La vida pública en pareja gay en un país tan machista como México no es común, aunque eso no quiere decir que no exista, ya que a pesar de que esto es considerado aún un tema tabú, existen muchos homosexuales a los cuales no les importa el ser rechazados con tal de buscar su felicidad y vida de pareja al igual que lo haría un hombre y una mujer.

Se diga lo que se diga, la sociedad mexicana no está preparada para cambiar su concepto acerca de lo que es una vida en pareja, aunque esto no quiere decir que la sociedad desconozca este grupo, ya que actualmente convivir con gente de preferencias sexuales diferentes a los establecidos por esta sociedad, es algo que se ve cada vez más a menudo, y es aquí cuando nos preguntamos ¿algún día México reconocerá la vida en pareja gay?

La comunicación en la pareja gay

En general, independientemente del país al que se refiera, el comportamiento y la comunicación entre una pareja gay se ve condicionada por varios aspectos del entorno social y cultural. Los homosexuales, en cambio, plantean otro tipo de pareja, tienen otras reglas de juego.

Según Marina Castañeda, autora del libro "La experiencia homosexual" publicado en México en 1999 por la editorial Paidós, la pareja gay no solamente aprende el lenguaje corporal y el estilo que la sociedad les asigna, también aprenden a llevar a su relación (según el país) la promiscuidad, inestabilidad, inmadurez y otros estereotipos; en la vida en pareja gay no se es naturalmente promiscuo, inestable, celoso, ni sobresexuados, y es importante que la pareja vea con ojo crítico estas etiquetas, para librarse de ellas.

Por otro lado, ya que en la sociedad no se tiene conocimiento factible sobre cómo debe ser una relación en pareja gay -no existen modelos culturales-, los homosexuales que conforman una pareja tienen mayor dificultad al decidir cómo comportarse y cuál es la comunicación que deben tener.

Pareja gay vs. pareja heterosexual

Constantemente se observa en una primera relación de pareja gay, desorientación, expectativas poco realistas, malentendidos y una enorme dependencia e idealización, aunque esto suele suceder también en primeras parejas heterosexuales.

La comunicación en una pareja gay es muy normal, es decir, al igual que una pareja heterosexual, se entienden y tratan de llevar su relación adelante, tienen problemas, pero siempre intentan resolverlos.

La diferencia principal radica en enfrentarse a una sociedad que no los ve bien, en México muchas de las parejas gay se ocultan, ya que su familia y amigos tienen una idea distinta de ellos y resulta difícil enfrentarlos. Muchas veces el temor a decepcionarlos o a un constante y doloroso rechazo, los obliga a callar y a mantener su relación en silencio.

Es así como la vida en pareja gay sólo se puede observar en los bajos fondos, antros impersonales, ilegales e incluso peligrosos. Resulta difícil llevar una vida en pareja gay, al vivir con miedo, vergüenza y culpa porque la sociedad no les permite otra cosa, lo cual no pasa en una relación de pareja heterosexual.

Cómo influye la historia y la religión en la vida gay de México

La historia de México, contexto bajo el cual la cultura ha avanzado, sucesos que han marcado al país, así como la forma de percibir y hacer las cosas; tiene definitivamente mucha influencia en la manera en que se percibe la vida en pareja gay actualmente.

La influencia histórica más fuerte en nuestro país ha sido el catolicismo. Siendo México un país que fue conquistado por el Imperio Español, la religión siempre fue vista como una forma de dominar a las masas. Desde entonces, México ha sido un país profundamente católico cuya historia está llena de sucesos y personajes íntimamente ligados con la religión.

Es así como una cultura cuya religión desaprueba la homosexualidad, siempre tendrá esa tendencia de censura hacia la vida en pareja gay. En un pueblo altamente religioso, particularmente católico, como lo es México, independientemente de que la homosexualidad no es una elección o una decisión, la vida en pareja gay continuará siendo algo que será mal visto.

En la actualidad, la lucha por un país más justo y menos religioso, ha llevado a aceptar el matrimonio entre personas del mismo sexo en algunas partes del país. Sin embargo, sólo el tiempo será el encargado de señalar si la vida en pareja gay llegará a tener el mismo concepto positivo que se tiene por una pareja heterosexual.