Tastoanes más que una danza es una escenificación, es una representación de la batalla que tuvo lugar en 1530, en el Cerro del Ombligo, que ahora se conoce como Cerro de la Reina, cuando se enfrentaron los españoles bajo el mando de Nuño de Guzmán contra los indígenas del occidente de lo que hoy es México. Por tal motivo esta tradición es importante no sólo para el municipio de Tonalá sino para la región occidente del país.

Tastoanes es la vida propia de Tonalá

Tonalá es un lugar de costumbres muy arraigadas y se dice que la celebración de Tastoanes es la más importante del municipio. "La celebración de tastoanes es la vida propia de Tonalá" según Ricardo Duarte, director de Cultura Tonalá, "toda la idiosincrasia, toda la cultura del municipio gira en torno a esta celebración y es por ello que me atrevo a decir que tastoanes es en sí mismo Tonalá".

Son los hombres quienes hacen las Jugadas de Tastoanes

Cada año, el 25 de julio se llevan a cabo las tradicionales Jugadas de Tastoanes en la cabecera municipal. Una Jugada de Tastoanes es precisamente la representación de la mítica batalla en la que por vez primera se apareció el Santo Santiago y sometió a los indígenas que son representados hoy por los guerreros tastoanes.

Los tastoanes son hombres que se caracterizan con monstruosas máscaras y pelucas hechas con las crines de caballos, por lo regular visten capotes oscuros y botas de hule y llevan un palo en la mano para interpretar su danza, la Danza de los Tastoanes, en la que son conquistados por un hombre caracterizado como el Santo Santiago, azotándolos con varas de membrillo.

Durante la Jugada de Tastoanes se lleva a cabo el coloquio, es decir se sigue un guión en el que se cuenta la leyenda, y además de los tastoanes y el Santo Santiago participan otros personajes que son importantes para contar la historia pero tienen menos participación en escena que los ya mencionados, éstos son La Perra, Los Tres Reyes y La Reina Cihualpilli.

La Reina Cihualpilli es la única mujer de los Tastoanes

Según crónicas, en la batalla de la que se habla participaron los guerreros indígenas, es decir, los hombres que defendían a la aldea, que en ese entonces, a la llegada de los españoles, estaba gobernada por una mujer, la reina Cihualpilli, pues se regían bajo un matriarcado, y fue ésta quien de alguna manera permitió dicho encuentro, por eso es que su personaje es tan importante.

La mujer que representa a la reina Cihualpilli, en la jugada, hace un recorrido junto con Los Tres Reyes para medir el terreno y luego se sienta, también con ellos, a presenciar la danza. La Reina Cihualpilli es la única mujer que participa en una Jugada de Tastoanes. Cuentan los tastoanes del lugar que hace tiempo una mujer se vestía de tastoan por cumplir con una manda y fue la primera mujer que lo hizo.

La tradición ha ido modificándose con el paso del tiempo, producto de la aculturación y de la apertura que se ha dado, desde hace un par de años empezó el proyecto de hacer un grupo de mujeres tastoanes, en la cabecera municipal, a lo que no todos estuvieron de acuerdo ya que algunos piensan que va en contra de la tradición y que no es cuestión de igualdad de género o se niegan por discriminación, pues existe un grupo de niños en el que aprenden esta costumbre, simplemente piensan que es ilógico, pues en la batalla que se representa fueron hombres los que pelearon y no mujeres, además de que dicen los tastoanes "no es apropiado".

Las mujeres participan de diversas maneras conservando la tradición

En la tradición de Tastoanes "hay participación femenina, apoya cuidando a los niños...", afirma Alfredo, director de Culturas Populares, y da el ejemplo de la señora Pila, quien dirige un grupo de tastoanes, de los 5 grupos que hay en Tonalá, al principio ella "ayudaba a su papá haciendo el pozole y la comida" , Alfredo asegura "hay un respaldo de la mujer a los hombres".

Algunos grupos de tastoanes se reúnen al final de la jugada y se van a casa del coordinador del grupo donde las mujeres ya les tienen preparada una gran comida. En este caso la señora Pila coordina a un grupo de tastoanes y como ella misma dice participa "en representación de su papá".

Otra forma en la que las mujeres participan en la tradición de Tastoanes de Tonalá, en este caso difundiéndola en otro nivel, es con aportes como el de la arqueóloga María Honoria de Jesús Hurtado Solís, quien en este año publicó el libro"Tastoanes de Tonalá Danza guerrera con tambor y chirimía" que se presentó en la Inauguración del Parque de los Tastoanes, de investigaciones como esta es que se documentan situaciones como la que en este caso cabe mencionar y es que el punto medular en Tastoanes de Tonalá es Don Miguel Pila.

Además, las mujeres que forman parte de la familia de un tastoan hacen su aporte a esta costumbre, inculcan a los niños el respeto y el gusto por la tradición y les ayudan elaborando sus trajes y máscaras de tastoanes, además de que apoyan a los hombres en la organización.

Es así como la mujer es el apoyo porque ella no participó directamente en la guerra y el hombre sí, por lo tanto si el hombre es el guerrero, es también el tastoan.