La venlafaxina es un medicamento que se utiliza para tratar la depresión. La presentación viene en forma de cápsulas o tabletas de liberación inmediata o acción prolongada. Las cápsulas de acción prolongada, administradas por vía oral, se emplean en el tratamiento de los trastornos de ansiedad generalizada, ataques de pánico, con o sin agorafobia, o los trastornos de ansiedad social.

La venlafaxina pertenece a la clase de medicamentos denominados SSNRI; inhibidores selectivos de la reabsorción de serotonina y norepinefrina. Estas sustancias que produce el cerebro de un modo natural, tienen como función el mantenimiento del equilibrio mental. La venlafaxina actúa incrementando las cantidades de serotonina y norepinefrina.

Dosis de venlafaxina

La venlafaxina de liberación inmediata se administrará en dosis de 75 mg. al día repartida en 2 o 3 tomas. Si no se obtuviera la respuesta deseada, se podrá ir incrementando a intervalos de dos semanas hasta un máximo de 375 mg. al día.

La venlafaxina de liberación prolongada se administrará en dosis iniciales de 75 mg. una vez al día. En caso de ser necesario se podrá aumentar la dosis hasta un máximo de 375 mg. diarias si se trata de una depresión mayor. Los incrementos se deberán hacer en intervalos no inferiores a dos semanas.

Por lo que respecta al trastorno de pánico se iniciará el tratamiento con una dosis de 37.5 mg. al día durante 7 días que, trascurrido este plazo, se incrementará hasta los 75 mg. al día. Si no se obtiene la respuesta esperada se podrá aumentar hasta los 225 mg. al día.

En aquellos pacientes con insuficiencia renal grave o que estén con hemodiálisis, la dosis se reducirá a la mitad. En caso de insuficiencia hepática leve o moderada se procederá de igual modo. Si la insuficiencia hepática es grave, la reducción podría ser mayor.

Precio venlafaxina

  • Venlafaxina 37.5 mg. 60 comprimidos 10.18 euros.
  • Venlafaxina 50 mg. 30 comprimidos 6.79 euros.
  • Venlafaxina 75 mg. 60 comprimidos 20.36 euros.
  • Venlafaxina acción prolongada 14 cápsulas 75 mg. 5.35 euros.
  • Venlafaxina acción prolongada 14 cápsulas 150 mg. 10.71 euros.
  • Venlafaxina acción prolongada 30 cápsulas 37.5 mg. 5.09 euros.
  • Venlafaxina acción prolongada 30 cápsulas 75 mg. 10.18 euros.
  • Venlafaxina acción prolongada 30 cápsulas 150 mg. 20.34 euros.

Efectos secundarios y contraindicaciones de venlafaxina

Uno de los efectos secundarios más relevantes de la venlafaxina, comparada con otros antidepresivos como, por ejemplo, la fluoxetina, es la posibilidad de que se presenten síndromes carenciales en los pacientes que discontinúen la droga; circunstancia que se produce con la interrupción brusca del tratamiento, sobre todo a altas dosis. Aunque también se han reportado algunos casos de síndrome de abstinencia en pacientes que se han sometido a una reducción progresiva de venlafaxina. Eso sí; estos casos también han sido más leves.

Otros efectos secundarios que pueden presentarse son hipertensión, estreñimiento, náuseas y vómito, dispepsia, disfunción eréctil, hipercolesterolemia, disminución de la líbido, insomnio, sudoración, trastornos menstruales o pérdida de peso, entre otros.

La venlafaxina está contraindicada para aquellas personas que presenten hipersensibilidad al fármaco. Tampoco debe utilizarse este medicamento con los inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAO). No se iniciará el tratamiento con venlafaxina hasta transcurridas dos semanas desde la interrupción del IMAO, y tampoco se iniciará tratamiento con IMAO hasta haber transcurrido una semana del cese de tratamiento con venlafaxina.

Venlafaxina en el embarazo y la lactancia

No se ha establecido la seguridad de la venlafaxina durante el embarazo, por lo que la recomendación es no administrar el medicamento a no ser que el médico considere que el beneficio supera ampliamente los riegos que supone para el feto.

Se sabe que la venlafaxina se excreta en la leche materna. Al igual que ocurre con el embarazo, no puede excluirse la posibilidad de riesgos para el lactante, por lo que deberá valorarse si es preferible prescindir del tratamiento con venlafaxina o bien interrumpir el periodo de lactancia.

Podéis seguir mis artículos en Twitter.