Paraíso Caxcán está diseñado para satisfacer los gustos de la mayoría de las personas que prefieren el turismo rural. Sus instalaciones brindan el ambiente romántico para los recién casados, las actividades preferidas por los jóvenes y las atracciones apropiadas para el distrute en familia.

Este sitio hace honor a Xochipilli (Juchipila en castellano), que en náhuatl significa "flor noble". Los pasillos y patios de las edificaciones se adornan con jardines donde abundan las azaleas.

Los árboles y palmeras custodian las piscinas de aguas termales, cuya ubicación permite observar las montañas que amurallan la zona del Cañón de Juchipila.

Camino a Guadalajara

El hotel balneario Paraíso Caxcán se encuentra en la comunidad de San Miguel Atotonilco, perteneciente al municipio de Apozol en el sur del estado mexicano de Zacatecas.

La carretera federal 54 comunica al balneario con la ciudad de Zacatecas, ubicada a 186 kilómetros de distancia. Esa misma vía conduce a la ciudad jalisciense de Guadalajara, para lo cual habrá que recorrer 140 kilómetros de serpenteado camino entre las elevaciones de la Sierra Madre Occidental.

Después de la Conquista

Un camino entre sembradíos de maíz guía al viajero hasta el poblado, cuyos cimientos cambiaron de lugar después de que los conquistadores españoles extinguieron la resistencia de los pobladores caxcanes.

Calles a veces empinadas coinciden en la típica plaza que se extiende alrededor de un kiosco. Una de ellas, sin embargo, se desvía a la izquierda para tomar el rumbo del balneario.

La vida parece más tranquila en este lugar al paso de varios siglos. Desde el período prehispánico los caxcanes eran conocidos como beligerantes, característica que retrasó los planes de evangelización en la zona.

Más tarde, en el siglo XX, los descendientes de aquellos primeros guerreros crearon el Club Antirreeleccionista de Juchipila, el cual conllevó en 1909 a la derrota del entonces presidente Porfirio Díaz en el distrito electoral de esta región zacatecana.

Servicios que ofrece el hotel

En el camino hacia el balneario se ubican pequeños comercios de productos y comida mexicana que complementan las ofertas de Paraíso Caxcán. No obstante, el hotel ofrece diversas opciones en sus dos restaurantes, en la farmacia y en el minisúper de precios asequibles.

El hotel dispone de 103 habitaciones; además, existen 50 cabañas, algunas con chapoteadero incluido. La información detallada sobre los precios y la mejor forma de reservar se puede consultar en www.paraisocaxcan.com.mx.

Un salón de eventos, que puede recibir 600 personas, está a disposición de quienes decidan organizar alguna reunión, fiesta o celebración. Para encuentros académicos o de negocios, el complejo turístico ofrece una sala de proyecciones y otra de conferencias.

Atracciones

Las piscinas de aguas termales, cuya temperatura alcanza los 36 grados centígrados, son el atractivo principal; sin embargo, pocos se resisten a probar la piscina de olas. Otros aprovechan los tratamientos corporales en el spa y reciben hidromasaje o aromaterapia.

También puede optarse por el temazcal, una opción para purificar el organismo al estilo de los indígenas de México.

Paraíso Caxcán tiene entre sus prioridades la actividad deportiva: fútbol, tenis, baloncesto, billar, voleibol y minigolf. En las noches hay tiempo para la discoteca o las presentaciones artísticas a un lado de la piscina.

Esta dependencia del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Trabajadores del Estado de Zacatecas (ISSSTEZAC) prevé, además, las condiciones necesarias para las personas con capacidades diferentes, quienes pueden utilizar rampas y piscinas con aditamentos especiales.

Aunque en muchas habitaciones no hay televisión, el visitante de Paraíso Caxcán difícilmente extrañará sus transmisiones. En este balneario de Zacatecas, el agua termal, los tratamientos corporales, el deporte y la naturaleza aseguran un descanso activo y relajante.