

Se incluyen en este grupo los objetos arqueológicos, históricos, artísticos, etnográficos, tecnológicos, religiosos y aquellos de origen artesanal o folclórico. Son colecciones significativas para las ciencias, la historia del hombre y del arte, y para la conservación de la variedad cultural de una civilización o un país. Este es un patrimonio que se encuentra en museos, archivos nacionales y bibliotecas. Entre ellos se pueden incluir:

  • Obras de arte.
  • Libros.
  • Documentos.
  • Instrumentos con valor histórico.
  • Grabaciones.
  • Fotografías.
  • Películas o audiovisuales en general.
  • Objetos de carácter arqueológico, histórico, científico y artístico.
  • Obras de arte y artesanía.
  • Colecciones científicas y naturales.

Patrimonio tangible inmueble

Son las riquezas del patrimonio tangible que se caracterizan por su inamovilidad, como sitios arqueológicos, históricos, edificaciones, u otros que no se pueden trasladar de lugar. Esta inamovilidad puede estar dada porque conforman una estructura, como por ejemplo un edificio, o porque están en inseparable relación con el terreno en el que se encuentran, como un sitio arqueológico que como tal constituye un complejo.

El patrimonio tangible inmueble lo componen obras o producciones humanas reconocidas. Se ubican en lugares permanentes, no son muestras itinerantes. Pueden ser por ejemplo:

  • Iglesias.
  • Parques.
  • Obras de ingeniería.
  • Centros industriales.
  • Complejos arquitectónicos.
  • Zonas representativas por su valor étnico, arqueológico, geográfico, arquitectónico, histórico, artístico o científico.
  • Monumentos de interés.
  • Patrimonio Arquitectónico y Urbano.

Concepción de patrimonio en el tiempo

La concepción de lo que podría ser patrimonio ha variado con las épocas. Mientras en un momento el patrimonio se asociaba solo con los bienes materiales con características artísticas e históricas, ya en la actualidad está más dirigido al análisis de todo lo que abarque el conocimiento cultural de un grupo, sean sus manifestaciones colectivas o sus bienes muebles e inmuebles.

Icomos como Consejo Internacional de Monumentos y Sitios Histórico-Artísticos definía en un primer momento esta concepción de patrimonio como orientada solo al descubrimiento de monumentos y sitios. Ya a partir de los 90 se comienza a conceptualizar la forma de ver el patrimonio. Es otra manera de descubrir también creencias y representaciones culturales.

La búsqueda e investigación del patrimonio cambió de ser en un inicio dirigida al descubrimiento de monumentos y sitios, a estar después dirigida a eventos culturales, artísticos, eventos sobre folclore o religiones.

El valor del patrimonio cultural es innegable sea cual sea. Los bienes tangibles o intangibles son la esencia de las culturas como la savia para una planta. De igual manera, el patrimonio natural nos enorgullece y representa. Son todo lo emblemático de nuestro pasado y lo que en la actualidad creamos. Cuidar entonces eso que nos caracteriza, más que obligación debe ser goce y disfrute.