El tramadol pertenece al grupo de medicamentos denominados agonistas opiáceos. Se trata de un analgésico que alivia el dolor de moderado a intenso. Ello es debido a su acción sobre las endorfinas que se encuentran en la médula espinal y el cerebro, bloqueando la transmisión de los estímulos del dolor. El tramadol se emplea tanto en el tratamiento del dolor agudo como crónico.

Farmacocinética del tramadol

Tras su administración, el tramadol se absorbe con rapidez, alcanzando una biodisponibilidad inicial del 68% que llega al 100% en las subsiguientes dosis. La absorción no se ve afectada por la presencia de alimentos en el estómago. La máxima concentración del metabolito activo se produce a las 3 horas de haber tomado la dosis oral, coincidiendo con el máximo efecto analgésico del tramadol. Estos efectos pueden durar hasta 6 horas. Normalmente la semivida de eliminación fluctúa entre las 5 y las 7 horas, haciéndose efectiva fundamentalmente a través de la orina y, una pequeña parte, a través de las heces.

Dosis de tramadol

Las dosis de tramadol deberán ajustarse dependiendo de la intensidad del dolor, así como de la respuesta del paciente. Dichas dosis deberán ser administradas estrictamente conforme al tiempo prescrito:

  • Para la vía de administración oral se iniciará con una dosis de 50 a 100 mg. seguida de dosis de mantenimiento de 50 a 100 mg. cada 6 u 8 horas. En la forma retard se administrarán dosis de 50 a 200 mg. cada 12 horas o de 100 a 200 mg. cada 24 horas. En caso de no lograr el alivio deseado se podrán incrementar hasta un máximo de 400 mg. diarios.
  • El tramadol por vía rectal se administrará con una dosis inicial de de 100 mg. seguida de dosis de mantenimiento de 100 mg. cada 6 u 8 horas.
  • Para las vías de administración intramuscular, intravenosa o subcutánea, la dosis inicial será de 100 mg. o de 50 mg. cada 10 o 20 minutos, en caso de dolor severo, sin sobrepasar un máximo total de 250 mg. La dosis de mantenimiento será de 50 a 100 mg. cada 6 u 8 horas.
A modo de consideraciones generales, el tramadol en su forma oral se podrá tomar antes, durante o después de las comidas. Las formas retard deben tomarse enteras, sin masticar. En cuanto a las gotas es preferible que se administren fuera de las comidas. En todos los casos no debe superarse la dosis máxima de 400 mg. al día.

Efectos secundarios y contraindicaciones del tramadol

Los efectos secundarios más comunes del tramadol son los mareos, cefaleas, estreñimiento, náuseas, vómitos, cansancio, sudoración o sequedad en la boca.

En los casos de insuficiencia renal o hepática grave no debe tomarse tramadol. Cuando las insuficiencias sean moderadas se deberán prolongar los intervalos de dosificación.

El tramadol está contraindicado en pacientes alérgicos al medicamento. Tampoco está indicado en aquellas personas con insuficiencia respiratoria grave, epilepsia no controlada o que estén bajo tratamiento con linezolid o con inhibidores de la MAO.

Presentación del tramadol

Tramadol se puede encontrar en distintas presentaciones:

  • Cápsulas de 50 mg.
  • Cápsulas retard de 75, 100, 150, y 200 mg.
  • Comprimidos de liberación controlada de 150, 200, 300 y 400 mg.
  • Comprimidos retard de 75, 100, 150 y 200 mg.
  • Ampollas de 2 ml. con 100 mg.
  • Solución con un contenido de 100 mg/ml.
  • Supositorios de 100 mg. 6 unidades.
  • Gotas 100 mg/ml.

Tramadol en el embarazo y la lactancia

El uso de tramadol durante el embarazo está desaconsejado, salvo que se considere estrictamente necesario. El tramadol atraviesa la barrera placentaria, pudiendo provocar síntomas de abstinencia en el neonato con el uso prolongado del medicamento, independientemente de la dosis administrada. También se ha observado, sobre todo en las últimas semanas de gestación, el riesgo de que se produzca depresión respiratoria en el neonato.

Igualmente contraindicado está el tramadol en el caso de la lactancia. Se sabe que se excreta en la leche materna, aunque a pequeñas dosis. Si se trata de una dosis única, lo habitual es no interrumpir la lactancia, pero en el caso de que se prolongue, entonces sí debería interrumpirse.

Si el artículo te ha parecido interesante ayuda a su difusión con un clik en "me gusta".

Podéis seguir mis artículos en Twitter.